Bayona, en el nombre de Spielberg

Bayona, en el nombre de Spielberg

«Doy al público lo que quiere, no lo que espera», dice el director de 'Jurassic World'

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

Para lo bueno y para lo malo, Juan Antonio Bayona (Barcelona, 1975) es 'el Spielberg español'. El genial cineasta estadounidense otorgó plena confianza a su pupilo y él se sintió «empoderado» para abordar con plena libertad 'Jurassic World: El reino caído', la quinta entrega de una de las sagas más taquilleras de la historia del cine, que llega el 7 de junio a los cines. «Nadie me cortó las alas y menos Spielberg, que confesó sentirse aterrado con algunas escenas», dice Bayona. Los protagonistas de la película, Bryce Dallas Howard y Chris Pratt, celebran el «entusiasmo contagioso» del cineasta catalán, que ha querido «dar al público lo que quiere, pero no lo que espera».

«En otras de mis películas decían que se notaba la mano de Spielberg y de ésta dicen que se nota mucho la mía», asegura el director de 'El orfanato' y 'Lo imposible', desde hace tiempo en la primera división del séptimo arte y que saca pecho sin soberbia. «'Tenemos mucha suerte de tenerte', me dijo Spielberg», cuenta Bayona sin aspavientos, a media voz, pero muy orgulloso. «No está mal sacar pecho», dice.

«Spielberg me influyó mucho y ha sido un lujo y un honor trabajar con él y coincidir muchas veces en el acento y en los puntos clave que teníamos sobre la película», se ufana. Con su maestro hablaba «de 'storyboards', planos y escenas», y comprendió que estaba en el buen camino «cuando confesó que con la animación de una escena, aún en bruto, se había cagado de miedo y no podía ni imaginar cómo sería la peli». No le pesó a Bayona la responsabilidad y agradece que su mentor, creador de la saga de los dinosaurios con 'Parque Jurásico' hace 25 años, lo elogiara así. «Vio la película hace ya tiempo y nos dijo que estaba feliz y contento. Que le había transportado al primer 'Jurassic Park', que le evocaba recuerdos de la segunda película, pero que tenía mucho de mi estilo», se enorgullece Bayona.

Se refería Spielberg al toque gótico que es marca de la casa en Bayona, que se cuela en varias escenas y que el director achaca al guionista Colin Trevorrow. «Fue quien dijo que yo era el director perfecto para esta película por 'El orfanato', y eso fue lo que más me sedujo», celebra Bayona. Reconoce que «es complicado dar con una buena historia para una secuela» y que era «todo un reto hacer la quinta y sorprender al publico». «Y sí, le damos lo que quiere, pero no lo que espera».

Bayona asegura entender el ADN de la saga, del que nunca quiso desmarcarse. «Si te encargas de un episodio de una historia como ésta debes buscar una unidad. Te pones al servicio de la saga y lo hice con libertad. Nunca nadie me cortó las alas y menos Spielberg, que siempre me hizo sentirme empoderado por él, como Guillermo del Toro en 'El orfanato'», reiteró.

Claustrofobia

Quiso mantener la atmósfera gótica y claustrofóbica de su primera película y combinarla con el tono de «cuento moral» que el director de 'Tiburón' o 'La lista de Schindler' mantiene, a su juicio, en todas sus películas. Todo sin renunciar al aroma de cuento de hadas que emerge «con una princesa en lo alto de un torreón acechada por un dragón» en una película se sitúa cuatro años después de la destrucción del parque temático del 'Jurassic World' de 2015, con la isla Nublar abandonada por los humanos y un furioso volcán en plena erupción y amenazando las últimas especies de dinosaurios.

No ha recibido Bayona ninguna felicitación oficial en España, «pero estaría encantado de que llegaran», dice risueño y seguro de que su trabajo contribuye a «engrandecer el nombre de España por el mundo». Él ya ha puesto una pica en Hollywood con buena parte de su equipo habitual: el director de fotografía Óscar Faura, la productora ejecutiva Belén Atienza o Eugenio Mira en la segunda unidad. El director español se deshizo en elogios hacia sus protagonistas, Chris Pratt y Bryce Dallas Howard, una pareja con química que se sube por segunda vez al carrusel de los dinosaurios y buscó en Hollywood dorado, en 'La reina de África' y en las clásicas de Spencer Tracy y Katharine Hepburn para recrear su tensión y humor en su relación ante la cámara.

 

Fotos

Vídeos