El tramo Miraconcha-Easo del Topo se adjudica por 53 millones y arrancará en febrero

Vista de la estación subterránea de Miraconcha, con las dos salidas en el hotel Londres y Buen Pastor./
Vista de la estación subterránea de Miraconcha, con las dos salidas en el hotel Londres y Buen Pastor.

Esos dos kilómetros de túnel incluyen las estaciones de Centro-La Concha y la nueva soterrada en Easo

AMAIA CHICOSAN SEBASTIÁN.

Una vez en marcha los trabajos previos del primer tramo de la pasante ferroviaria del Topo entre Lugaritz y Miraconcha, el Gobierno Vasco da otro paso administrativo más y adjudicó ayer el segundo tramo de las obras entre Miraconcha y Easo. Otros dos kilómetros de trazado subterráneo en los que se construirán dos estaciones, una en el centro y otra, la nueva que sustituirá bajo tierra a la actual de Easo. El coste será de 53,2 millones de euros, un 26% menos que el precio de licitación previsto el pasado verano por Eusko Trenbide Sareak (ETS).

La UTE Sacyr-Cavosa-Campezo-Mariezcurrena-Zubieder será la encargada de realizar este segundo tramo del Metro, cuyas obras arrancarán el próximo mes de febrero. «En primavera de 2018 los trabajos en la totalidad del trazado estarán a pleno rendimiento», confió ayer el Ejecutivo, que marca un plazo de 48 meses para la ejecución de este segundo tramo. Los cuatro años previstos para que en 2022 la línea del Topo entre Hendaia y Lasarte-Oria circule por estos cuatro kilómetros de trazado soterrado por el centro de Donostia y se abra la opción a reforzar el servicio con tiempos de metro. «Será un sistema ferroviario competitivo y de calidad que dé servicio a las Universidades y el Antiguo, elimine el fondo de saco de la estación de Amara y permita ganar terreno al vehículo privado», defendió ETS.

Las estaciones

Benta Berri
Contará con tres bocas, en la plaza Benta Berri, en Bertsolari Xalbador y un ascensor en calle Zarautz.
Centro-La Concha
Tiene tres cañones de acceso, en la plaza Xabier Zubiri, calle Loiola y Aldapeta.
Easo
Una salida dará al paseo Errondo y otra a la calle Autonomía, además habrá dos ascensores.

El trazado entre Miraconcha y Easo consta de 2.087 metros de longitud, y, según el precio de adjudicación, tendrá un presupuesto exacto de 53.284.363,17 euros. Unos 15 millones más que el primer tramo debido a que incluye una estación más. El Lugaritz-Miraconcha, donde ya han comenzado los trabajos para acotar las zonas en la calle Zarautz y junto al polideportivo Pío Baroja (una de las bocas de ataque), fue adjudicado por 38,1 millones de euros, también con una baja de más del 20% respecto al precio de licitación. La excavación de ese primer túnel comenzará a finales de enero o principios de febrero. Poco antes de que se inicien los trabajos previos de este segundo tramo, que tiene el mismo plazo de ejecución.

El trazado entre Miraconcha y Easo arranca en el entronque entre el túnel que llega desde Lugaritz y el que se construirá (a lo largo de 500 metros y un 15% de pendiente) desde Pío Baroja, «en la vertical de la confluencia del paseo Duque de Baena y la calle Izaburu». Esa rampa de ataque servirá para excavar en los dos sentidos, hacia el Antiguo y hacia el Centro. En este último, según explica el Ejecutivo Vasco, el túnel discurrirá en dirección nordeste, «efectuando una curva a la derecha que le lleva a pasar bajo la playa de la Concha -a unos 30 metros de profundidad- y que le permite llegar a la estación de Centro-La Concha», como se denominará esa parada.

La terminal se situará entre el paseo de La Concha y el Buen Pastor, y tres cañones de acceso que salen a la superficie en la plaza Xabier Zubiri (ante el Hotel Londres), en la calle Loiola (frente a la catedral) y en la calle Aldapeta, «así como un ascensor desde la calle Easo».

Liberar la playa de vías

El túnel continúa hacia Easo «describiendo una nueva curva a la derecha en dirección sur, buscando la alineación recta de la estación de Easo». La nueva estación proyectada ahí se construirá «ligeramente desplazada respecto a la actual, a la que sustituirá en el tráfico de pasajeros una vez entre en servicio» la pasante. Esa terminal contará con dos cañones de acceso, uno en la calle Autonomía y otro en el Paseo de Errondo, a los que se sumarán otros dos ascensores en ese mismo paseo y en la calle Salud. «Suprimir la trinchera ferroviaria que supone la playa de vías permitirá liberar 21.000 metros cuadrados», recordó ETS.

La excavación, para la que se han inspeccionado 5.000 viviendas del entorno, se realizará mediante rozadora, con el «mismo procedimiento constructivo que el utilizado en las estaciones de Intxaurrondo y de Altza».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos