diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
lluvia
Hoy 8 / 14 || Mañana 10 / 15 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Oiangu Bizirik deberá pagar las costas a las que le han condenado los tribunales

ORDIZIA

Oiangu Bizirik deberá pagar las costas a las que le han condenado los tribunales

PNV y PSE-EE rechazan la moción que pedía perdonar el pago de los gastos judiciales a la Plataforma

10.11.10 - 02:45 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
En cuatro ocasiones, la cuarta y última cierra el caso, los tribunales le han dado la razón al Ayuntamiento en el litigio promovido por la Plataforma Oiangu Bizirik en relación con el proyecto del campo de golf, inicialmente, a desarrollar en el parque de Oiangu. Cuatro ocasiones de las que en tres, (en la inicial no ocurre), los tribunales han condenado además a la Plataforma al pago de los gastos judiciales (costas).
En primera instancia, la Plataforma denunció ante el Contencioso-Administrativo de Donostia, la adjudicación a Ikena de la explotación del parque, denuncia que el tribunal desestimó, si bien la Plataforma no conforme apeló al Tribunal Superior, instancia en la que a su vez denunció el Plan Especial redactado para el parque.
Doble denuncia que, en el caso de la adjudicación, zanjaba y ponía fin a favor del Ayuntamiento y en el caso del Plan especial fallaba a favor del Consistorio, si bien, en este segundo caso dejaba la puerta abierta para acudir al Tribunal Supremo (Madrid), al que la Plataforma recurrió, instancia, que ahora no ha admitido a trámite su reclamación.
Además, tanto el Tribunal Superior como el Supremo condenaban a la Plataforma al pago de los correspondientes gastos judiciales (costas).
Pues bien, a la última sesión plenaria, celebrada el pasado 29 de octubre, llegaba en el orden del día una moción presentada por Ezker Batua, Aralar, en la que se proponía a este órgano municipal la condonación (el perdón) del pago de las costas judiciales a Oiangu Bizirik.
La cuestión requirió cerca de hora y media de debate. En resumen diremos que, Carlos González, portavoz del grupo EB/Berdeak-Aralar, desde la pretensión de relajar el conflicto, centraba su argumentación en tres puntos: «que el Ayuntamiento había distribuido (con el correspondiente costo) entre la ciudadanía un documento en el que explicaba de forma amplia su valoración sobre la sentencia».
Dos: «que hay miles de ordiziarras, por lo menos la mitad de la ciudadanía, a su juicio, que tiene otro proyecto para Oiangu». Y tres: «que después de cinco años de conflicto sin que haya habido acuerdo entre las partes, como gesto de distensión, solicitaba el perdón del pago de las costas, por lo que al municipio se refiere, a Oiangu Bizirik, una de las agrupaciones con mayor capacidad de movilización y más representativa de la localidad dijo, montante que ascendía a 2.045,37 euros, pago que supondría su estrangulación económica», indicaba.
Intervenciones
En el turno de intervenciones José Miguel Santamaría expuso que con la condonación se crearía un precedente por el que se daría a entender que, actuando incluso de forma manipuladora ante la ciudadanía, resulta gratuito denunciar una actuación municipal.
El alcalde añadió que 2.000 euros no es una cantidad como para estrangular económicamente a ninguna agrupación, «menos aún si son tantos», apuntó.
Desde el público, Edurne Huesa, miembro de la Plataforma calificó de injusta la sentencia y apeló a favor de la participación y de la gratuidad de la justicia. Reseñó que en todo este tiempo no han recibido ni un sólo euro de subvención municipal. Insistió en que el pago estrangularía económicamente a la asociación y como gesto de buena voluntad, y cara al futuro, solicitó la condonación.
Belén Maiza (EA), dirigiéndose a la Plataforma, censuró muchos comportamientos que calificó de poco edificantes, nada didácticos ni constructivos sino basados en la crispación, que censuramos. Aludió al respeto como herramienta clave de la convivencia y cara al futuro se mostró favorable a un proceso, amplio y participativo, dejando claro, indicó, «cómo entendemos qué es un proceso participativo».
Iñaki Dubreuil (PSE-EE), calificó de noble intento la moción pero consideró que estaba acompañada de una actitud equivocada. Dubreuil recordó todas «las acusaciones y falsedades» lanzadas por la Plataforma contra el Ayuntamiento: procedimiento ilegal, viciado, irregular, rayando la prevaricación, etcétera. Acusaciones, recordó, que han negado las tres sentencias. «La Plataforma no sólo no ha reconocido su patinazo -añadió- sino que el pasado mes de julio volvía a la carga». Dubreuil recordó además, que a la vía judicial acudió la propia Plataforma, vía que ha generado unos costes que ahora le toca pagar. «No puede salir gratis, atacar a una institución utilizando la manipulación, las medias verdades, etcétera», concluyó.
Iban Asenjo (EA), partido que conforma el equipo de Gobierno, votó a favor de la moción y destacó que «sí había una mayoría social de Ordizia detrás de esta moción y criticó que el Ayuntamiento no le hubiera concedido ninguna subvención a la Plataforma».
Tras idas y venidas sobre el reglamento municipal de concesión de subvenciones, etcétera, llegado el momento de la votación, la moción fue rechazada con los votos del PNV y del PSE-EE.
En Tuenti
Oiangu Bizirik deberá pagar las costas a las que le han condenado los tribunales

Sesión plenaria donde se trató la moción presentada por la Plataforma. :: MARÍN

Videos de Gipuzkoa
más videos [+]
Gipuzkoa
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.