«Katapulta Tour es una gran oportunidad para salir de la sombra y dar a conocer tu trabajo»

De izquierda a derecha, Mikel Benito (Lemy River), Sara Zozaya, Ana Barrantes (Node) y Iban Martín, 'Lemy River'. /Arizmendi
De izquierda a derecha, Mikel Benito (Lemy River), Sara Zozaya, Ana Barrantes (Node) y Iban Martín, 'Lemy River'. / Arizmendi

Tres participantes en el circuito de promoción guipuzcoano comparten sus experiencias

Nerea Azurmendi
NEREA AZURMENDI

Dos de cada tres seleccionados para participar en Katapulta Tour Gipuzkoa consideran que la iniciativa es «una maravilla». La conclusión está basada en las opiniones de las fuentes consultadas para la elaboración de este reportaje, ya que han empleado el término 'maravilla' Ana Barrantes, de Node, y Sara Zozaya, que ya conocen lo que supone ser 'katapultadas'.

La tercera fuente, la banda Lemy River, representada por Iban Martín (Lemy River) y el bajo de la formación, Mikel Benito, no ha realizado de momento ninguna valoración. Es pronto. Tuvieron ayer en Azpeitia su primera experiencia como participantes en una iniciativa que ha llegado a su cuarta edición y tiene como principal objetivo «poner en valor e impulsar talentos guipuzcoanos, con especial atención a los jóvenes, en el ámbito de la música y las artes escénicas».

Ana Barrantes | Node «Es un gran escaparate, y te ayuda a hacer agenda»

«Creamos, producimos, distribuimos... En el terreno de las artes escénicas y audiovisuales, prácticamente hacemos todo lo que termina en 'mos'», afirma Ana Barrantes al tratar de definir qué es Node, la 'compañía híbrida' que surgió en 2016 de la colaboración, para entonces ya larga en el tiempo, entre Barrantes y Ion Estala. Para cuando dieron el paso de «dejarlo todo e involucrarnos en un proyecto propio, cuyas propuestas combinan teatro, danza y audiovisuales» ya eran muy conscientes de que «es muy difícil entrar en el circuito público si careces de agenda y experiencia». No se lanzaron con las manos vacías, sino con 'Cronopia', un espectáculo de una hora, «creado y producido sin ayudas y sin garantías», que se estrenó en marzo de 2017 y en la actualidad se encuentra en el catálogo de Sarea, la red vasca de teatros.

Convent Garden, un espacio que estaba empezando a rodar en San Sebastián, les dio la primera oportunidad pero, tras un arranque prometedor, «empiezas con la distribución y, como no te conoce nadie, es muy complicado». Realistas, para tratar de ampliar el abanico de posibilidades y recintos, aligeraron 'Cronopia' y lo convirtieron en 'Cronopia Express', «un espectáculo de 30 minutos para calle y espacios escénicos no tradicionales».

Ana Barrantes resume lo que sucedió a continuación: «Salió la convocatoria de Katapulta para 2018, nos presentamos y nos cogieron». Las tres representaciones que Katapulta Tour garantiza a los seleccionados, «son un escaparate muy importante, accedes a espacios a los que de otra manera a lo mejor no llegarías» y, pensando a medio y largo plazo, «haces agenda, conoces y pones cara a gestores y técnicos, adquieres experiencia... Y que en tu memoria de 2018 figure que fuiste seleccionado también es importante».

Node, cuyo paso por el Tour se saldó con un balance absolutamente positivo, también fue seleccionado para establecerse temporalmente en Kutxa Kultur Enea, el espacio de coworking cultural propiciado por Kutxa Fundazioa en Tabakalera, desde donde sigue con su filosofía de ser un «nodo en el que confluyan distintos agentes», con sus producciones y con un proyecto, Labo, con el que, justamente, pretenden crear espacios en los que puedan representarse diferentes propuestas escénicas.

Sara Zozaya | Compositora y cantante «No te lo puedes plantear como si fueran tres bolos»

En lo que respecta a Katapulta Tour, la compositora y cantante donostiarra Sara Zozaya es reincidente. Participó en 2018 con Nerabe, y en 2019 ha sido seleccionada como solista. Su itinerario musical, sin embargo, arrancó mucho antes, ya que empezó a crear sus propios temas con tan solo 12 años. En su habitación, con su guitarra, en su silla, con YouTube como ventana al mundo. «Nerabe vio uno de aquellos acústicos, me sacó de mi silla y empezamos a hacer cosas en la sombra. Llevábamos muy poco tiempo trabajando juntos, pero una de nuestras canciones tuvo mucho tirón, encajamos en Katapulta» y vivieron un año «de crecimiento importante, que te coloca en un punto diferente al de partida, porque te da una especie de aval, una Q de calidad. Katapulta es una gran oportunidad para salir de la sombra y dar a conocer tu trabajo».

De la experiencia que vivió con Nerabe destaca que «los responsables del proyecto siempre buscan maneras de ayudarte con los espacios en los que mejor puedes encajar». Y, al igual que Ana Barrantes, elogia el video que forma parte del premio, «una tarjeta de presentación fantástica, que por nuestra cuenta no nos podríamos permitir».

Trabajar con la banda le hizo ver que «musical y artísticamente» necesitaba desarrollar su propio proyecto. En primera instancia, fue seleccionada para el programa de residencias de Kutxa Kultur Musika, lo que le permite desarrollar durante 2019 su trabajo creativo -que combina con actividades en el campo del management- en Kutxa Kultur Enea, y participar en Katapulta Tour, «que es una maravilla».

Tras aquella primera experiencia, tiene muy claro cómo va a aprovechar esta nueva oportunidad: «No te lo puedes plantear como si fueran tres bolos y ya está. Es algo más, y también es una gran responsabilidad. Hay que trabajar más que antes para encontrar tu camino y tu posición como artista. Es una oportunidad a la que hay que sacar el mayor provecho posible y, si las cosas no salen como esperas, seguir trabajando y no frustrarte. Vivimos una época en la que todo tiene que ser rápido, pero si planteas una carrera a largo plazo más importante que ir con las modas y buscar el éxito fácil es tomarte el tiempo necesario para ir haciendo tu propio camino».

Lemy River | Psicodelia y electrónica «Me parece más interesante que ganar un concurso»

Quienes de momento van a toda velocidad son los componentes de Lemy River, la banda de 'pop, psicodelia y electrónica' que el tolosarra Iban Martín (Lemy River) ha formado con otros tres músicos de Tolosaldea tras volver a casa después de una larga estancia en Barcelona. Le acompañan en esta aventura Mikel Benito (bajo), Joseba de Arriba (guitarra y teclados) y Roberto Granado (batería).

Son, como indica Mikel Benito, «gente con mucha experiencia metida en un proyecto nuevo» que, en la mayoría de los casos, les aleja de su zona de confort y les sumerge en nuevos mundos con los que quieren, en palabras del líder de la banda, «experimentar y divertirnos». Porque, «después de llevar mogollón de años en la música, a todos nos motiva empezar desde un punto nuevo». Él, tras años en Peachy Joke, que no dejó de ser una banda guipuzcoana pese a tener su base en Barcelona, estaba «un poco aburrido de rock y de furgoneta y quería hacer cosas distintas». Aunque cada uno había hecho su propio camino, todos se conocían de antes. Se fueron encontrando, se fueron animando, empezaron a trabajar sobre unos cuantos temas de Martín y, casi como debut, sin apenas ensayos y un con repertorio muy escueto, a principios de abril fueron los ganadores de Hiriko Soinuak, un concurso organizado en Barakaldo en el que también fue premiada Zozaya.

«Hasta que ganamos en Barakaldo íbamos muy despacio, pero de repente todo ha empezado a ir muy rápido», admite Martín. Antes se habían presentado a Kutxa Kultur Musika. «No nos seleccionaron, pero nos llamaron para tocar en Kutxa Kultur Kluba». Lo volvieron a intentar con Katapulta Tour, y en esa ocasión sí resultaron seleccionados.

En sus vidas musicales anteriores no habían participado en iniciativas como Katapulta Tour, pero Lemy River le ve muchas ventajas al formato. Acrecienta las posibilidades de tocar -«pensábamos que íbamos a hacer un bolo antes de verano, y al final han salido siete», afirma- pero, sobre todo, «te permite entrar en contacto con otros grupos y con otra gente, algo que no es fácil si has estado fuera. Desde ese punto de vista, es más interesante que ganar un concurso», asegura. Y sabe de qué habla. Si como Lemmy River ganaron en Barakaldo, con Peachy Joke ganó, entre otros, el prestigioso Premio Rock Villa de Madrid en 2013.