Diario Vasco

Erkoreka no descarta un Gobierno PP-Ciudadanos-PNV si no hay mayorías

  • Opina que a partir de las generales se abrirá un nuevo ciclo político en el que el Ejecutivo central afrontará el reto de gobernar en coalición

El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, no descarta la posibilidad de que el PNV entrara a formar parte del nuevo Gobierno tras las elecciones del 20 de diciembre si PP y Ciudadanos no obtuvieran la mayoría absoluta. Erkoreka ha hecho estas consideraciones al ser entrevistado este lunes en el programa de Onda Cero "Julia en la Onda", en la que ha opinado que a partir de estos comicios generales se abrirá un nuevo ciclo político en el que el Gobierno español afrontará el reto de gobernar en coalición, algo en lo que según ha recordado Euskadi tiene experiencia.

Se ha mostrado convencido de que "donde había dos partidos ahora va a haber cuatro" y, a la espera de ver el respaldo que obtienen partidos emergentes como Podemos y Ciudadanos, a su juicio podría ocurrir que se formase un gobierno de coalición del PSOE con Podemos o con Ciudadanos, o bien del PP con uno de esos partidos.Sin embargo, a su juicio no está claro que la suma de dos de esos partidos obtenga la mayoría absoluta y en ese caso el PNV podría tener cabida en el futuro Gobierno.

Relación con Ciudadanos

Preguntado por la posible confrontación de intereses y programas con Ciudadanos por su postura contraria a mantener el Concierto Económico y el Cupo vascos, Erkoreka ha aclarado que el PNV no tendría "ningún inconveniente con su programa regenerador de la política" o con sus postulados para acabar con la corrupción pero habría que "conciliar intereses".

Ha subrayado que para acabar con el Concierto Económico "habría que modificar la Constitución o incumplirla", algo que considera improbable ya que esos partidos "no estarían por la labor" de llevar a cabo esos cambios.

El PNV por su parte pondría como condición que se respetase el autogobierno y la agenda política vasca, por lo que habría que articular un acuerdo que Erkoreka no ve imposible, ya que en una negociación todas las partes tienen que renunciar a algo.