El proceso de participación sobre el espacio ferroviario comenzará en la primavera del año próximo

El Gobierno ha licitado la redacción de la ordenación de los suelos liberados por el Adif y cuenta con los vecinos para definir el proyecto

I.M. IRUN.

El proyecto de regeneración del actual espacio ferroviario de Irun, recientemente bautizado como Vía Irun, sigue dando pasos hacia la transformación física. Cuando el Adif anunció que aceptaba liberar de usos ligados al ferrocarril 35.000 m2 en el entorno de la calle Aduana, el área de Urbanismo vio luz verde para trabajar en la ordenación de ese suelo y otros casi 25.000 m2 en esa zona.

Desde entonces, en el área han venido preparando la documentación para contratar al equipo técnico que se encargará de diseñar el futuro de esta céntrica zona. Redactar los pliegos ha llevado tiempo «porque hablamos de un nuevo centro urbano para un horizonte muy largo y hay que hacer las cosas bien», explicó el alcalde, José Antonio Santano. «Queremos un equipo que sea profesional, multidisciplinar y que tenga experiencia en transformaciones urbanas de este calado».

Ayer se aprobaron las condiciones del contrato, con 212.000 euros para un trabajo de cuatro años que incluye la modificación del Plan General, el detalle de la ordenación y un proceso de participación ciudadana que marque la pauta del proyecto.

Un comité de expertos elegirá

El modelo de contratación variará respecto al habitual. Al cierre del plazo de presentación de ofertas se analizarán todas las recibidas, pero en lugar de contratar una, se preseleccionarán cinco para que un comité de expertos decida cuál de ellas es la más adecuada. «Tanto desde el departamento de Contratación como desde Urbanismo nos propusieron hacerlo así y nos pareció bien», explicó el alcalde. El objetivo es que la decisión final se tome por criterios más técnicos relacionados con el proyecto. Para elegir la empresa ganadora el jurado contará con un ingeniero del Ayuntamiento, sendos responsables de los proyectos Bilbao Ría 2000 y Logroño Integración del Ferrocarril y varios técnicos del área de Urbanismo.

«Contamos con tener al equipo elegido para enero, quizá a finales de ese mes. Lo primero que harán será formular un avance, unos criterios y objetivos y a partir de ahí, en primavera, comenzar con el proceso de participación». Santano detalló que afrontar tan temprano la consulta vecinal se ha contrastado con el resto de grupos municipales y se debe a que «queremos partir, prácticamente, de un folio en blanco: escuchar a los ciudadanos, a las empresas; saber qué piensan, cómo creen que se puede aprovechar mejor ese espacio, si debe tener más peso lo económico, si deben prevalecer los equipamientos... Aquí no queremos presentar a los ciudadanos tres ideas para que elijan o un anteproyecto para que digan esto sí o aquello no». El Gobierno ha apostado, desde el origen del proyecto, por una fórmula de usos mixtos «para que no sea una operación residencial. Pero dentro de esta idea hay muchísimo margen». El alcalde subrayó la importancia de afrontar este proyecto «con cabeza, y por eso queremos un equipo profesional, pero también con corazón. Para eso es importante despertar la ilusión de la ciudad y que participe en el diseño futuro de este espacio».

Santano mostró su confianza en que en cosa de dos años se haya culminado todo el proceso administrativo y poco después se puedan empezar a ver máquinas.

Fotos

Vídeos