diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
lluvia
Hoy 12 / 15 || Mañana 11 / 16 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«Quiero volver y estar cerca de Euskadi»

Julio Medem, Cineasta y escritor

«Quiero volver y estar cerca de Euskadi»

Lleva dos años viviendo en Los Ángeles. Allí ha escrito una novela, 'Aspasia', que nació como una película que no pudo financiar

29.03.12 - 01:31 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Julio Medem (San Sebastián, 1958) lleva poco más de una semana en España pero todavía sufre 'jet lag'. Hace dos años hizo las maletas y se fue junto a su mujer y uno de sus tres hijos a vivir a Los Ángeles. Encerrado en su garaje, escribió las 810 páginas de 'Aspasia, amante de Atenas', una novela histórica sobre la época dorada de la cultura griega, el siglo V antes de Cristo, centrada en la fascinante figura de Aspasia de Mileto, hetaira, maestra de retórica y compañera de Pericles. En su origen, la historia estaba llamada a convertirse en película, pero la falta de financiación dio al traste con una producción concebida en 3D. Al menos, Medem ha encontrado un productor en EE UU para su próximo filme, un 'thriller' internacional que rodará en inglés, euskera y castellano.
- ¿Por qué se fue a vivir a Los Ángeles?
- Tiene que ver con el deseo de reinventarme el futuro, de buscar una salida. Quería escribir sobre Aspasia. Pensé que en Los Ángeles podía concentrarme maravillosamente. Y así ha sido. Alquilé en Venice una casa sencillita. Estoy a diez minutos en bici de la playa, es como si viviera en Anoeta, a un paseo de La Concha. Me encerré en el garaje y trabajé como nunca en mi vida. Solo salí para rodar en pocos días una película colectiva, '7 días en La Habana'.
- ¿Eligió Los Ángeles por ser una ciudad mitificada por los cinéfilos?
- No, fui porque es el lugar donde he podido encontrar financiación para mi próxima película, una coproducción que transcurre en Estados Unidos, México y España. Los Ángeles es una ciudad maravillosa para trabajar y vivir, yo intento que me guste. ¿Ventajas? Mi hija ya es bilingüe. Y hasta mi inglés ha mejorado un poco.
- ¿Tuvo algo que ver con su marcha la acogida de 'Habitación en Roma'?
- No. De hecho, en el homenaje que me hicieron en el Festival de Málaga, antes del estreno, ya anuncié que me iba. 'Habitación en Roma' funcionó bien, hizo una taquilla por encima de la media y se vendió a 50 países. Se ha pirateado de manera escandalosa. ¿Sabes que somos el segundo país del mundo más pirata después de China? En Estados Unidos es impensable, tienes una oferta legal para ver lo que quieras en televisión e Internet. Y todo tiene su precio, claro.
- Ya escribía de adolescente, pero... ¿cuando quedó atrapado por el mundo griego?
- La Historia me ha gustado desde el colegio. Hubo una época en que estuve obsesionado por el siglo XIX en Euskadi. A los griegos llego a través de la filosofía. Mi intención inicial era hacer una película sobre Pericles y su historia de amor con Aspasia. Me documenté muchísimo para ese guion, pero el presupuesto disponible fue bajando y vi que no se podía hacer. Quería rodarla en 3D. Hace cinco años tiré el guion y decidí contar en primera persona la vida de Aspasia desde que es una niña. Esta novela es muchísimo mejor que la película que podría haber hecho.
- ¿Le ha costado más que rodar un largometraje?
- Mucho más. El esfuerzo creativo ha sido brutal. Escribiendo estás solo, requiere una inmersión total. Tú respondes del resultado, sin aportaciones. Solo avanzas si estás muy concentrado.
- 'Aspasia' es una novela histórica con parte de ficción y una gran labor de documentación. Muestra con detalle la vida cotidiana en la Grecia de la época.
- La cronología es clavada. Los sitios por donde ella pasa, las Guerras Médicas, la Batalla de Maratón contada por su padre... Construí el personaje con muchísimas notas. Hasta que me enamoré de su nobleza y sentido ético. Aspasia era una hetaira, la única manera de ser una mujer libre en aquel tiempo. Una mujer fuerte, con armas de seducción. La novela es muy erótica.
- Ahora hablamos de Grecia por otras razones, pero fue la cuna de todo.
- Europa y Occidente nacen de Grecia. Especialmente en esa época, una edad de oro de apenas 50 años de paz entre dos guerras. Confluyen en Atenas multitud de hombres sabios. Y Aspasia. Se siente el peso de la filosofía: los presocráticos, como Anaxágoras, que ya decía que el Sol era una piedra incandescente y no un Dios, Sócrates y su discípulo Platón... El arte, con Fidias y el Partenón. El teatro, con los autores trágicos. Y la democracia y la religión.
- Dedica el libro a su madre.
- Es la mujer que más me puede recordar a Aspasia. Hay algo en ella de mujer sabia: «A mi madre firmemente mujer, tan bella tan sabia tan buena y siempre moderna como Aspasia».
- 'Ágora' trataba de otro personaje histórico, Hipatia de Alejandría, con similitudes con Aspasia. ¿Contribuyó la película de Amenábar a que no saliera la suya?
- No. Nos separan nueve siglos. Y son personajes muy distintos. Amenábar no muestra una historia de amor, sino a una mujer de ciencia. Y Aspasia vive una pasión amorosa y posee una sensualidad impresionante. Tienen en común que las dos son historias de una mujer entre hombres.
Menos filmes y más baratos
- Que se haya ido a EE UU a buscar trabajo dice mucho del estado de zozobra que vive el cine español y por extensión el mundo de la cultura.
- Lo contemplo con muchísima preocupación, cada vez está todo peor. Tenemos que hacerlo bien todos. Nosotros también, rodar menos películas y muchísimo más baratas. Se va a acabar eso de tantas copias para los cines en 35 milímetros. Es carísimo y absurdo. No tiene sentido que los cines proyecten en ese formato cuando todos rodamos ya en digital, es algo que imponen las 'majors'. Cuando salió 'Habitación en Roma', con 250 copias mi productor pensaba que se iba a arruinar porque el gasto fue brutal. Y luego duran tan poco en salas... Que todo dependa de los cines no puede ser.
- No se rasga las vestiduras cinéfilas porque las películas se vean en Internet.
- Me parece perfecto. Yo veo cine en mi casa. Claro que prefiero que mis películas se pasen por las salas, porque se ven mejor. Pero me gustaría que festivales como el de Donostia pudieran mostrarlas en Internet. Pagando, claro.
- David Trueba sostiene que un país no es pobre porque no destine dinero a la cultura, sino porque sus ciudadanos han sido animados a despreciarla.
- Es un problema de España muy preocupante. Aquí se hace alarde de despreciar la cultura. Y lo están fomentando, algunos se frotan las manos, eso hace mucho daño. Y si ya te dedicas al cine... No sé qué podemos hacer, es muy difícil que cambie. En Estados Unidos en cambio he sido muy bien recibido, he notado un grandísimo respeto. Me da más pena la comparación con mi país.
- ¿Dónde estaba el pasado 20 de octubre cuando ETA anunció que dejaba las armas?
- En Los Ángeles. Coincidió con el día de mi cumpleaños. Brindé no porque cumplía años, sino por esa grandísima noticia. Algo tan esperado durante tanto tiempo... El cadáver se enterró por fin. Ya está, hay un antes y un después. Me acordé de lo que contaba Bernardo Atxaga en 'La pelota vasca': los vascos íbamos a levitar cuando se acabara ETA. Incluso miré a ver si yo levitaba un poco... Lo preocupante es que queda una sociedad muy fraccionada, habrá que ver cómo recomponemos los cachos.
- ¿Abordará de nuevo el tema vasco?
- Podría ser. No quiero quedarme en Estados Unidos, quiero regresar. Me gustará mucho volver. Y voy a estar cerca de aquí.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
«Quiero volver y estar cerca de Euskadi»

Julio Medem presentó en Bilbao su primera novela, 'Aspasia, amante de Atenas'. :: LUIS ÁNGEL GÓMEZ

Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.