«Nunca falta el buen humor en la fuente de Zestero»

Subir a Arrate por el camino de los Pasos de la Virgen es obligatorio para muchos cada 8 de septiembre y en la recta final, antes de los últimos repechos, se encuentran a los integrantes de Betikuak con caldo, chorizo y vino. «Es algo que la gente agradece un montón, y nunca falta buen humor en la fuente de Zestero», apuntan. Este año se cumplían 25 años desde que comenzaron. «Empezamos en Sanjuanes de 1993 y estuvimos dos años a tope en todas las fiestas de Eibar. Después lo que quedó fue la compañía de la tamborrada y esto», recuerda Chus Bustinduy. En estos 25 años el grupo ha cambiado y ahora hay gente de distintas edades, una decena de colaboradores en buena armonía. «En años que ha hecho mal tiempo hay gente que no espera que estemos aquí, y se llevan una sorpresa», aseguran. Este punto es una buena vara de medir para saber si las fiestas han sido populosas. «Cuando cae entre semana pasan entre 600 y 700 personas». ¿Y ayer? «Más de mil», palabra de Betikuak.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos