María José Noain: «Comparto totalmente el palmarés de este año y eso no siempre pasa»

Buen 'estreno'. Noain en Oiasso con el cartel del Ficab./F. DE LA HERA
Buen 'estreno'. Noain en Oiasso con el cartel del Ficab. / F. DE LA HERA
María José Noain, directora del Ficab'17

Tras diez años como secretaria del festival de cine arqueológico, Noain se ha estrenado en la dirección en una de las ediciones más brillantes

IÑIGO MORONDOIRUN.

La nueva directora del Festival de Cine Arqueológico del Bidasoa, María José Noain, ha sido secretaria del certamen durante una década antes de tomar este año el relevo de Mertxe Urteaga en el cargo de máxima responsabilidad. «Compartía con ella la mayor parte del trabajo y la dinámica no ha cambiado, los objetivos del Ficab siguen siendo los mismos. Sí echo de menos que no esté Mertxe tomando las decisiones difíciles en última instancia, pero me he sentido muy arropada por el equipo del museo: la directora, Cristina Aguirre; la nueva responsable científica, Elena Torregaray, más Itxaso Bikuña e Idoia Castro con la Sección Educativa». De la mano del área de Cultura del Ayuntamiento, han organizado el que probablemente es el mejor Ficab hasta la fecha.

-Empecemos por el final. ¿Está satisfecha con cómo se han repartido los premios?

-Comparto totalmente el palmarés, cosa que no siempre pasa. 'La tumba de Gengis Kan', el Gran Premio del jurado, es fantástica, con unos medios increíbles y un punto de provocación, porque identifican la tumba pero sin excavación arqueológica que lo ratifique. El Premio Arkeolan a 'La Pompeya británica de la Edad de Bronce' me encantó porque, al margen de la importancia de lo descubierto y de cómo lo explica y contextualiza, es un yacimiento que me recuerda al del puerto de Oiasso por cómo se han conservado restos biológicos en niveles de barro anaeróbicos. Y el Premio del Público para Cervantes lo intuí ya el lunes viendo lo entusiasmada que la gente salió de la proyección. Todo ayudaba: el tema, la presencia de Paco Etxeberria, la representación de Cervantes que hace Ramón Barea (su discusión con Lope de Vega es sencillamente genial)... hasta el detalle de que se vieran bolsas de Alkain. Y eso que, como con Gengis Kan, los resultados tampoco son concluyentes.

-Este año hubo también una mención especial, a 'Luz bajo la tierra: la destrucción de Cholula'.

-No estaba previsto. Fue una decisión que tomó el jurado y me pareció perfecta. Hay películas que, por metraje y presupuesto, difícilmente pueden optar al Gran Premio ni al del público. Pero ese documental pone sobre la mesa valores importantes como la necesidad de proteger el patrimonio frente al desarrollismo urbanístico por la importancia que tiene para construir la memoria histórica y la identidad de un pueblo. Fue un acierto que el jurado la destacara.

-El Ficab empezó con Eudald Carbonell (codirector de Atapuerca) y Pilar Fatás (directora de Altamira) y terminó con Paco Etxeberria en la ceremonia de clausura.

-Lo importante del festival es la calidad de lo que se proyecta y la asistencia del público; si hay nombres que nos ayudan a tener mayor repercusión, bienvenidos sean. Lo de Carbonell y Par, como lo de los miembros del jurado, sí es un trabajo de todo el equipo del festival. Lo de Paco Etxeberria sólo es posible porque el público da su premio a ese documental. El viernes a las diez de la noche, tras recontar los votos, hablé con el director, Javier Balaguer. Trató de buscar un vuelo para venir, pero no tenía combinación posible. Un poco él y otro tanto yo, nos planteamos lo de Paco y no podemos sino estar agradecidos por que con tan poco tiempo y con la agenda que tiene que tener, decidiera venir a Irun.

«La colaboración con Orona se mantendrá para el año que viene. Seguimos en la idea de tejer redes»

-Carbonell, por su parte, tuvo dos encuentros con el público, en el Amaia y en Orona, y salió encantado de ambos

-Nosotros también. Carbonell es fantástico, es conocido y nos dejó obnubilados. Pero reivindico también a Alfonso Par (director del documental en el que salía Carbonell): la visión que aportó, las anécdotas del rodaje... El diálogo a tres bandas entre Carbonell, Par y el público fue impagable. En Orona nos vino una chica de unos 17 años preguntando a quién tenía que dar las gracias por haber llevado ese documental y ese coloquio. Se había visto totalmente reflejada, estaba emocionada por la película y por haber conocido a Carbonell. Me conmovió.

-¿Continuará la colaboración con Orona en 2018?

-El Ficab quiere afianzarse en Irun pero sigue con vocación de tejer redes más allá. Parece que con Orona seguiremos colaborando y saberlo con tiempo nos permite prepararlo mejor. La postura, consensuada con Cristina Aguirre, es mantener la Sección Educativa y creemos que, en ese sentido, Orona es importante porque nos permite llegar a otros perfiles de alumnado y a otras comarcas (Donostialdea, Buruntzaldea). Pero no cierra las puertas a otros espacios; eso depende más del material que recibamos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos