Euken Sesé: «Son un claro reflejo del crecimiento y la creación de empleo en San Sebastián»

Euken Sesé./DV
Euken Sesé. / DV

Desde Fomento de San Sebastián asegura que el cine, el jazz y la música clásica tienen un «efecto directo en la asistencia e ingresos en taquilla»

J. A.SAN SEBASTIÁN.

Para el director de Fomento de San Sebastián, el Jazzaldia, el Zinemaldia y la Quincena musical tienen «un claro ejemplo en nuestro crecimiento y en la generación de empleo en la ciudad». Además, los considera «la carta de presentación» y proyectan a Donostia como una ciudad con «un ADN de marcado carácter cultural».

-Los tres festivales, ¿propician el desarrollo económico de Donostia?

-En términos estrictamente económicos tienen un claro reflejo en nuestro crecimiento, en la generación y mantenimiento de empleo y en el importante retorno que en el plano tributario presentan. Aunque mayoritariamente se percibe vinculado al sector turístico, la activación del consumo interno en términos comparativos es más importante. Podríamos realizar una extrapolación de diversos estudios y plantear que entre un 15% y un 20% del impacto recaería en la provincia.

-¿Dónde se refleja el impacto económico?

-Tienen un efecto directo en la asistencia e ingresos en taquilla, pero el inducido dinamiza sectores como el transporte, la restauración, hoteles, comercio, estacionamiento... Alejados del PIB y otros indicadores microeconómicos, detrás de la actividad cultural encontramos valores o competencias como la creatividad o la propia innovación de enorme relevancia en el tejido productivo o las habilidades a desarrollar por los emprendedores. Cada vez más el mundo cultural y de las artes se interrelacionan con los sectores industriales y productivos.

-Hay voces que dicen que la cultura no es rentable...

-En este sentido no existe discusión si ciudades como Estocolmo en un 10% dependen de la industria musical, si las grandes empresas situadas en el ranking Forbes tienen un elevado componente de producción o distribución cultural, si grandes productoras de videojuegos superan ampliamente a las de producción tradicionales, o si el crecimiento de las empresas tradicionales cada vez dependen más de perfiles relacionados con el diseño, la creatividad, el arte...

-Los tres festivales mencionados, ¿tienen superado el binomio cultura-rentabilidad?

-Sí, y con creces. El Festival de Cine, el Jazzaldia y la Quincena musical son muy rentables. La cultura, si es industria, tiene que tener un objetivo de rentabilidad y penetración en el mercado para alcanzar una sostenibilidad sectorial. El mecenazgo se ha trasladado a un plano institucional pero especialmente se concentra en el público o los niveles de audiencia en suma en la demanda. Ello no es óbice para impulsar también una cultura muy creativa y de autor sin el objetivo de rentabilidad a corto plazo con la paradoja que la más innovadora, alternativa y disruptiva acaba en muchas ocasiones siendo la más comercial.

-¿Conoce algún festival que suponga también un claro ejemplo de desarrollo económico?

-Ahora se celebra el Festival de Edimburgo. La propia BBC lo comparaba con el campeonato mundial de fútbol. Sus datos económicos arrojan cifras muy positivas para la economía de la ciudad y por extensión de toda la región. En su conjunto hablamos de aproximadamente 320 millones de libras y más de 6.500 nuevos puestos de trabajo con una afluencia que solamente en el formato 'fringe' supere los tres millones de visitantes. Otro ejemplo sería el de cine de Cannes, con un impacto de 200 millones de euros y que genera 2.000 puestos de trabajo anualizados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos