Diario Vasco
El doctor Alfredo Yoldi.
El doctor Alfredo Yoldi. / USOZ

Alfredo Yoldi (jefe de la Unidad de Diabetes del Hospital Donostia): «El paciente de diabetes tiene que ser una persona metódica»

  • «Ahora contamos con sistemas avanzados que permiten medir el nivel de glucosa en sangre a través de bluetooth, sin necesidad de pincharse»

Es una enfermedad incurable, pero los avances en investigación han permitido mejorar los fármacos y la asistencia a los pacientes. Con motivo de la celebración del Día mundial de la diabetes, Alfredo Yoldi, responsable de la Unidad de Diabetes del Hospital Donostia, ofrecerá mañana una charla en el Colegio Oficial de Médicos de Gipuzkoa.

- ¿Bluetooth para medir los niveles de glucosa?

- Existen sensores que se colocan subcutáneamente en el brazo, y a través de bluetooth podemos conocer el nivel de glucosa sin necesidad del análisis capilar (el pinchazo en el dedo). En el Hospital Donostia disponemos de esos sensores, y el propio paciente puede adquirirlos en la farmacia.

- ¿Cuál es la rutina de una persona con diabetes?

- Cada día tiene que realizarse los análisis de glucemia capilar para conocer el nivel de glucosa en sangre. Estas medidas se realizan antes de cada comida, unas tres o cuatro veces al día, aunque depende del paciente, porque cada tratamiento es individualizado. Según esos niveles se inyecta la cantidad de insulina que necesite en ese momento. Además, tiene que seguir una dieta específica, mantener unos horarios de comida regulares y realizar ejercicio diariamente.

- Un día a día muy estricto.

- Lo aconsejable es que el diabético tipo 1 sea una persona metódica, responsable, que no viva de espaldas a la enfermedad. Es una dolencia crónica que a largo plazo si no se controla debidamente puede provocar complicaciones.

- ¿Qué puede ocurrir en los peores casos?

- Una diabetes mal controlada puede provocar una retinopatía diabética, que sigue siendo la principal causa de ceguera en el mundo, insuficiencias renales, problemas de corazón que deriven en infartos, mala circulación en las piernas... Pero si un diabético tiene unos niveles de glucemia bien controlados no tienen por qué darse complicaciones.

- Dice que los pacientes son sus propios médicos.

- Son ellos los que tienen que administrarse cada día las dosis de insulina y autoregularse según sus niveles de glucosa en sangre. Por ello la educación diabetológica es fundamental. Hoy en día tendemos a que el paciente sea lo más autónomo posible. Existen educadores en diabetes que forman a los pacientes en todos esos conocimientos teóricos y prácticos que van a tener que aplicar en su día a día.

- ¿Cuáles son los síntomas que se dan en el debut de la enfermedad?

- Es un debut muy agudo, la persona se encuentra cansada, pierde peso, orina mucho, tiene sed... La edad más frecuente para detectar la enfermedad es entre los 15 y los 20 años. No tiene un componente genético, es un problema de autoinmunidad. Es una deficiencia de la capacidad del páncreas de fabricar insulina, lo que provoca unos altos niveles de glucosa en sangre.

- Es una enfermedad que no tiene cura. ¿Se ha mejorado en el tratamiento?

- Hay una mejor organización médica en la asistencia a los pacientes y eso ha reducido las complicaciones que surgen derivadas de la diabetes. También tenemos nuevos fármacos que han mejorado mucho la calidad del tratamiento. Se dedica mucho dinero a la investigación de esta enfermedad, porque tiene mucha prevalencia y el gasto sanitario global es altísimo. La diabetes tipo 1 afecta tan solo al 0,3% de la población, pero un 10% tiene diabetes de tipo 2. Es más, entre las personas mayores de 65 años, una de cada cuatro la padece.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate