Buen arranque de 2018 con más de 200 peregrinos en marzo

I.M. IRUN.

El año pasado, el albergue de peregrinos de Irun batió su mejor registro de hospedajes elevando el listón hasta los 7.305. Desde que se abrió, esta ha sido la tónica: siempre más visitantes que el año anterior. Las razones: el buen hacer de Jacobi y de los muchísimos voluntarios que ejercen de hospitaleros; la progresiva ampliación de la temporada de apertura y el auge cada vez mayor del Camino del Norte, que entra a la península por Irun y aquí se bifurca en el Camino del Norte propiamente dicho (por Donostia y siguiendo la costa) y el Camino Vasco del Interior (por Oiartzun y Vitoria, hasta Burgos).

«El Camino Francés está saturado», decía Galzacorta sobre la ruta más conocida de la península, la que viaja desde Roncesvalles hasta Santiago de Compostela. «Eso hace que cada vez esté cogiendo mayor fuerza el Camino del Norte que empieza en Irun».

Es la razón fundamental por la que no se prevé que, de momento, la cifra de peregrinos que pasan por la ciudad vaya a descender. «Y no olvidemos que los que pernoctan en el albergue son sólo una parte. Muchos duermen en hostales de la ciudad». En cualquier caso, y a la espera de que con sus nuevas instalaciones el albergue vuelva a batir su récord, la temporada 2018 ha empezado prometedora. Los 179 peregrinos que durmieron en marzo de 2017 ya son más de 200 este año, si bien es cierto que la Semana Santa cayó íntegra en abril el pasado año y esta vez se ha repartido entre los dos meses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos