El bidegorri de Letxunborro ya tiene trazado

Nueva vía ciclista. Fotomontaje del aspecto del carril bici en el primer tramo de Letxunborro./
Nueva vía ciclista. Fotomontaje del aspecto del carril bici en el primer tramo de Letxunborro.

El Gobierno local ha sacado a concurso las obras para dotar a la avenida de carriles bici desde la glorieta de Puiana hasta Zubimusu

IÑIGO MORONDOIRUN.

El Plan de Movilidad Urbana Sostenible de 2011 planteó, entre otras cosas, una serie de medidas orientadas a facilitar la circulación en bicicleta por la ciudad. La implantación del Irun 30 tenía como uno de sus objetivos que las calzadas fueran un espacio de convivencia entre los vehículos a motor y los de pedales. Pero más allá de eso, el PMUS requería construir nuevos bidegorris en la ciudad para erigir una red que fuera útil.

Uno de los lugares clave del entramado de carriles bici es la avenida de Letxunborro. Primero porque es una de las pocas vías de la ciudad que no vio su velocidad máxima reducida a 30 por hora. Segundo porque está llamada a dar continuidad al tramo de carril bici que se ejecutó con la reurbanización de la calle Hondarribia. Tercero porque juega un papel en la conexión entre las tres ciudades del Txingudi.

«En la Mesa de Movilidad hemos dedicado mucho tiempo y mucho debate a buscar la mejor solución para la avenida de Letxunborro», explicaba ayer el alcalde, José Antonio Santano. Finalmente, la propuesta se elevó desde ese órgano consultivo a la Junta Local de Gobierno que en su cita de ayer la aprobó y sacó a concurso el contrato para ejecutar las obras. Así, se aprobó un gasto máximo de 393.732 euros para construir el bidegorri desde la glorieta de Puiana (la que da acceso desde la avenida hacia el Hospital Comarcal) hasta la de Zubimusu, donde Letxunborro se encuentra con la calle Hondarribia.

Dos soluciones distintas

Aproximadamente a medio camino entre las dos glorietas hay una tercera, la de Gibeanaka. Entre ésta y la de Zubimusu, la propuesta es que los bidegorris de ida y vuelta vayan juntos, con una anchura total de 2,40 metros, ocupando uno de los actuales carriles de tráfico ascendente «y debidamente separados del tráfico motorizado. Tenemos estudios que nos dicen que hay problemas de tráfico en el acceso a la rotonda de Zubimusu, pero no en la subida desde ahí», señaló Santano. Será una solución provisional hasta que con el desarrollo de San Miguel-Anaka se decida la fórmula definitiva.

En un tramo habrá un bidegorri a cada lado y en el otro irán juntos, ocupando un carril de circulación

A partir de la Gibeanaka, con una sección de calle más ancha, los carriles bici se separarán, lo que permitirá mantener la actual ordenación en la calzada. Cada bidegorri tendrá 1,20 metros de anchura e irá, igualmente, separado de los cohes.

Hasta Hondarribia y Hendaia

Santano incidió en la importancia que tendrá este nuevo tramo de carril bici en la ciudad, sobre todo cuando se desarrollen «proyectos de otras instituciones» que lo complementarán.

Se refirió a la previsión del departamento de Movilidad de la Diputación para construir un carril bici que, en paralelo a la variante, llegará desde la glorieta de acceso al comarcal hasta conectar con el carril bici que ya hay en Amute. Citó también la vía ciclista cuyo proyecto está redactando el Gobierno Vasco y que creará una conexión desde el entorno de Plaiaundi hasta Hendaia, por un lado, y hasta Hondarribia por el otro.

Con esas iniciativas «y este bidegorri de Letxunborro», concluyó Santano, «estaremos tejiendo un continuo que va a cambiar la movilidad en bicicleta para la conexión de las tres ciudades de la comarca».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos