El Coro Filarmónico de Praga vuelve cuatro años después a por su cuarta victoria

Los miembros de Prague Philharmonic Children's Choir, durante su ensayo el miércoles por la mañana en el escenario del Leidor./IÑIGO ROYO
Los miembros de Prague Philharmonic Children's Choir, durante su ensayo el miércoles por la mañana en el escenario del Leidor. / IÑIGO ROYO

El coro checo infantil mantiene su objetivo de buscar una voz natural, y ha ganado el concurso de Tolosa en tres ocasiones: en 1998, 2008 y 2013

ELENE ARANDIATOLOSA.

Caracterizada por su claridad y entonación, Prague Philharmonic Children's Choir se encuentra de nuevo en Tolosa después de cuatro años. Se trata de uno de los coros infantiles más importantes de la República Checa, fundado en 1932 por Jan Kuhn. Desde sus inicios, ha llegado a ser conocido no solo en Europa sino también en Japón, Estados Unidos, Canadá, México, Singapur o Malasia.

Actualmente, lo dirige Petr Louženský, parte de la nueva generación de directores. «Relajado» se encontraba al término de su ensayo el miércoles en el Leidor. «He escuchado bien al coro, con un buen sonido, y tengo la esperanza de que serán capaces de expresarlo todo a través de la música. Tienes entre diez y quince minutos para ensayar, pero intentas probar todo lo que puedes. Es muy difícil escoger qué parte de la competición vas a cantar, porque no dispones de mucho tiempo. Intentas sentirte a gusto, el sonido de sala es excelente, una experiencia emocionante».

El coro ha participado regularmente en prestigiosos festivales, colabora con orquestas, la ópera estatal de Praga, estuvo afiliado a la Filarmónica Checa durante los años 1952 a 1992, y su discografía comprende más de 50 títulos. El director incide en el carácter de esta categoría. «Desde la última 2013, solo cuatro chicas de entonces compiten este año en Tolosa. El 95% de los miembros es nuevo y solo tres o cuatro se mantienen, por lo que cada cuatro años en esta categoría contamos con un coro completamente nuevo», añade.

Su objetivo inicial era enseñar a los niños a cantar, cultivar en ellos una voz natural y cultivada sin comprometer la entonación y la precisión rítmica. «Tratamos de recomponer el sonido original de la voz de los ángeles con luces naturales y puras. En definitiva, la idea que todos tenemos en mente sobre la voz de los ángeles. Contamos con la ayuda de varios profesores de canto que nos ayudan a seguir mejorando las habilidades de los jóvenes, y tratamos de obedecer las reglas para conseguir una perfecta entonación, un ritmo adecuado, una buena pronunciación y, por supuesto, claridad en la voz», cuenta el director.

Al tiempo que se celebra el certamen, se organizan conciertos en otros lugares de nuestra geografía, y desde su llegada ha ofrecido dos. Mañana se dirigirá a Los Arcos (Navarra). A su vez, el pasado miércoles actuó en el nombramiento del CIT como nuevo amigo de la Real Sociedad Bascongada, con la interpretación de 'Ikusten duzu' en euskera, un arreglo de Josu Elberdin composición que todos los coros infantiles deberán interpretar mañana obligatoriamente, y 'Hoj, hura hoj' de Otmar Macha, canción rural de pastores cantada. «No nos ha resultado muy difícil aprender a cantar en euskera, ya que el checo tiene una gran riqueza de sonidos, varias vocales y consonantes que son difíciles de pronunciar. Hemos tratado de buscar la correcta pronunciación. Todos intentamos traer algo tradicional de nuestro país, un factor interesante y fascinante, ya que te encuentras con una gran mezcla de culturas», dice el director.

La extraordinaria reputación de esta coral ha sido reconocida por numerosos premios oficiales, obteniendo en tres ocasiones el primer premio del concurso de Tolosa: en 1998, 2008 y 2013, siendo el primer coro en obtener dicho éxito. «Hasta el sábado, tenemos que seguir mejorando nuestras habilidades, ya que el repertorio del sábado tiene que ser el mejor de los mejores. Hemos ganado en tres ocasiones, pero queremos volver a ganar», concluye.

Fotos

Vídeos