Una firma alavesa da la nota con un juego heavy

Jorge Mera e Ixone Ruiz de Gauna con 'Metal Manía'. /  IGOR MARTÍN
Jorge Mera e Ixone Ruiz de Gauna con 'Metal Manía'. / IGOR MARTÍN

Los alaveses Enaxi han presentado un juego de mesa en torno a las bandas de heavy y las figuras del género

Natxo Artundo
NATXO ARTUNDO VITORIA.

Ningún fanático del rock podría resistirse. Sólo con imaginar ser quien marque los destinos de una potente banda, integrada por leyendas del hard rock, heavy metal o metal extremo, los músculos del cuello se preparan para un 'headbanging' de melena al viento. Sobre todo, porque uno podría tener al cantante 'Orry' Osbourne, al guitarra 'Agus John', al bajista John 'Poljon' y a un batería cuyo nombre también se parece mucho al del nórdico Lars Ulrich.

De hecho, cada una de las cincuenta cartas de músicos que forman parte de este juego de mesa lleva una caricatura de un reconocido artista. La mirada de Alba Aragón ha hecho que buena parte de la flor y nata del universo heavy tenga su versión, desde Rob 'Halfork' a 'Splash'. Un relámpago y una mano cornuda saludan a esos que están en torno al rock dede la tapa de Metal Manía, un invento de Fernando Lafuente.

Los especialistas Ixone Ruiz de Gauna y Jorge Mera, de la firma alavesa Enaxi, presentaron el juego en la sala de actuaciones Urban Rock Concept. «Explicamos la dinámica y enseñamos a jugar. En este caso, no resulta complicado y con un par de turnos la gente ya se hace con el sistema de juego», calcula Ruiz de Gauna. Eso sí, con tanta estrella del metal, tendrán que hacer las explicaciones en la zona que se destina a camerinos o 'backstage', por hablar con propiedad.

«Ha habido mucha gente que se ha quedado fuera, pero es que tienes que acotar. Por eso no se ven bandas completas», razona Mera. Eso sí, puedes contar con Paul 'Stanler' y 'Gin Simons' pero no con lo que serían Kiss. De esta manera hay más artistas en juego, como Lita 'Fork', Bruce 'Vickinson', 'Alec Van Haley' o Kirk 'Hammer'. «Es atemporal y se supone que los músicos están en la cúspide de su carrera», agrega el especialista.

Enfados y cervezas

Cada carta marca un índice de habilidad del músico con su instrumento. Y cada jugador (de 2 a 5, a partir de los 8 años pero mejor aún desde los 10 o 12), que empieza con unos fondos de 13 millones de dólares, debe llevar a sus cuatro artistas (voz, guitarra, bajo y batería) al estrellato. Más adelante podrá incluso fichar a un quinto integrante del grupo, un segundo guitarra o un teclista.

Pero es que, además, cada carta de figura del metal incluye cifras de capacidades para actuar en directo, para grabar, para comunicar en entrevistas o... irse de cervezas. Esto último no es ninguna broma: si las cosas le salen mal, un músico se puede enfadar -no se podrá grabar, tocar o salir en los medios- y lo mejor es llevar a la banda de juerga. Si hay suerte con los dados negros, acaban como nuevos. Si no, siempre se puede 'fichar' a otro para el puesto. O jugar 'a la contra' enfadando a un músico competidor o perjudicando a otra banda, incluso con demasiada bebida espumosa.

 

Fotos

Vídeos