Por un puñado de votos

Por un puñado de votos

Un candidato a la alcaldía de Palermo grabó su campaña electoral con una cámara oculta para desvelar propuestas inmorales, trapicheos millonarios e incluso una oferta de la mafia para comprar 300 sufragios

DARÍO MENOR

Me llamo Ismaele, tengo 23 años y soy candidato a alcalde de Palermo. Hoy es el día de las elecciones». Con una 'voz en off' sobre la imagen de Ismaele La Vardera levantándose de la cama en calzoncillos y camiseta de manga corta el 11 de junio de 2017 comienza 'Política italiana para tontos', un documental que llegará a los cines del país transalpino a finales de noviembre. Tras el guiño al mítico inicio de 'Moby Dick' de Herman Melville, La Vardera cuenta que durante la campaña electoral le han cortejado con acuerdos antinatura y cargos con sueldos de cuatro ceros mensuales. Incluso un mafioso le ha invitado a hacerse con 300 votos pagando 30 euros por cada uno. Son cosas tan lamentables como imaginables cuando uno habla de política italiana. La novedad es que La Vardera, que antes de meterse a político trabajaba como reportero del programa televisivo 'Le Iene' (versión italiana de 'Caiga quien caiga'), grabó todos sus encuentros con una cámara oculta. ¿Su objetivo? «Hacer de la política una caja transparente». Fue su premio de consolación, ya que quedó cuarto en los comicios con poco más de 7.000 votos (2,59%). No obtuvo ni un mísero concejal.

En poco menos de una hora y media, este joven periodista con aspiraciones de mandatario muestra al espectador cómo son de cerca algunos de los personajes clave del poder hoy en Italia, empezando por Matteo Salvini, 'hombre fuerte' del Gobierno por su cargo como viceprimer ministro y titular de la cartera de Interior. La Vardera consiguió el apoyo para su candidatura a la alcaldía de Palermo de la Liga, el partido de Salvini, que viajó a la capital siciliana para hacer campaña a su lado y tratar de que su formación política se sacudiera la merecida fama de estar en contra de los italianos del sur. Todavía se recuerdan los gritos que proferían sus militantes de '¡Roma ladrona, la Liga no perdona!' y los insultos a los 'terroni', como se denomina despectivamente a los meridionales.

Conocer de cerca a Salvini y verle en acción dejó impresionado a La Vardera. «Es un personaje increíble. Ha entendido a la perfección que el dominio de la comunicación es lo que te hace ganar votos. Por eso está siempre grabando todo con el móvil. Él vive en directo en las redes sociales de Internet. Lo importante es que dice las cosas muchas veces, las repite para conseguir consensos», explica el antiguo aspirante a alcalde de Palermo. «Salvini está en otra nivel. Hoy no hay nadie en Italia como él. Es el Cristiano Ronaldo de nuestra política. Incluso cuando no marca puede desestabilizar el partido».

Grabaciones a escondidas

Al líder de la Liga no le hizo ninguna gracia enterarse de que La Vardera había grabado a escondidas sus encuentros y desde entonces no ha vuelto a hablar con él. Ocurrió algo parecido con otros dirigentes políticos que salen en el documental. Una de ellos es Giorgia Melloni, líder del partido ultraderechista Hermanos de Italia, que también apoyó la candidatura a alcalde del joven. Cuando éste le dijo que había utilizado una cámara oculta e iba a hacer un documental con todo el material, Melloni se enfadó y le espetó que su único objetivo era intentar hacerse famoso a su costa. Tal vez no estaba del todo equivocada.

«Yo realmente quería ser alcalde, pero cuando vi cosas tan sorprendentes en la campaña pensé que tenía que grabarlas. Utilicé una cámara escondida en un bolsito. Fue como si hubiera escrito un libro. Pero con los vídeos puedes ver lo que dicen, hacen y te proponen los políticos cuando piensan que no están delante de la prensa», se justifica La Vardera. «En el documental nos detenemos un punto antes de ser deshonestos. Mostramos lo que ocurre dentro de las salas del poder». Asegura que no se sirvió de toda esta información para sus propios objetivos políticos, porque no quiso hacerla pública hasta después del día de las elecciones. «Podría haber sacado todo antes del voto y, probablemente, habría sacudido la campaña y conseguido unos cuantos apoyos más de los que tuve».

A La Vardera sus grabaciones le han supuesto ya una denuncia. Se la puso el representante de la Liga en Sicilia porque pensaba que les había engañado, pero un juez la desestimó al considerar que su candidatura era auténtica y no estaba sólo motivada por la ambición de grabar un documental. Otro proceso se ha abierto a raíz de que el periodista grabara cómo un miembro de la familia mafiosa Abbate le ofrecía la compra de 300 votos. «Estaba muy asustado cuando me lo propuso, pero en cuanto salí de aquella cita me fui a la Policía y les denuncié tanto a él como a la persona que me había invitado a aquella reunión».

«No importa la ideología»

'Política italiana para tontos' muestra sin filtros los dobles juegos de los dirigentes de los partidos y lo poco que les importa la ideología. Miembros de una formación están dispuestos a traicionar a sus compañeros y venderse a sus rivales a cambio de favores. En esa maraña destaca la figura de Salvatore 'Totò' Cuffaro, gobernador regional de Sicilia entre 2001 y 2008 que se pasó casi cinco años en la cárcel por favorecer a la Cosa Nostra. Desde que salió de prisión a finales de 2015 está, en teoría, alejado de la primera línea, pero en la práctica sigue siendo el 'deus ex machina' de la política siciliana. A cambio de que se retire y apoye al candidato del centro derecha a la alcaldía, Cuffaro le ofrece a La Vardera convertirse en diputado regional o nacional con un jugosísimo sueldo. Tal vez lo más curioso del exgobernador es su reacción cuando el periodista le cuenta que le había grabado y lo va a contar todo en un documental. Se echa a reír y le dice que no tiene miedo ni está enfadado. «No te imaginas cuánto tiempo me han grabado cuando estaba en la cárcel», comenta despreocupado.

A La Vardera esta experiencia le ha dejado las ideas claras sobre cómo funciona de verdad la política. «A mí nadie me preguntó cuál era mi proyecto para Palermo ni si tenía capacidad para llevarlo a cabo. Sólo les importó que era algo famoso porque salía en la televisión. No cuenta lo que prometas, sino que lo digas bien, quedes bien en las pantallas y estés muy presente en las redes sociales. No importa que sea verdad lo que digas, sino que lo repitas muchas veces. Para operar a alguien tienes que dejarte la piel estudiando medicina durante diez años, pero para gestionar una ciudad como Palermo, con más de 600.000 habitantes, parece que no tienes que saber nada». La Vardera al final se ha alegrado de no ganar las elecciones. «No creo que hubiera estado a la altura. Hubiera sido como gestionar una gran empresa sin tener ni idea. He aprendido una cosa: la política no se improvisa. Hay que fiarse de los profesionales».

La lección se la ha aplicado a sí mismo, pues ha vuelto a trabajar de lo suyo y de nuevo recorre las calles de las ciudades italianas como molesto reportero de 'Le Iene'. La experiencia también le ha valido para echarse novia (una de las voluntarias que trabajaron en su campaña) y poner así algo de distancia con su madre, una clásica 'mamma' italiana, tan defensora de su hijo como poco respetuosa de su espacio propio.

La película

'Política italiana para tontos': El documental grabado por Ismaele La Vardera, cuyo estreno está previsto para finales de noviembre, destapa las irregularidades y trapos sucios del sistema de partidos en Italia, las miserias del populismo y las conexiones mafiosas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos