El temporal de viento ocasionó incidencias en varios puntos

La Policía Local reabre el tráfico en la calle Errenteria tras la actuación de los bomberos.
/F. DE LA HERA
La Policía Local reabre el tráfico en la calle Errenteria tras la actuación de los bomberos. / F. DE LA HERA

Ramas, árboles y varios adornos navideños cayeron, aunque el mayor problema lo generaron unas planchas de la fachada de un inmueble en San Miguel

IÑIGO MORONDO IRUN.

El aviso amarillo por el paso de la borrasca Bruno que se activó desde las primeras horas de ayer se demostró justificado. El intenso viento, que llegó a alcanzar los 137 kilómetros por hora en la estación meteorológica de Jaizkibel, dejó un largo parte de incidencias en Irun, aunque en la mayoría de los casos causaron escaso perjuicio y en ninguno de ellos hubo que lamentar daños personales.

Varias señales de tráfico acabaron en el suelo en diversos barrios y en Ventas, en la glorieta de Porcelanas, un cartel doblado por el viento obligó a cerrar el paso por una acera para evitar riesgos. Ramas caídas en la barriada de Jaizubia-Urdanibia, en la zona de la avenida de Gipuzkoa y en el barrio de San Miguel provocaron desperfectos leves en algunos vehículos estacionados y requirieron continuas actuaciones de los agentes de la Policía Local y de los voluntarios de Protección Civil.

También hubo árboles que provocaron incidencias, como los que cedieron y cayeron hasta apoyarse en la fachada del edificio de Emigración, en San Miguel. Las placas exteriores de los muros de este inmueble se encuentran en bastante mal estado y protegidas por una malla por lo que fue necesario que los bomberos actuaran.

Los vientos durante el día de ayer y la noche previa llegaron a superar los 130 km/h en Jaizkibel

Unidades del Parque de Bomberos del Bidasoa tuvieron que desplazarse también a otro punto cercano, en la calle Errenteria del mismo barrio de San Miguel, para retirar las placas de una parte de la fachada de un inmueble que el viento había desprendido. Para llevar a cabo esa tarea fue necesario cortar la calle al tráfico por la mañana durante varias horas.

También se registraron algunas incidencias leves con el alumbrado navideño en algunos puntos de la ciudad, aunque en la mayoría de los casos no fueron más allá de tener que levantar adornos caídos, como los árboles de luz de la glorieta de Zubimuxu, al final de la calle Hondarribia. Uno de los incidentes más reseñables tuvo lugar en la calle Pinar, muy cerca de la referida rotonda. Allí, uno de los arcos decorativos se soltó de la fachada «hacia las cinco de la mañana», según un vecino de la zona y quedó apoyado sobre un coche y con el cable cruzando la calzada hasta que se retiró finalmente «cerca de las 9.00 horas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos