«Somos conscientes de que esta visión de 'Mendi-Mendiyan' puede crear polémica»

La soprano Ausrine Stundyte, durante la representación en el Arriaga./E. MORENO ESQUIBEL / TEATRO ARRIAGA
La soprano Ausrine Stundyte, durante la representación en el Arriaga. / E. MORENO ESQUIBEL / TEATRO ARRIAGA

José Antonio Echenique destaca la «rompedora, innovadora y ambiciosa» producción de Calixto Bieito, que llega hoy al auditorio del Kursaal

Patricia Rodríguez
PATRICIA RODRÍGUEZ

Kursaal Eszena cierra la temporada con su producción «más ambiciosa»: la ópera vasca 'Mendi-Mendiyan' de José María Usandizaga que acoge hoy a las 20.00 horas el auditorio Kursaal de San Sebastián. Tras su gran estreno la semana pasada en el Teatro Arriaga de Bilbao bajo la dirección escénica de Calixto Bieito y la dirección musical de Erik Nielsen, llega a Donostia -después de 32 años de su última representación- con una puesta en escena «muy innovadora y alejada de lo que tradicionalmente se ha hecho en anteriores actuaciones», comenta el responsable de programación de Fundación Kursaal, José Antonio Echenique.

«Cuando supimos que el Arriaga ponía en escena este 'Mendi-Mendiyan', entablamos conversaciones desde Kursaal Eszena para traerla a San Sebastián y tanto el Ayuntamiento como la Diputación apoyaron el proyecto sin ninguna duda, conscientes de que era una oportunidad de oro. Además tiene el valor añadido de que participa la Sociedad Coral de Bilbao, que fue la que le encargó a Usandizaga en 1910 la composición de esta obra. Otro de los alicientes era la presencia de Calixto Bieito, uno de los directores con mayor proyección europea y de una gran capacidad e innovación creadora», destaca.

Fecha y hora
Hoy, a las 20.00 h.
Lugar
Kursaal de San Sebastián.
Precios
11/36/45/56/70 euros. Entradas disponibles en taquilla y online. Entradas a 3 euros para estudiantes y desempleados, media hora antes del comienzo.

La obra cuenta la historia de un grupo de pastores que habitan cerca de las montañas de Aizkorri. El amor de la protagonista Andrea por el pastor Joshe Mari desata la envidia de Gaizto, que trata de cortejar a Andrea, una situación que desencadenará una tragedia.

Echenique reconoce que esta puesta en escena «va a ser toda una sorpresa» y puede crear «cierta polémica por su innovación y modernidad». Es 'marca de la casa' de su director artístico Calixto Bieito, un «animal escénico» cuyas creaciones suelen generar cierta controversia, pero que Echenique ve como un «plus». «Creo que ha logrado una puesta en escena tremendamente sobria, donde se acentúa el drama, con una desnudez de elementos que ensalza el valor de la música. Rompe con todo lo que se ha visto hasta ahora y el público se va a sorprender para bien». Más allá de una obra folclórica, lo que el espectador va a presenciar hoy será una ópera simbolista, más cercana a Wagner y a la tradición francesa y verista, un drama, una tragedia, una historia de un asesinato.

Belleza musical

Bieito conocía a Usandizaga, pero más por 'Las golondrinas' y 'La llama' que por 'Mendi-Mendiyan' y tanto él como Nielsen quedaron «embriagados» por la belleza musical de la partitura, que califican de «excepcional». Para la mayoría del público también resulta desconocida la composición completa, aunque su 'Ave María' es «tremendamente popular». Cuenta Echenique que «el Ave María que se escucha en la obra también es una partitura con mucho arraigo donostiarra, ya que se interpreta desde los años 30 en la Salve que se celebra cada 14 agosto en la Basílica de Santa María del Coro de San Sebastián. Además, hay una escena de romería, muy viva y muy colorista musicalmente, con danzas, fiestas y escenas típicas vascas, que ha sido interpretada en más de una ocasión en la Quincena Musical. Es una joya lírica». La trama lineal, que se divide en tres actos, termina con una escena triste y conmovedora. «Todos los cantantes son unos actores estupendos, con una gran interpretación dramática». La cantante lituana Ausrine Stundyte, una voz lírica de prestigio en el panorama internacional, interpretará el papel de Andrea, que junto con el tenor Mikeldi Atxalandabaso (Joshe Mari) con más de 23 años de experiencia en teatros internacionales, protagonizarán el elenco de vocalistas. Lo completan Olatz Saitua (Txiki), Christopher Robertson (Juan Cruz) José Manuel Díaz (Kaiku ) y Gexan Etxabe (Gaizto), para quienes supone «todo un honor y un desafío» interpretar esta «joya lírica» que muchos desconocían.

«Un músico muy querido»

José María Usandizaga fue un músico muy popular y muy querido en San Sebastián al que «la gente aclamaba como hoy se hace con los deportistas», destaca Echenique. «Según las crónicas de entonces, cuando Usandizaga llegó a la estación de Amara en el tren que venía de Bilbao después del estreno de la ópera en el Teatro Campos Elíseos, le recibió la ciudad entera, le llevaron casi en volandas hasta la calle Garibay -donde residía-, porque el éxito fue grandioso y todo un descubrimiento. La gran frustración de todos es que murió muy joven, con tan solo 28 años. Probablemente habría sido uno de los grandes compositores del ámbito internacional. El trabajo que hizo fue inmenso; no solo compuso la ópera sino que también la dirigió. Los recortes de prensa de la época cuentan también la sorpresa del público cuando se apagaron las luces y salió al escenario un joven de 22 años a dirigir su propia obra. Era un genio».

El compositor donostiarra escribió su primera ópera 'Mendi-Mendiyan' en el periodo denominado 'Euskal Pizkundea' ('Renacimiento Vasco'), en cuya época se hizo un esfuerzo por impulsar la cultura vasca. Esta pieza lírica escrita en euskera y estrenada el 21 de mayo de 1910, fue uno de los frutos de aquel esfuerzo.

El libreto originario de José Power lo tradujo y adaptó al euskera el poeta donostiarra José Artola.