La obra del futuro centro nocturno se adjudica con mejora en precio y plazo

Entrada al edificio que albergó el antiguo hospital que albergará eñ centro de noche. / F. DE LA HERA
Entrada al edificio que albergó el antiguo hospital que albergará eñ centro de noche. / F. DE LA HERA

La empresa Lurgoien ha rebajado el coste del máximo ofertado de 475.000 a 383.680 y el plazo de construcción de cinco meses a cuatro

IÑIGO MORONDO IRUN.

El Ayuntamiento tiene la obligación de disponer de un recurso en el que puedan pernoctar personas sin hogar, según las competencias que distribuyó el llamado Decreto de Cartera de Servicios y Prestaciones. Tras estudiar espacios similares de otros municipios, decidirse por una ubicación y redactar el proyecto técnico, el Gobierno municipal sacó a concurso en septiembre la obra para acondicionar su centro nocturno en las instalaciones del antiguo hospital, en unos locales en desuso junto al Comedor Social que antaño utlizaba la asociación Gure Altxor antes de trasladarse al Centro Social Iraso.

El objetivo entonces era adjudicar el contrato en enero y poder disponer de las nuevas instalaciones para equiparlas convenientemente a partir de junio o julio tras cinco meses de obra. Los plazos ya se han acortado adjudicando las obras antes de cerrar el año a la empresa Lurgoien, pero ésta, además, los ha reducido más con una previsión de cuatro meses hasta la conclusión de los trabajos. También ha planteado una importante rebaja en el precio, que era de 475.000 euros como máximo y se ha quedado en 383.680.

De momento, y mientras las temperaturas mínimas caigan por debajo de los 8 grados, el Ayuntamiento seguirá utilizando otra sala del antiguo hospital, equipada con hamacas, para que nadie tenga que dormir en la calle pero esta solución eventual afronta, ahora sí, su último invierno en el formato actual.

Mejora y complementariedad

La delegada de Obras del Ayuntamiento, Cristina Laborda, recordó que el futuro centro nocturno contará «con cuatro habitaciones de cuatro camas cada una y otras dos de dos camas que estarán adaptadas para personas con dificultades en cuanto a su movilidad. Un total de 20 plazas», que estarán en servicio durante todo el año. Se habilitará una tercera sala, dotada de nueve hamacas, servirá ampliar plazas cuando, como ahora, se active el dispositivo de frío por que la temperatura vaya a bajar de los ocho grados. Estas nuevas instalaciones contarán también con servicios y duchas.

Formar parte del mismo edificio que el Comedor Social y Punto de Encuentro permitirá que los diferentes servicios se coordinen mejorando las prestaciones. Así, por ejemplo, el comedor se podrá utilizar para ofrecer los desayunos a quienes pernocten en el centro «y también podremos utilizar la misma recepción para las diferentes instalaciones», comentó Laborda.

Según la concejala el nuevo recurso municipal «es muy necesario porque ampliará los servicios que vamos a poder prestar a las personas en exclusión y en situación de mayor vulnerabilidad, asegurando los derechos más básicos a todas las personas de Irun o que se acerquen a nuestra ciudad».

A lo largo de los próximos meses, el Gobierno deberá definir la gestión de este servicio. Aunque en su día se anunció que el sistema será similar al que emplean otros municipios en centros similares, habrán de detallarse diversas cuestiones que han venido generando polémicas en algunos de esos servicios como los criterios para priorizar usuarios, las estancias máximas o los turnos de rotación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos