Juventudes Musicales premia la «propuesta rompedora» de Zukan

Jon Ansorena, María Zubimendi y Gorka Catediano. ::/harold abellan
Jon Ansorena, María Zubimendi y Gorka Catediano. :: / harold abellan

El inusual trío formado por txistu, acordeón y percusión ha logrado el primer premio en el Concurso Estatal de Música de Cámara

Nerea Azurmendi
NEREA AZURMENDI

Quedando por delante de agrupaciones de cámara tan clásicas como un cuarteto de viento y otro de cuerda, el Trío Zukan, que crearon en 2014 tres jóvenes músicos cuyos caminos se cruzaron en el Centro Superior de Música Musikene, se ha impuesto en el Concurso Estatal de Cámara de Juventudes Musicales de España que ha tenido lugar el pasado fin de semana en Madrid.

«Tres concursantes con tres instrumentos poco usuales en los concursos de música de cámara», en palabras de los organizadores, han sorprendido con su «rompedora propuesta» en un concurso que en 2019 conmemora su 40 aniversario y es una de las citas más exigentes para los jóvenes intérpretes.

«Decidimos arriesgarnos»

El txistulari Jon Ansorena (Hernani, 1992), la acordeonista María Zubimendi (Zumaia, 1994) y el percusionista Gorka Catediano (Miranda de Ebro, 1992) sabían que no elegían el camino más sencillo cuando constituyeron el Trío Zukan, una formación tan insólita que ni tan siquiera encuentra composiciones originales pensadas para los instrumentos que la integran. Para solventar una carencia con la que, evidentemente, ya contaban, han recurrido a algunos de los mejores compositores vascos, una docena de los cuales han escrito, y lo siguen haciendo, las obras que componen su repertorio.

Los tres intérpretes -calificados de «brillantes y sorprendentes» por los responsables del concurso- prepararon a conciencia su participacion en un concurso muy selectivo y, en consecuencia, muy prestigioso. Tal como recuerda Jon Ansorena, «nos hemos presentado cuando hemos visto que estábamos preparados. Llevamos cinco años trabajando con este proyecto; en marzo presentamos el disco 'Soinuzko begiradak'; ya tenemos experiencia y repertorio...».

Era el momento de intentarlo, y el premio -que conlleva cuatro giras por el Estado durante los próximos dos años- también «llega en el momento justo» para dar a conocer e impulsar la trayectoria, ya consolidada en el terreno de la música contemporánea vasca, de un trío atípico al que le gusta experimentar, innovar y arriesgarse. Es lo que han hecho en un concurso para cuya fase presencial el jurado seleccionó tan solo a 13 grupos de todos los que habían presentado su candidatura en vídeo.

«El sábado, en la semifinal, teníamos que tocar 20 minutos. Una de las piezas que elegimos fue 'Seis miradas sobre...'. de Fran Domínguez, que también está en el disco y que, en cierta medida, define qué es el Trío Zukan». La segunda pieza del breve programa supuso otra vuelta de tuerca, ya que adaptaron para sus instrumentos una obra de Karlheinz Stockhausen. «Al jurado le sorprendió mucho, porque en principio una partitura serialista y el txistu y el acordeón no tienen nada que ver», indica Ansorena.

En previsión de que llegaran a la final, tenían preparado el repertorio de la última ronda: 30 minutos en los que redoblaron la apuesta por el riesgo. Interpretaron sendas obras compuestas para ellos por el bilbaíno Xabier Otaolea y el tolosarra Mikel Chamizo y, «para salir de nuestra zona de confort y mostrar todas las facetas de Zukan, no solo la cara más habitual», optaron por una obra «de mímica y percusión corporal» y otra «solo de percusión, usando como instrumento quijadas de caballo». Arriesgaron, y ganaron.