Toda una vida de cocina y barra

Buen menú. En homenaje a Antxon Basabe y Adela Salvatierra, los Golden Apple Quartet se vistieron de cocineros e incluyeron 'El Menú' en su repertorio.
Buen menú. En homenaje a Antxon Basabe y Adela Salvatierra, los Golden Apple Quartet se vistieron de cocineros e incluyeron 'El Menú' en su repertorio. / FOTOS FERNANDO DE LA HERA

Antxon Basabe y Adela Salvatierra reciben el homenaje de familia, amigos y clientes en el Gaztelumendi

MARÍA JOSÉ ATIENZA IRUN.

¿Qué hacían los Golden Apple Quartet, micrófono en mano, vestidos de cocineros, seguidos por un cámara y varios fotógrafos y paseándose por la terraza del bar Gaztelumendi? No estaban rodando una comedia musical a la irunesa, en plena plaza de San Juan. Participaban, en la tarde-noche del pasado jueves, en el homenaje sorpresa a dos grandes de la hostelería de la ciudad: el matrimonio formado por Adela Salvatierra y Antxon Basabe. Este año se ha celebrado el 75 aniversario del 'Gaztelu', a cuya barra y cocina dedicaron Adela y Antxon más de cuatro décadas de sus vidas.

Familiares, amigos, compañeros de trabajo de los viejos tiempos, colegas de barras y fogones, proveedores y clientes de toda la vida se dieron cita en la terraza del bar para homenajear a este dúo, que desde hace años vive su jubilación en Allo, la localidad de Tierra Estella, de la que es natural Adela. Ángela Basabe, hija de la pareja y actual responsable del negocio hostelero, ejerció de maestra de ceremonias en este reconocimiento, al que asistieron amigos ilustres del mundo de la gastronomía, como Luis Irizar, Inaxio Muguruza, Ramón Roteta, Asier Alkalde, David Rodríguez e Iñaki Andrade, entre otros.

Reencuentros, besos, abrazos... El veterano matrimonio vivió el homenaje con mucha emoción. «Ha sido una cosa muy grande, muy grande», decía Adela, sujetando la lágrima a duras penas. «Tengo a mi marido en unas circunstancias complicadas para venir. He venido un poco a regañadientes, pero ahora me alegro muchísimo de estar aquí. Estoy superencantada y superagradecida».

Aquella brava camarera que ponía firmes a los txikiteros recuerda «como si fuera hoy» su estreno tras la barra del 'Gaztelu', a principios de los 70. «¿Cómo no me voy a acordar? Empezamos los dos casi solos, con gente que nos quiso ayudar, sobre todo los Gaztelumendi, que nos ayudaron muchísimo, muchísimo y luego nosotros, que lo dimos todo. Ahora está mi hija, dándolo todo también, por sus padres y por el negocio y estamos superorgullosos».

Un poco abrumado por la cantidad de gente que acudió a saludarle, Antxon tenía «todos los recuerdos en la cabeza, pero no sé contarlos. Trabajamos mucho», decía. «Era de manera distinta a la de ahora. La gente era más humilde y, digamos que había de dos colores. Yo tuve la suerte de caer bien en el pueblo y siempre he estado contento allí donde he puesto el corazón». Algo que añora este veterano cocinero es «lo que se cantaba antes en los bares. Había algunos que cantaban muy bien y a mí me gustaba mucho cantar con ellos y escucharles».

Los Golden Apple Quartet fueron un regalo para Antxon y para todo el público que se sumó al homenaje. Tras el lunch servido en la terraza, el cuarteto volvió a salir a escena para ofrecer un divertido y muy aplaudido concierto, que concluyó, faltaría más, con 'El Menú'.

Ángela Basabe agradeció a todos los asistentes su presencia y sus muestras de afecto y recordó, «para quienes se hayan quedado con ganas de más Golden Apple Quartet», que el próximo día 25 presentarán su espectáculo 'Mundo intrépido', en la plaza Urdanibia.

Fotos

Vídeos