Pilar Fatás: «Museos e investigadores divulgamos ahora la arqueología de otra manera»

Pilar Fatás, presidenta del jurado del Ficab, en uno de los pasillos del Museo Oiasso./F. DE LA HERA
Pilar Fatás, presidenta del jurado del Ficab, en uno de los pasillos del Museo Oiasso. / F. DE LA HERA
Pilar Fatás, presidenta del jurado del Ficab y directora del Museo de Altamira

IÑIGO MORONDOIRUN.

Pilar Fatás ha asumido este año la responsabilidad de presidir el jurado del Ficab, tarea que hasta ahora sólo había desempeñado el catedrático de Historia Antigua de la UPV, Juan Santos Yanguas. Intervino en la gala de apertura del lunes donde dijo que había sido «una tarea intensa y gratificante».

-¿Por qué eligió esas dos palabras?

Sección Educativa
11.00 horas
'Handa y Woopa'. S. Kowlczyk; F. Rivère. Francia. 40'.
11.40
'Un nuevo petroglifo en Campo Lameiro'. Lukas Santiago. España. 14'.
11.55
'Romanización, gobierno y territorio'. S. Pereira. Portugal. 6'.
12.00
'Paseo por Nemausus'. Marc Azéma. Francia. 10'.
Sección CBA
17.00
'La cruz y la corona'. Zdzistaw Cozac. Polonia. 52'.
17.50
'Quivira: conquistadores de las llanuras'. Teal Grayhavens. Estados Unidos. 28'.
Sección Oficial
19.00
'Mi casa en Boroo Gol: cinco arqueólogos suizos en Mongolia'. Caroline Briner. Suiza. 72'.
20.10
'Un descubrimiento asombroso en Brasil: los primeros americanos'. Peter Prestel, Saskia Weisheit. Alemania. 44'.

-Visualizar las 35 películas fue un trabajo intenso porque se hace con los cinco sentidos, prestando mucha atención, volviendo atrás para ver detalles... Y lo haces, claro, fuera de tu jornada laboral, aprovechando huequitos. Pero fue muy gratificante ver que hay tantas películas y que son sólo la mitad de las que recibió el festival. Me ha sorprendido el alto nivel general. En los últimos años se ha mejorado mucho, quizá porque la tecnología facilita hacer cosas de más calidad con menos recursos. Y me ha sorprendido el avance en el interés de los arqueólogos por divulgar, por contar no sólo los resultados sino el proceso de investigación.

-¿El cambio en la vocación divulgadora se percibe también más allá del cine arqueológico?

-Es una tendencia general que desde los museos percibimos porque somos una de las herramientas principales de divulgación de la investigación. La investigación en los museos es un pilar, pero no la investigación en sí misma y por sí misma, sino para divulgar el conocimiento que genera. En las dos últimas décadas, los museos de arqueología hemos avanzado mucho en ese sentido. Lo positivo del Ficab es ver que también los propios profesionales de la investigación contribuyen con películas como éstas a dar a conocer la profesión, a explicar las preguntas que nos planteamos y cómo intentamos responderlas. Y lo hacen en un lenguaje amable y asequible para todos los públicos; no son obras de investigadores sólo para investigadores.

-También cuentan con grandes profesionales de lo audiovisual.

-Sí, productoras, buenos realizadores... Me ha sorprendido el apoyo de muchas televisiones, de España y del extranjero, sobre todo de Francia, lo que da lugar a muchas producciones y de un nivel altísimo. Me alegra ver que este trabajo arqueológico, que obviamente a mí me parece apasionante, atrae también el interés de productoras y televisiones para darlo a conocer.

-Sin embargo, en 17 años de Ficab, no hemos podido ver nada de Altamira...

-Cierto. Últimamente no se han hecho grandes producciones sobre Altamira. Se hicieron productos muy interesantes y de muy buena calidad para la inauguración del museo, que coincidió con la puesta en marcha del Ficab, en 2001, y en ese momento no surgió. Una lástima, porque eran audiovisuales rodados en cine, con un concepto muy pionero para aquellos años en forma y en contenido, en cómo contamos la prehistoria. Se pueden ver en Altamira, porque junto a los museos de arqueología de Alicante y Madrid, allí empezamos a contar la arqueología de otra manera, no ya tanto con grandes colecciones de objetos encontrados, sino seleccionando unos pocos a partir de los cuales explicar cómo se fabricaban, cómo se usaban... En esa línea, más cercana al visitante, y desarrollando actividades culturales y educativas, los museos han ido cambiando para formar parte de los hábitos de ocio de la sociedad. También es el caso de Oiasso.

-Sí, pero nuestro museo ya lo conocemos. Háblenos del suyo.

-El Museo de Altamira ofrece la posibilidad de conocer el primer arte de la humanidad, el arte rupestre del paleolítico. La visita a la cueva está muy restringida, así que en el museo se construyó una reproducción que se recorre en una visita guiada para conocer los secretos del arte rupestre. Eso se complementa con una exposición que cuenta quiénes eran las personas que habitaron allí y realizaron ese arte, cómo era su vida, su día a día... Todo acompañado con actividades para niños y adultos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos