Condenan por desacato al joven que fue relacionado con la muerte del surfista donostiarra

El americano, que declaró como imputado, ha sido condenado a 4 meses de cárcel por negarse a ser registrado pero además ha sido desvinculado de la muerte del joven donostiarra Asier Elcoroiribe.

SAN SEBASTIÁN | EFE

El americano que declaró como imputado en el caso del donostiarra que murió tras ser golpeado en San Sebastián ha sido condenado a 4 meses de cárcel por negarse a ser registrado por los ertzainas que investigaban esa agresión, han informado hoy a Efe fuentes del caso.

Estas fuentes han desvinculado además al súbdito americano de la muerte del joven donostiarra y han rechazado también posibles responsabilidades de la Guardia Municipal en este asunto, que está siendo investigado por la Ertzaintza.

El joven Asier Elcoroiribe, muy conocido entre los aficionados donostiarras al surf, falleció el pasado domingo en el Hospital Donostia, adonde fue conducido por una ambulancia después de haber sido objeto de una agresión esa misma madrugada.

El edil responsable de la Guardia Urbana de San Sebastián, Ernesto Gasco, reveló ayer que Elcoroiribe fue agredido en el transcurso de una fiesta, tras lo que fue localizado en el barrio de Gros por miembros de la Policía Local, quienes "en todo momento intentaron convencerle de que necesitaba asistencia sanitaria" pues tenía un golpe que "no era grave" pero que "le podía perjudicar".

Trasladado al hospital

Según la versión de Gasco, el fallecido "no se encontraba en plenas facultades físicas y psíquicas" y mantuvo una actitud agresiva, por lo que los agentes lo inmovilizaron y esposaron para poder introducirlo en la ambulancia y trasladarlo al hospital, donde los sanitarios de Urgencias le administraron un calmante.

Fuentes del caso han explicado a Efe que, al parecer, es cierto que el fallecido y un amigo suyo tuvieron un percance con el citado joven norteamericano y otras personas, aunque Elcoroiribe no habría resultado herido en este altercado sino en una reyerta posterior con otras personas desconocidas.

Estas fuentes han precisado además que el fallecido al menos habría ingerido alcohol, mientras que se está a la espera de los resultados de otras pruebas médicas que le fueron practicadas.

El joven americano implicado en este asunto, de 22 años de edad, fue puesto a disposición judicial el pasado martes, tras lo que quedó en libertad.

Ese mismo día compareció en un juicio rápido en el que fue acusado de un delito de desobediencia grave a la autoridad por negarse a ser registrado por los ertzainas que le detuvieron sobre las 3:15 horas del domingo en el cruce de las calles Zabaleta y Segundo Izpizua.

El acusado, que en el juicio se mostró conforme con la petición de pena de la Fiscalía, se resistió con "fuerza" y "gran intensidad" a ser registrado "por lo que los agentes se vieron obligados a reducirlo".