Diario Vasco

UPN no podrá revalidar la mayoría de gobierno que ostenta desde 1996

  • Es la fuerza más votada en Navarra y logra 15 diputados, pero pierde cuatro respecto a 2011. En Pamplona, también gana pero podría perder la alcaldía

UPN ha ganado las elecciones forales en Navarra con 15 escaños, lo que supone cuatro menos que los que obtuvo en 2011, y su continuidad en el Gobierno foral queda en el aire, dado que un acuerdo entre al menos cuatro partidos le dejaría fuera del Palacio de Navarra.

En concreto, la suma de Geroa Bai (9), EH Bildu (8), Podemos (7) e Izquierda-Ezkerra (2) se traduciría en 26 escaños, la cifra que da mayoría absoluta y que podría suponer un cambio de Gobierno en Navarra.

El Partido Socialista ha logrado en los comicios siete escaños y su voto no sería determinante ni para facilitar un Gobierno de UPN ni para garantizar una alternativa a los regionalistas. Lo mismo le sucede al PP, que se queda solo con dos parlamentarios y sus votos no sirven para facilitar un Gobierno. Por su parte, Ciudadanos no ha logrado representación en el Parlamento de Navarra.

De esta forma, los llamados partidos constitucionalistas han perdido la mayoría absoluta que han ostentado en la Cámara durante la última legislatura y el resto de partidos ya dependen de sí mismos para ponerse de acuerdo en un Ejecutivo alternativo al de UPN , que ha Gobernado la Comunidad foral desde 1996.

El Parlamento de Navarra queda conformado de la siguiente forma, con siete grupos: UPN , 15 escaños (cuatro menos que en 2011); Geroa Bai, 9 escaños (en 2011 no existía); EH Bildu, 8 escaños (uno más); Podemos, 7 escaños; PSN, 7 escaños (dos menos); PPN, 2 escaños (dos menos), e Izquierda-Ezkerra, 2 escaños (uno menos).

Con este resultado, si se produjera el acuerdo para un Gobierno distinto al de UPN , la candidata de Geroa Bai, Uxue Barkos, podría ser la aspirante a presidir Navarra en una sesión de investidura, al ser la fuerza más votada de entre las cuatro que deberían ponerse de acuerdo.

En cualquier caso, la formación del Gobierno de Navarra todavía está en el aire, teniendo en cuenta además los antecedentes de otras elecciones, en los que se han prolongado durante semanas e incluso meses las negociaciones para la conformación del Gobierno foral.

La diferencia sustancial en esta ocasión es que el Gobierno alternativo ya no depende de la posición del PSN, que en otras ocasiones finalmente decidió echarse, asumiendo el veto que daba la dirección federal del PSOE a este tipo de pactos en los que estaba incluida la izquierda abertzale.

Los partidos navarros tienen tiempo hasta el 24 de agosto para ponerse de acuerdo. De lo contrario, será necesario convocar de nuevo elecciones para facilitar la formación del nuevo Gobierno de Navarra.

La situación del Parlamento de Navarra se puede extrapolar también a Pamplona, donde UPN ha logrado diez concejales (uno menos que en 2011) y ha ganado las elecciones, pero un acuerdo entre EH Bildu, Geroa Bai, Aranzadi e Izquierda-Ezkerra le desbancaría de la Alcaldía.

UPN podría perder la alcaldía de Pamplona

UPN ha ganado las elecciones al Ayuntamiento de Pamplona con diez concejales, uno menos que los que logró en 2011, pero podría perder la Alcaldía, puesto que no tendría apoyos suficientes para llegar a los 14 escaños que le asegurarían la mayoría absoluta.

Un acuerdo entre EH Bildu, Geroa Bai, Aranzadi e Izquierda-Ezkerra le desbancaría de la Alcaldía. En concreto, EH Bildu y Geroa Bai han conseguido cinco concejales cada uno. Por su parte, Aranzadi, la agrupación apoyada por Podemos, irrumpe en el Ayuntamiento con tres ediles, mientras que Izquierda-Ezkerra mantiene el concejal que ha ostentado en la última legislatura. Por tanto, la suma de los cuatro daría los 14 escaños de la mayoría absoluta.

UPN, pese a sumar el doble de concejales que el segundo partido, sólo podría esperar contar como aliado con el PSN, que ha logrado tres ediles, pero esta suma sería insuficiente. Además, los socialistas han venido manifestando durante la campaña que no querían pactar con los regionalistas.

De la misma forma, el hecho de que el Partido Popular y Ciudadanos no hayan llegado al 5 por ciento de votos y por tanto no hayan logrado representación ha penalizado también a UPN, que se ha quedado sin dos posibles aliados.

De esta forma, si el citado acuerdo de cuatro partidos se materializara, UPN perdería el Ayuntamiento de Pamplona tras cuatro legislaturas consecutivas de gobierno regionalista, las tres primeras con Yolanda Barcina y la última con Enrique Maya, que optaba a la reelección también en estos comicios.

Si el acuerdo multipartito respeta el número de concejales obtenidos por cada partido, la Alcaldía podría recaer en el candidato de EH Bildu, Joseba Asirón, que ha logrado cinco concejales. La candidatura de Geroa Bai, encabezada por Itziar Gómez, ha logrado también cinco concejales, pero ha sumado menos papeletas.