Diario Vasco

«Aupa Batelerak! Aupa San Juan!»

Txapeldunak. Las remeras de San Juan y una pequeña representación de la marea arroxa posando juntas.
Txapeldunak. Las remeras de San Juan y una pequeña representación de la marea arroxa posando juntas.
  • La rosas ganaron la bandera de Zarautz y se hicieron con la Liga EuskoTren. Las remeras sanjuandarras se preparan ahora para su próximo desafío, lograr la supremacía en aguas de la bahía de La Concha las próximas semanas

Donibane se vistió de fiesta para celebrar por todo lo alto este pasado domingo el doble triunfo de sus remeras. Las deportistas sanjuandarras regresaron a casa tras proclamarse ganadoras en Zarautz, donde además de llevarse la bandera, se hicieron con la Liga EuskoTren. El recibimiento estuvo a la altura de su victoria.

La Batelerak atravesaba la línea de meta en aguas zarauztarras con un crono de 10:47. A 3 segundos entraba Zumaia, a 5 Hibaika y a 17 Meira. Las rosas ponían de este modo el colofón a una más que espléndida temporada, metiéndose en el bolsillo el título de la Liga de remo femenino.

A su vuelta a Pasaia, las bateleras eran recibidas con música en Nabalaldea, de donde partieron desfilando acompañadas de algunos de los músicos de la banda Konstantzia, vestidos de rosa en honor a las ganadoras de la jornada. Durante la marcha, las jóvenes mostraron orgullosas los trofeos que lograban horas antes, así como los que han ido sumando a lo largo de todo el verano.

Con la marea arroxa

En su recorrido por el casco antiguo de San Juan, de camino a la plaza Santiago, pasando por Bonanza, las remeras estuvieron acompañadas de una representación de la marea arroxa, esa afición incondicional que también triunfa en las regatas, como cantan sus propios integrantes, apoyando a un pueblo «tan pequeño que no se ve en el mapa, pero jugando al remo, a todos les encanta».

El corazón del viejo Donibane se inundó del color de la victoria, el que vestían decenas y decenas de vecinos que llenaron la plaza mientras la tripulación y su entrenador, Juan Mari Etxabe, se asomaban al balcón de la antigua casa consistorial para compartir su momento de gloria.

Hubo más canciones, aplausos y gritos de «Aupa Batelerak! Aupa San Juan!». No faltaron, además, las fotos de familia, en las que las remeras posaron junto a su afición.

Su próximo reto les aguarda en La Concha, donde las bateleras lucharán por hacerse con la codiciada bandera. Sería, sin duda, un broche inmejorable para la temporada.