El Ficab se despide con sus premios y la comedia clásica francesa 'Piel de asno'

Clásico francés. Catherine Deneuve, en una escena de la película, vistiendo la piel del asno mágico.
/
Clásico francés. Catherine Deneuve, en una escena de la película, vistiendo la piel del asno mágico.

La gala de clausura se traslada este año al Amaia para proyectar después la película cuyo set de rodaje se desenterró en uno de los documentales que el festival ha mostrado

IÑIGO MORONDO IRUN.

El Festival de Cine Arqueológico del Bidasoa cierra hoy una edición muy especial. Cada Ficab tiene su punto diferencial, imprevisible además, pues no depende tanto de los deseos e intenciones de la afanada organización como de lo que los profesionales del documental arqueológico e histórico hayan podido producir en el año previo. Alrededor de ese contexto surgen posibilidades que se combinan con otras circunstancias para dar forma a una nueva edición, siempre tan parecida y tan distinta de las anteriores.

El Ficab ha ido creciendo en secciones, en número de películas, en escenarios, en invitados... Atrás quedaron los primeros años, en los que las responsables del festival rebuscaban por Europa documentales con los que conformar el programa. Ahora los reciben por decenas de cada rincón del mundo y apenas pueden mostrar la mitad, lo que permite seguir elevando la calidad de las sesiones de proyección

Entrega de premios
18.30 horas
Entrega de premios: Gran Premio del jurado del festival (2.000 euros), Premio del Público (1.000 euros) y Premio a la Divulgación Científica de Arkeolan.
Proyección de 'Piel de asno'
19.00 horas
Con entrada gratuita, se proyecta la película francesa de 1970, 'Piel de asno', protagonizada por Catherine Deneuve y basada en el cuento homónimo de Perrault. Proyección doblada al castellano.

Durante estos años, interesantes personalidades han venido a Irun: Marc Azéma (doctor en prehistoria francés que aparece siempre como director de varias piezas en cada edición del Ficab), José Manuel Novoa y Javier Trueba (dos de los más reconocidos directores de documental arqueológico de España), Jessica Glass (editora estadounidense de un documental producido por el Metropolitan Museum de Nueva York)... Este año la visita de excepción la han protagonizado Eudald Carbonell (uno de los directores del yacimiento de Atapuerca) y Alfonso Par (director del documental en el que aparecía Carbonell).

Otra peculiaridad de este Ficab'17 es la película comercial con la que se clausura hoy. La organización ha movido la entrega de premios de su escenario habitual, en el Museo Oiasso, al auditorio del Amaia para que, tras anunciar los galardones, se proyecte 'Piel de asno', una comedia francesa de 1970, protagonizada por Catherine Deneuve y dirigida por Jacques Demy.

No es la primera vez que el Ficab echa el telón con una película lúdica, pero llama la atención esta elección: una cinta francesa de hace casi 40 años, orientada al público familiar y que, a priori, carece de conexión alguna con la historia o la arqueología. Su proyección viene motivada por la presencia en el programa de este año de 'Piel de alma', un documental que el miércoles se pudo ver dentro de la Sección CBA.

Posiblemente 'Piel de alma' no se lleve ningún premio hoy, pero seguro que quedará en el recuerdo de las personas que acudieron a verlo. Para bien o para mal, es un documental que no deja indiferente a nadie.

Para poner en situación a quienes no lo han visto, la película narra la experiencia de Oliver Weller, arqueólogo francés, que con sistemas, materiales y personal arqueológicos excava los terrenos de un palacio, propiedad de un amigo, en los que se rodó 'Piel de asno'. Él y su equipo de jóvenes estudiantes de arqueología van hallando evidencias que les permiten ubicar, en pleno bosque, diversos escenarios de la película. «Es de una calidad pésima y esto no debió pasar el filtro del festival porque no es arqueología lo que hacen», valoraba una de las espectadoras que lo vio en el CBA. «Siento que he perdido una hora de mi tiempo».

Algo parecido pensó el ministerio de Cultura francés, que en respuesta al permiso que solicitó Weller, respondió que no se podía considerar arqueología. «Habrá que buscar cuál es el límite entre lo que es arqueología y lo que no», decía otro arqueólogo que participaba en el documental. «Una excavación en un campo de la posguerra mundial de 1949 sí tuvo esa consideración, así que en algún lugar entre 1949 y 1970 es donde está situado el límite para nuestro gobierno», ironizaba. Hay mucha retranca en la hora y media de metraje, hay símbología surrealista e, incluso, una frase manifiestamente provocadora: «Está bien que hagáis seriamente una cosa absurda».

Más allá del motivo de fondo, más allá incluso de la anécdota de que buscando escenografía encuentren un sílex tallado del paleolítico, lo cierto es que 'Piel de alma' no es ninguna broma. Con la excusa de la excavación, Weller visita a participantes en el rodaje, autoridades en literatura francesa, historiadoras de la transmisión oral... Se enreda tan gustoso en los arbustos y helechos del bosque donde se filmó la cinta como en las explicaciones de los mejores expertos de su país. Así desgrana la labor del director de la película, Jacques Demy, en un análisis profundo de las motivaciones que guarda el celuloide, algunas muy escondidas, otras menos sutiles. Pero va mucho más allá en la investigación: 'Piel de asno', el cuento de Perrault que motivó la película, está basado en realidad en una de las historias de un antiquísimo recopilatorio napolitano que, a su vez, la recogió de la tradición oral. «El mundo es viejo, pero quiere divertirse como un niño», se dice en el documental, al que cabe discutir su cualidad arqueológica, pero no su calidad técnica ni las profundas cuestiones filosóficas que plantea.

La premisa de la historia, un rey que al morir la reina decide que quiere casarse con su hija, quizá nos parezca fuerte para una película infatil a día de hoy. «Ahora se edulcora todo para presentárselo a los niños», decía en el documental una experta. Cada versión de esta historia suavizó la anterior y, a pesar de ello, la cinta de Demy que se verá hoy, y que no deja de estar orientada a un público infantil, tiene una enorme carga de profundidad y potentes mensajes.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos