Mara Zabala: «La sociedad tiene estereotipos muy erróneos de la discapacidad»

Mara Zabala ha resultado ganadora de los Premios iMujer./F. M.
Mara Zabala ha resultado ganadora de los Premios iMujer. / F. M.

Ha resultado ganadora del Premio i Mujer en 'Implicación social' por sus iniciativas para mejorar la inclusión de personas con discapacidad

ALBERTO ECHALUCEEIBAR.

La eibarresa Mara Zabala, de 38 años, es una fuente de inspiración y un ejemplo de trabajo, pese a todos los obstáculos y desafíos que tiene que vivir en una silla de ruedas. Tiene actitudes y valores que le ayudan a superar estos tiempos desafiantes.

Licenciada en Administración y Dirección de Empresas y MBA por ICADE, Zabala lleva más de 12 años trabajando en multinacionales del ámbito de la Responsabilidad Social Corporativa y la comunicación, impulsando iniciativas que les ayuda a ser más sostenibles y que generan impacto en la sociedad. Entre ellas, ha trabajado en iniciativas orientadas a mejorar la inclusión de personas con discapacidad tanto en las empresas como en la sociedad.

En silla de ruedas desde hace 15 años, ha sido reconocida con el Premio iMujer en la categoría de 'Implicación social' por la compañía Gedeon Richter por ser «un ejemplo de lucha y superación y por querer mejorar la realidad», en la que vive a través de su profesión, y en el plano personal, con el proyecto 'Rocking Wheels'. Su iniciativa trata de animar y ser ejemplo de que se pueden hacer múltiples actividades, en el turismo, el ocio y el deporte, sin que una silla de ruedas pueda suponer una barrera que impida ejercitarlas y a la postre, ser feliz con lo que a uno le gusta. Publica sus fotografías y comparte experiencias y trucos en su perfil 'Rocking Wheels' en redes sociales, sobre las múltiples actividades que desarrolla, como danza contemporánea, equitación, fitness, o cómo convertir una hamaca en un carrito para acceder al mar.

Bajo la marca 'Rocking Wheels' da a conocer toda su potencialidad. Llama la atención por su dinamismo, ganas de hacer actividades y encaramarse a nuevos proyectos. De momento, con el Premio iMujer, con una dotación 3.000 euros, trata de posicionar su marca y conseguir una mayor difusión de su iniciativa para alcanzar un mayor impacto y ayudar a más personas.

Estudió en La Salle de Azitain y después marchó a Sarriko para estudiar Administración y Dirección de Empresas. Tras finalizar los estudios se lanzó a Londres, volvió a Eibar para trabajar en la firma Carabinas Cometa, volviendo a Gran Bretaña durante un pequeño tiempo. De vuelta a Eibar, durante un tiempo trabajó en el despacho del abogado Juan Miguel Fiallegas. Comenzó un master MBA, en Madrid, gracias a una beca, para posteriormente trabajar en las multinacionales Indra y KPMG, donde se ha desarrollado profesionalmente en el ámbito de la responsabilidad social corporativa y la comunicación interna, principalmente. «Trato de impulsar proyectos para que las compañías sean más sostenibles. Y dentro de esos está el fomento de la diversidad, en el ámbito de la discapacidad». Su experiencia laboral le ha permitido ver las dificultades a las que se enfrentan a veces las compañías para incorporar personas con discapacidad (falta de perfiles cualificados, de sensibilización de los profesionales sobre la discapacidad o ciertas carencias en los procedimientos de incorporación), e impulsar iniciativas en las mismas para que la integración sea efectiva.

No obstante, su principal preocupación es tratar de conseguir una mayor concienciación y sensibilización en nuestra sociedad hacia la persona con discapacidad o movilidad reducida. «Lo que yo hago no es una heroicidad, ni algo extraordinario. Falta conseguir que la sociedad capte que las cosas que hacemos son muy normales, simplemente tratamos de hacer las actividades que nos gustan en nuestra vida diaria. Gracias a las redes sociales veo a muchas personas en mi misma situación que también son muy activas e incluso me dan ideas de cosas nuevas que puedo hacer. Y ese es mi objetivo también: inspirar a otros y mostrarles que es posible hacer lo que se propongan», decía Zabala. Es de la opinión que la vida «un 90 por ciento es lo que te ocurre y el otro 10 por ciento es la actitud con la que se afronta. Hay miles de problemas que la persona trata de superar, desde un cáncer, el emigrar en patera, una aventura. La resiliencia de la gente es increíble».

Este fue el motivo principal para crear 'Rocking Wheels' con el fin de mostrar «la vida normal» que lleva a cabo «porque hay muchas personas en mi misma situación que hacen miles de cosas y que sería necesario difundirlas para cambiar estereotipos. Recibo muchas peticiones de otras personas que se han quedado en silla de ruedas, recientemente, y que me preguntan sobre la forma en la yo abordo la vida. Esto me anima a seguir con mi proyecto». En su tiempo libre hace danza contemporánea, fitness con un entrenador personal, y trata de sacar tiempo para llevar a cabo nuevos proyectos. «La sociedad tiene unos estereotipos muy erróneos de la discapacidad. Hay que enseñarle a la sociedad que no es nada constructivo sentir compasión y pena por la persona afectada por una discapacidad. Hacemos muchas cosas, todas muy normales. Lo que quiero es que la sociedad actúe en la dirección de trabajar en favor de facilitar la vida a las personas con discapacidad. Me pueden ayudar, prosigue Zabala-, no aparcando en el estacionamiento reservado, rebajando los pasos de cebra, creando planes de accesibilidad, o simplemente con su actitud, favoreciendo la integración en una actividad, como hace mi profesora de danza que busca la manera para que yo pueda realizar ejercicios en una clase donde el resto de las personas no tienen discapacidad.

La imagen errónea de los anuncios de la Dirección General de Tráfico le ha llevado a Zabala a quejarse del «flaco favor» que hacen mostrando «actitudes deprimentes de las personas con discapacidad».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos