La antigua alpargata voladora

Zapatería Pombar. Inma Ariztia y su hijo Óscar Pombar entre alpargatas.
Zapatería Pombar. Inma Ariztia y su hijo Óscar Pombar entre alpargatas. / FOTOS IRATI JARA

El Lanzamiento Internacional de Alpargata ya es toda una tradición en las fiestas de la calle Mayor

IRATI JARAIRUN.

Las fiestas de la calle Mayor, en honor a San Ramón, no serían lo mismo sin el famoso Lanzamiento Internacional de Alpargata. Hace ya 15 años de la primera edición, en la que los participantes eran más bien escasos. «A la gente le daba apuro tirar, se lo teníamos que pedir por favor», explica Inma Ariztia, dueña de la zapatería Pombar. Ahora, sin embargo, «se ha convertido en un campeonato mundial», dice Óscar, hijo de Inma y también trabajador de la zapatería, entre risas.

La iniciativa la tuvo Jesús Pombar, marido de Inma e hijo de Luis Pombar, fundador de la tienda. «A mi marido se le ocurrió que había que hacer algo especial por las fiestas». Y así fue, una de las tiendas que más cariño ha dado a los iruneses durante 77 años se puso manos a la obra con el concurso. Una actividad diferente que, después de todo, parece no ha salido nada mal.

Más de 400 personas se acercaron el año pasado para intentar llevarse el récord del lanzamiento. «Parece fácil, pero no lo es. La apargata pesa sólo 100 gramos y se va para todos los lados», dice Ariztia. Los hay con más y menos maña, cada uno tiene su propia técnica, «hay gente que la tira desde abajo». Lo importante es que no se abra «porque coge vuelo». Lo que no importa tanto, por lo menos a los más 'salseros', es que caiga encima de la cabeza de alguien o se cuele en el balcón del vecino, «al final esa es la gracia del juego, cuando pasa algo así las risas están seguradas», opina Óscar.

Más de 400 personas se acercaron el año pasado a intentar conseguir el récord

«Es una alpargata muy antigua y especial, no tiene suela de goma y pesa sólo 100 gramos»

La pieza fundamental

Una alpargata muy especial, de las más antiguas que puedan existir. Punta cuadrada y sin suela de goma. Finita y poco pesada. «Al ser tan antigua y tener su historia, pensamos que era la alpargata ideal para este juego. Además, es una exlusividad que nadie tiene en casa para poder practicar con ella».

La única persona que tiene la suerte de tener una así es Isabel Fernández, amiga de Inma, quien, en su día, cuando todavía nadie se atrevía a lanzar, ganó el juego. «Mi marido quiso regalársela, y sé que todavía guarda la alpargata y el programa de fiestas de ese primer año, 2002», cuenta Inma.

El récord lo tiene «un tal Txoki». Su lanzamiento llegó casi hasta el bar Izartxo. Todo un afortunado que consiguió ganar la copa y un par de alpargatas que siempre regala la Zapatería Pombar, patrocinadora del evento.

Hoy a partir de las 19.00 horas, los niños tendrán la oportunidad de participar en el concurso y a las 19.30 horas será el turno de los mayores. Hasta el momento, «aunque sea una locura por la cantidad de gente que viene» no hay límite de participantes. Aunque hay que aprovechar este año, porque seguramente el año que viene cueste 50 céntimos inscribirse en el lanzamiento. «Tenemos que regularlo de alguna manera», dice Oscar.

Fotos

Vídeos