Ego Ibarra recorre en una grabación el interior del convento de Ipurua

Altar. El edificio religioso cuenta con una iglesia que se encuentra en desuso desde hace años. / FOTOS: MIKEL ASKASIBAR
Altar. El edificio religioso cuenta con una iglesia que se encuentra en desuso desde hace años. / FOTOS: MIKEL ASKASIBAR

El convento de las Hermanas Concepcionistas se inauguró en el año 1955

Félix Morquecho
FÉLIX MORQUECHO EIBAR.

El convento y la iglesia de las Hermanas Concepcionistas de Ipurua parecen tener las horas contadas. La actuación del Ayuntamiento, que ha iniciado la vía expropiatoria para dedicar estos terrenos a la ampliación de instalaciones deportivas, hará que el edificio, sin uso desde el año 2009, se acerque a su desaparición. La comisión Ego Ibarra ha procedido a realizar una grabación en la que se recoge el edificio y sus dependencias, con el fin de conservar la memoria del convento de Ipurua.

En diciembre de 1955 se inauguraba un edificio que según recoge Ego Ibarra tiene 749 metros cuadrados en el convento y una iglesia de 135 metros cuadrados. «El Ayuntamiento de Eibar, mediante escritura de 4 de octubre de 1951 formalizó la escritura pública en virtud de la cual la Comunidad vendió al municipio una finca situada en la zona de Isasi afectada por el proyecto de construcción de viviendas protegidas, escuelas, mercado e iglesia por la cantidad de 854.867,60 pesetas, de las que el Ayuntamiento pagó 505.506,80; y se comprometió a abonar el resto del dinero mediante la entrega de un lote de terrenos de 17.468,04 metros. Se convino entre ambas partes que el Ayuntamiento entregara a la Comunidad una iglesia y un convento construidos y que la Comunidad abonase 505.506,80 pesetas por los mismos» detalla la comisión encargada de la conservación de la memoria histórica local.

El arquitecto Joaquín Domínguez Elósegui realizó el proyecto de construcción que se inició en 1953. Después de 55 años de actividad como convento de clausura el edificio quedó vacío con la marcha de las últimas religiosas en 2009. Desde entonces se ha contemplado su uso para la ampliación de instalaciones deportivas, dada su situación entre el campo de fútbol de Ipurua y el polideportivo Ipurua. De hecho, el Plan General de Ordenación Urbana recoge esos terrenos como dominio público para uso deportivo.

Celdas y noviciado

La grabación llevada a cabo muestra las arcadas que se recuperaron del pórtico que la congregación tenía en su anterior iglesia, en la calle Isasi. La planta baja del edificio alberga la habitación para la guardesa, lavadores, carboneras, aseos, despensa, comedor, cocina, salas de visitas, repaso, la plancha, sacristía y el despacho del sacerdote.

La primera planta está toda ella destinada a celdas de la comunidad religiosa, 32 dormitorios a los que se suman dos cuartos de baño, dos aseos, lencería y enfermería. La segunda planta estuvo destinada al noviciado y cuenta con nueve celdas, cuarto de baño, ropero, dormitorio del vigilante, costura y una sala de reunión con gran ventanal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos