Diario Vasco

Fani Garai lleva más de 80 años ejerciendo su derecho a voto

Fani Garai, con su hija y su nuera, frente la mesa electoral donde ayer depositó su voto.
Fani Garai, con su hija y su nuera, frente la mesa electoral donde ayer depositó su voto. / KEPA
  • La arrasatearra Estefanía Garai, que cumplió 101 años en abril, participa puntualmente en las elecciones desde 1933

Estefanía ‘Fani’ Garai ha acudido este domingo a depositar su voto en Arrasate tal como lo viene haciendo con puntualidad desde hace más de 80 años. La primera cita electoral en la que participó esta mondragonesa de 101 años se celebró en noviembre 1933, cuando la II_República instauró por primera vez el voto femenino en España. Ella no tenía los 21 años requeridos pero se las apañó para depositar el sufragio en aquella histórica jornada. Ya con la edad reglamentaria, Fani Garai volvería a participar en las últimas elecciones convocadas por la II República en febrero de 1936, a cinco meses del estallido de la Guerra Civil. Una contienda de la que saldría huérfana de padre después de que un bombardeo aéreo se cobrara la vida de su progenitor el 19 de diciembre de 1936.

A su padre Claudio el bombardeo le sorprendió no lejos de casa, en la calle Iturriotz, y se cobijó en el restaurante Toki Ona. Pero temeroso de que sus hijos permanecieran expuestos al peligro en la calle, salió por la puerta trasera que daba a la calle Zerkaosteta con intención de recoger a sus vástagos y llevarlos a casa. Una bomba le mató en el momento en que cruzaba la calle. Fue la única víctima que ocasionó aquel bombardeo. Dejaba viuda y diez hijos.

Fani Garai es a la vez víctima y testigo privilegiada de la convulsa historia del siglo XX, y a sus 101 años de edad muestra una lucidez admirable. Ayer acudió a ejercer su derecho al voto empujada en silla de ruedas por hijas, nueras y sobrinas.

Sus salidas fuera de casa son contadas pero cuando sale a la calle todo son saludos, besos y abrazos de los incontables arrasatearras que conocen y quieren a esta centenaria, viuda de David Zaitegi, fallecido tempranamente a la edad de 52 años en 1959.