Diario Vasco
Diego Galán y Carmen Machi, ayer en la presentación del documental 'Manda huevos'.
Diego Galán y Carmen Machi, ayer en la presentación del documental 'Manda huevos'. / USOZ

Zinemaldia: El machismo español, según Diego Galán

  • FESTIVAL DE CINE DE SAN SEBASTIÁN - ZINEMALDIA

  • El cineasta y exdirector del Zinemaldia recorre en 'Manda huevos' la imagen del hombre en la historia del cine hispano

Podía haberse llamado 'Cosas de hombres'. De hecho, ese iba a ser su título. Pero Diego Galán se declinó al final por 'Manda huevos'. «Definitivamente, es mucho mejor», decidió. El cineasta presentó ayer en el Festival de San Sebastián su último documental, un resumen irónico y divertido sobre la imagen del hombre en la historia del cine español, «desde principios de los cuarenta, cuando los hombres tenían que ser mitad monjes mitad soldados, hasta hoy».

'Manda huevos', enmarcada en las Proyecciones Especiales de la Sección Oficial y fuera de concurso, aborda en retazos de hasta 200 películas temas como la homosexualidad, la virilidad o el acoso infantil y sirve como espejo del anterior filme 'Con la pata quebrada' (2013), en el que Galán sintetizó cómo el cine español había representado a la mujer desde los años treinta hasta la actualidad. «La intención era, con la disculpa del hombre, contar la historia del país», precisó el director.

La voz de Carmen Machi hilvana los fragmentos de trabajos cinematográficos como 'Forja de almas' (1943), 'Operación Orco' (1973), 'La Señora de Fátima', 'San Jeromín' (1953) o de películas de Paco Martínez Soria, entre otras muchas, para analizar la realidad social, el hambre, el pluriempleo, el turismo, el piropo, la mili, el maltrato y el machismo.

«Desde el principio tuve claro que Carmen sería la narradora de esta historia. Por su fuerza dramática, su voz de batalla, rota y no de señorita distinguida y por su sentido del humor», reconoció Galán.

Para la actriz «no ha sido tarea fácil poner las imágenes en palabras. Hay que ser coherente y consecuente con las imágenes que se van a ver». Sin embargo, tras dos años de trabajo, Carmen Machi se mostró ayer «muy contenta» con el resultado: «Esta película es un regalazo, ahora siento más que nunca que formo parte del cine español».

«El humor es fundamental»

El humor es el ingrediente principal de 'Manda huevos'. «Es fundamental en todo y más en nuestro caso», indicó el cineasta, que ha tratado la historia del cine español en varios libros y en las series de TVE 'Memorias del cine español' y 'Queridos cómicos'.

«Nuestra historia es tan tremenda y brutal que como no nos distanciemos de ella con un poco de humor nos saldría una película tristísima», sostuvo Galán que dirigió el Festival de Cine de San Sebastián durante diez años y formó parte del Comité de Organización hasta el 2010. «En el 86 teníamos problemas para llenar el Victoria Eugenia, teníamos que regalar las entradas. Fue una aventura cautivar a la ciudad, a la prensa...Y ahora es una satisfacción verlo así de abarrotado, quizá demasiado», recordó y agregó que «no es lo mismo» asumir el embolado de la dirección que presentar una película en el Zinemaldia. «Pero en ambos lados de la barrera se ha sentido bien», expresó.

Éxito en Francia

Ni 'Manda huevos' ni 'Con la pata quebrada' tienen distribuidor en España y la primera solo se exhibió en Francia -se estrenó en el Festival de Cannes-, «algo sorprendente porque la película es muy española», lamentó ayer el realizador que puso en valor el interés didáctico que ambos documentales pueden tener en la juventud actual para que vean «qué hemos sido. En Francia ponen el documental en los colegios e institutos, porque habla sobre el machismo y sobre la represión sexual, entre otras cosas. Es curioso, pero a los franceses les encantó la película».

De hecho, fue un galo quien lo animó a prolongar su primer trabajo. «No tenía en mente hacer una continuación de 'Con la pata quebrada' hasta que un escritor francés me lo sugirió», sostuvo ayer.

«En un principio deseché el planteamiento porque me pareció inoportuno y pensé que eran las mujeres las que tenían una lucha colectiva». Pero la propuesta dio vueltas en su cabeza hasta que convenció a Enrique Cerezo y El Deseo para que la produjeran, al igual que su anterior filme. «Pensé que podría ser una buena oportunidad de hablar de cómo fue y cómo es nuestro país», añadió.