La Guardia Municipal desmiente que golpeara al joven fallecido en Donostia

Fuentes municipales niegan la imputación de la familia y dicen que los agentes trataron de calmar y atender a la víctima. Afirman que fue inmovilizado a petición de los sanitarios

JAVIER PEÑALBA| SAN SEBASTIÁN.
Amigos de Asier Elcoroiribe depositaron flores en la zona del muro de Sagüés que la víctima frecuentaba. / MIKEL FRAILE/
Amigos de Asier Elcoroiribe depositaron flores en la zona del muro de Sagüés que la víctima frecuentaba. / MIKEL FRAILE

DV. La Guardia Municipal de San Sebastián niega que sus agentes hubiesen golpeado o maltratado a Asier Elcoroiribe y asegura que los policías que asistieron a la víctima intentaron calmarle y atenderle hasta la llegada del personal sanitario. Fuentes municipales donostiarras precisaron que los hechos y los testimonios de los agentes han sido puestos en conocimiento de la autoridad judicial que investiga el caso.

Fuentes del consistorio donostiarra desmintieron ayer las imputaciones efectuadas por la familia del fallecido que, según afirmó la víspera a este periódico, fue golpeado por agentes uniformados cuando lo hallaron en el barrio de Gros. Los familiares manifestaron asimismo que Asier fue conducido esposado en la ambulancia hasta el hospital.

Asier Elcoroiribe falleció la madrugada del domingo pasado en el Hospital Donostia después de que hubiese mantenido un enfrentamiento con un grupo de jóvenes de nacionalidad estadounidense durante una fiesta en la playa de La Zurriola. La víctima fue recogida por guardias municipales, que reclamaron la presencia de una ambulancia para su traslado al hospital. Aunque en un primer momento se creyó que las lesiones que la víctima presentaba fueron las que desencadenaron su muerte, la autopsia practicada en el Instituto de Medicina Legal de Donostia desmintió este extremo y concluyó que los golpes en modo alguno eran mortales.

A falta de conocer la totalidad de los resultados de las pruebas forenses que se han practicado, todo induce a pensar que Asier Elcoroiribe murió debido a una embolia pulmonar o ahogado en sus propios vómitos. Fuentes de la familia confirmaron que el paciente sufrió una pérdida de conocimiento en el hospital de la que no pudo reponerse a pesar de los esfuerzos que realizó el personal sanitario.

Los análisis que todavía faltan por realizarse sobre diferentes muestras que han sido tomadas del cadáver aportarán más luz a las causas del óbito.

Nueva autopsia

La familia de Elcoroiribe ha expresado su deseo de que se realice una segunda autopsia y para ello, según indicó el padre del fallecido, ha solicitado una autorización al juzgado para que permita retrasar cinco días su inhumación o incineración, hasta que designen a un especialista para que efectúe la necropsia.

Los familiares aseguran que sólo pretenden que se esclarezcan los hechos. Afirman que han conocido testimonios de diferentes personas que, según sostienen, vieron a Asier Elcoroiribe tendido en el suelo y esposado en presencia de al menos dos patrullas de la Guardia Municipal de Donostia y otra de la Ertzaintza. «¿Esa es la forma de atender a una herido?», se preguntó ayer el padre.

La familia anunció que ha contactado con el abogado Iñigo Iruin para que le represente en el proceso judicial abierto.

Desmentido municipal

Fuentes municipales donostiarras, sin embargo, niegan que los agentes que intervinieron en el caso infligieran al fallecido maltrato alguno. Recuerdan que sobre las dos y cuarto de la madrugada del pasado domingo un coche patrulla fue requerido por la víctima, en la confluencia de las calles Zabaleta y Segundo Izpizua, que les relató haber sido objeto de una agresión por parte de unos «americanos». Señalan que el joven presentaba la cara ensangrentada y un estado de excitación elevado. Recuerdan igualmente que los policías intentaron calmarlo y recabar información que les permitiera determinar la identidad de los agresores, al tiempo que solicitaron la presencia de una ambulancia.

Las fuentes municipales indican también que durante los minutos que los agentes permanecieron en el lugar a la espera de la llegada del recurso sanitario, Asier Elcoroiribe tuvo un comportamiento «desigual», ya que permanecía tranquilo y al instante siguiente se exaltaba y gritaba, precisaron. Indican asimismo que debido a la «excitación y agresividad» que manifestaba fue inmovilizado a petición del personal sanitario para su traslado al Hospital Donostia.

Las mismas fuentes señalan que el fallecido mantuvo idéntico comportamiento en la zona de urgencias del centro hospitalario, hasta que le fue suministrado un calmante por el personal sanitario, momento en que finalizó la intervención de los agentes de la Guardia Municipal.

«Sin dudas»

Desde el consistorio se precisa, «sin lugar a dudas», de que la actuación de los guardias fue en todo momento «correcta y adecuada». Afirman que no sólo no fue golpeado por los agentes, sino que trataron de calmarle y atenderle hasta la llegada del personal de la ambulancia. Añaden que los policías colaboraron con los profesionales sanitarios en lo que fue necesario e intentaron averiguar el origen de las lesiones que Asier Elcoroiribe presentaba.

Tras la imputación de la familia, las fuentes señaladas subrayan que los hechos y testimonios han sido puestos en conocimiento de la autoridad judicial que determinará las causas del fallecimiento de Asier.

Por otro lado, ayer se ofició el funeral por el fallecido. El acto religioso tuvo lugar a las siete y media de la tarde en la iglesia parroquial Corazón de María, en el barrio de Gros. A la misa asistieron, además de sus familiares y allegados, decenas de amigos. Varios de éstos han depositado en la zona del muro de Sagüés, donde habitualmente se reunían, diversas flores y escritos en recuerdo al amigo fallecido.