Diario Vasco

Las obras del ascensor entre Morlans y Aiete comenzarán en marzo y durarán nueve meses

Las obras del ascensor entre Morlans y Aiete comenzarán en marzo y durarán nueve meses
  • Arana destaca que el elevador dará servicio a 3.700 vecinos en un radio de 1,3 kilómetros

El nuevo ascensor que unirá Morlans y Aiete será pronto una realidad. El proyecto está listo para ser aprobado por el gobierno municipal -algo que sucederá con toda probabilidad en noviembre, según anunció la concejala de Movilidad, Pilar Arana- y tras un periodo de licitación que podría alargarse hasta los tres meses, las obras comenzarían en marzo de 2017. Con una duración estimada de los trabajos de nueve meses y siempre que no surjan contratiempos, la conexión mecánica entraría en funcionamiento en diciembre.

La solución técnica que se aplicará para salvar la diferencia de cota de 38 metros entre ambos barrios consistirá en dos elevadores, un inclinado y otro vertical, que darán servicio a cerca de 3.700 donostiarras en un área de 1,3 kilómetros. El ascensor inclinado, el primero de estas características que se construye en la ciudad, partirá desde el acceso al túnel del bidegorri de Morlans y llegará a la rotonda de Melodi -cuyo nombre oficial es plaza de Lazkano- tras recorrer 143 metros en 70 segundos con una pendiente media del 26,8%. La capacidad de carga de la cabina será de 1.875 kilos, por lo que podrá transportar a 25 personas en cada viaje.

El ascensor se moverá casi en paralelo al vial Amara-Aiete, con una trayectoria rectilínea y de inclinación constante (15,83º) y a una velocidad de dos metros por segundo. El sistema de tracción será eléctrico y en determinados momentos podrá generar su propia energía.

La cabina, panorámica y montada sobre raíles como un funicular, estará fabricada de acero pintado y cristal de seguridad. Tendrá aire acondicionado, sistema de intercomunicación para emergencias y estará totalmente adaptada a las personas con movilidad reducida. El suelo será de goma y las luces, tipo LED. El cuarto de máquinas se instalará en la parada de la rotonda, en la parte alta del hueco del ascensor.

Una vez en la rotonda de Melodi, los usuarios tendrán que cruzar la calle y recorrer unos metros a pie para alcanzar el segundo ascensor. Se ubicará en el tramo inicial del paseo de Pío Baroja, justo debajo del viaducto por el que discurre el paseo de Aiete, y llegará en vertical a la parcela en la que se construirá el futuro ambulatorio del barrio.

El desnivel a salvar en este caso es menor -como un edificio de tres pisos-, la cabina será acristalada y de tamaño estándar (13 personas) y la duración del trayecto, más corta (7 segundos a una velocidad 1 m/s). Para su construcción es necesario la demolición parcial en anchura (hasta 2 m) de la escalera que comunica ambas calles.

«De este modo, Aiete quedará conectado con Morlans, así como con una gran cantidad de servicios existentes en esta zona», argumentó Arana, quien en la reciente Comisión de Espacio Público informó de que el retraso que acumula el proyecto se debe a la «gran dificultad para definir una solución técnica». El presupuesto de ejecución asciende a unos 2 millones de euros, cifra en la que además de los dos elevadores se incluye una «importante actuación de rehabilitación de la zona anexa al ascensor en Aiete».

Interpelación del PP

El PP, partido que logró que se incluyeran en los presupuestos una partida para este ascensor, presentará en el Pleno del jueves una moción por la que insta al gobierno municipal a que apruebe y adjudique «a la mayor brevedad» las obras, así como a presentar «a principios de 2017» el plan director de movilidad vertical en el que trabaja.

La portavoz popular, Miren Albistur, advirtió de que «el retraso en la toma de decisiones provoca a su vez un retraso en la ejecución de los proyectos». «El programa de PNV-PSE incluye cinco ascensores y aún no han empezado con el primero. Ya no les va a dar tiempo a cumplir en esta legislatura», lamentó.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate