Autobuses llenos para llegar a Arrate

Algunos sudaron de lo lindo para llegar a Arrate y ver pasar la procesión, un momento que une la fiesta con el respeto a la tradición. MORQUECHO/ FOTOS FÉLIX
Algunos sudaron de lo lindo para llegar a Arrate y ver pasar la procesión, un momento que une la fiesta con el respeto a la tradición. MORQUECHO / FOTOS FÉLIX

La festividad de la Patrona reunió a miles de eibarreses y vecinos cercanos en torno al Santuario |

Félix Morquecho
FÉLIX MORQUECHO EIBAR

. Nadie diría que la población de Eibar no llega a 28.000 habitantes en días como ayer, en el que la ciudad da para invadir la playa de Deba, permitir que algunos se escapen el fin de semana y aún así, Arrate vuelva a vivir un día de fiesta pletórico de gente. Los buenos pronósticos de tiempo se confirmaron con un cielo azul desde primera hora de la mañana, lo que llevó a aprovechar las primeras horas de fiesta.

En las últimas semanas había habido dimes y diretes a cuenta de los autobuses especiales. Finalmente fueron gratuitos los nocturnos y a mitad de precio respecto al año pasado los diurnos, y con perspectivas de que la gratuidad se extienda el año próximo. Sin embargo, las pegas estuvieron en las horas puntas en las que hubo que esperar más de una hora para utilizar el transporte público. Quienes optaron por el camino de los Pasos de la Virgen se las vieron con el barro en algunas fases del recorrido, resbaladizo para subir, peligroso para bajar.

Llegados a Arrate, la jornada ofrecía ingredientes para todos los gustos. El Santuario se llenó para la misa mayor en la que los portugalujos Iker Gil y Keltze de Iturrate fueron los dantzaris invitados en la ezpata-dantza que ofreció el grupo Kezka. La procesión cumplió la tradición con nuevas invitadas. Las religiosas Carmelitas Samaritanas instaladas en el antiguo hotel Krabelin vivieron sus primeras fiestas de Arrate acompañando la celebración religiosa.

Después la música y el baile se extendieron por la campa y Arrate se convirtió en un gran espacio abierto a la charla y el reencuentro tras las vacaciones. Las txosnas y los bares trabajaron a destajo para que nada fallase en una gran fiesta.

Día de la Cofradía

El buen ambiente de ayer hará que a más de uno le pille el amanecer del domingo en Arrate. Más descansados deberán estar los corredores de la carrera Simón Aldazabal, que partirán de la calle Toribio Etxebarria, frente al Club Deportivo Eibar, a las 10.30. Quienes no marquen un buen crono se podrán cruzar con la procesión, que saldrá del Santuario tras la misa de las 11.00. Es el Día de la Cofradía y los más devotos de la Virgen celebran su jornada en un día más tranquilo que el 8 de septiembre.

El concurso de paella es otro aliciente para hoy. La inscripción se abrirá a las 11.30 en la campa, y el concurso comenzará media hora después con 20 parejas como máximo. Los participantes deben aportar ingredientes y utensilios, y los premios son trofeo y 90 euros a la pareja ganadora, trofeo y 60 euros la segunda y trofeo para la tercera.

Ya por la tarde, el probadero de Arrate cerrará esta edición de las fiestas con pruebas de bueyes, a partir de las 17.30 horas. Hoy hay autobús a Arrate a las 9.00, 10.00, 11.00, 13.00 y 18.00 horas, con paradas en Urkizu, Errebal y San Juan, y bajada desde Arrate media hora después de cada uno de los de subida, más uno especial a las 21.30 horas.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos