Diario Vasco

Los presupuestos participativos abren la fase final con 34 propuestas

Reunión explicativa. Javier Arranz dirigió la última cita presencial del proceso de este año.
Reunión explicativa. Javier Arranz dirigió la última cita presencial del proceso de este año. / F. DE LA HERA
  • La votación, online con Irun Txartela o presencial en el SAC, comienza hoy y se prolongará hasta el jueves próximo, día 10

La tercera edición de los presupuestos participativos llega a su fase final, abierta a todos los irundarras de más de 16 años. De acuerdo con el apoyo recibido, se priorizarán las 34 propuestas vecinales que han llegado hasta aquí. Desde hoy y hasta el jueves de la semana próxima, las urnas están abiertas.

El voto puede depositarse a través de irun.org con las claves que incluye la tarjeta municipal Irun Txartela. Para quienes no disponen de ella o prefieren hacer uso de su derecho de forma presencial, están disponibles las oficinas del SAC. En uno y otro caso, el principio es el mismo: cada participante puede distribuir hasta cinco votos entre otras tantas propuestas finalistas, sin posibilidad de entregar a una más de un sufragio. Cerrado el proceso, los proyectos se ordenarán de más a menos votos y se irán incorporando al tiempo que su coste se resta de los 1,3 millones disponibles hasta que se agote el dinero. Esto significa que pueden ser muy pocos si los más votados son muy caros o muchos si resultan priorizados los menos costosos.

Muchos descartes

En principio, tras tres reuniones presenciales y una preselección online, debía haber habido 50 propuestas en la final, pero se quedan en 34 tras pasar por el tamiz técnico de las áreas municipales, que han descartado las que no cumplían los requisitos.

De los 12 proyectos seleccionados en la primera sesión, 6 se quedaron fuera; de la segunda cayeron otros 4 y de la tercera, otros 6. En el proceso online, hubo que bajar hasta el puesto 30 del listado para conseguir 12 factibles. «A pesar de todo, hay proyectos interesante y buenas ideas en el listado final», explicó Javier Arranz, director del área de Participación del ayuntamiento en la reunión que el miércoles sirvió para exponer a los asistentes (una decena) el criterio de las áreas y resolver con ellos las dudas sobre la concreción de algunos proyectos.

Los motivos por los que tantas ideas preseleccionadas no estarán finalmente en la votación son diversos. Generar un gasto corriente a futuro (en el caso de la puesta en marcha de una Casa de la Mujer, por ejemplo) y la inviabilidad económica atendiendo al dinero disponible para el proceso (un pabellón para balonmano y baloncesto) fueron los más repetidos. Algunos incumplían ambos (un segundo Gazteleku) y otros eran inviables por diferentes motivos: la petición de bancos en las calles Larzabal y Arkale se rechazó porque su colocación dejaría aceras tan estrechas que incumplirían la normativa de accesibilidad ya que no cabría una silla de ruedas o un coche de niños; la reforma del diseño de marquesinas no puede hacerse en 2017 porque el contrato actual se prolonga hasta 2018 y por una razón similar se descartaron todas las propuestas sobre nuevos baños públicos.

En algún caso, las razones resultaron menos convincentes para los asistentes. Los estudios de viabilidad para un camping y un parking de autocaravanas, por ejemplo, se descartaron por no poder asumir desde lo público una parte de un posible proyecto empresarial privado. «Podría hacerse el estudio de viabilidad para implantar un camping y un parking públicos», se argumentó. Tampoco convenció dejar fuera las subvenciones para el aprendizaje de idiomas argumentando programas existentes como el 'Gu geu' y hubo una profunda discrepancia en cuanto a la cuantía del kuadrillategi, que se propuso con 600.000 euros de coste y llega a la votación con 103.000.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate