España quiere liderar la estrategia de inteligencia artificial en Europa

Reyes Maroto./ EP
Reyes Maroto. / EP

Perder el miedo a la tecnología y ayudar a las pymes a utilizarla, entre los principales retos pendientes, además de lograr que la IA esté centrada en las personas, meta de un programa común en el que trabaja la UE porque la tecnología es neutra pero su uso no

ARANTXA HERRANZ

«Tenemos una oportunidad para liderar desde España la Inteligencia Artificial en Europa». Así lo afirmaba Reyes Maroto, ministra en funciones de Industria, Comercio y Turismo, en la reciente jornada 'Rethink the Future: España en la Europa de la Inteligencia Artificial', organizada por EY y Deusto Business School. Y es que aunque haya llegado tarde a este fenómeno, «aprendemos muy rápido», por lo que defendió la necesidad de crear un «proyecto país» en colaboración con instituciones educativas, sector público y privado, ante esta «oportunidad única».

Según la Unión Europea, la Inteligencia Artificial (IA) puede beneficiar a la sociedad y a la economía en su conjunto, además de calificarla de tecnología «estratégica». Sin embargo, también trae consigo nuevos retos para el futuro del trabajo y plantea cuestiones jurídicas y éticas.

Para abordar estos retos, en abril de 2018 la Comisión publicó una estrategia europea que coloca a la persona en el centro del desarrollo de esta tecnología. Tiene un triple planteamiento para potenciar la capacidad tecnológica e industrial de la UE e impulsar la adopción de la IA en todos los ámbitos de la economía, prepararse para las transformaciones socioeconómicas y garantizar el establecimiento de un marco ético y jurídico apropiado.

La ministra consideró que España no solo tiene que estar dentro de las medidas de Inteligencia Artificial que se tomen en Europa, sino que apelaba a ser «ambiciosos» para poder liderar este movimiento. «Tenemos los recursos y el talento. Estamos ya desplegando las redes 5G y el segundo dividendo digital, añadiendo valor a lo que tenemos. Y todo eso hay que aprovecharlo», abundaba.

Turismo y comercio son la cara y la cruz dentro de los sectores al aprovechar las nuevas tecnologías

Todas las tecnologías habilitadoras de la Inteligencia Artificial (como el 'big data', 'IoT', 'blockchain'...) ya están, en mayor o menor medida, en muchas de las fábricas y en las empresas, especialmente las de mayor tamaño. Pero el reto pasa, por un lado, por que las tecnologías estén al servicio de la sociedad y, de otro, por que acaben llegando a las pequeñas y medianas empresas. «Nos tenemos que ayudar entre todos para que las pymes no se quede rezagadas», reclamaba Maroto, quien defendió que este cambio tecnológico está en la agenda del Gobierno, con su departamento y el de Economía al frente.

En este sentido hizo especial hincapié en la necesidad de una mayor digitalización de algunos de los sectores claves de la economía nacional, como el comercio y, sobre todo, minorista. Bien por miedo, bien por desconocimiento, el comercio electrónico aún tiene un largo camino de desarrollo en nuestro país por parte de los vendedores.

Turismo inteligente

La otra cara de la moneda estaría en el turismo, donde se está trabajando en proyecto país de turismo inteligente con más de 70 municipios. Así, se pretende sacar partido a todos los datos de los 83 millones de turistas internacionales que vienen a España al año y de los 200 millones de viajes nacionales que hacemos. Una información que, bien tratada y gestionada, «nos permite tomar mejores decisiones para evitar congestión en destino turísticos».

Asunción Gómez Pérez, vicerrectora de Investigación y catedrática del departamento de IA de la Universidad Politécnica de Madrid, explicaba que la digitalización de las ciudades ('smart cities') permite obtener información que procede de infraestructura, edificios y fábricas. «Tenemos que extraer datos de fuentes heterogéneas y prever qué va a pasar en el futuro», dijo.

Lanzaba en cualquier caso un mensaje tranquilizador. «La tecnología es neutra. Su uso no. No hay que tener miedo a la Inteligencia Artificial siempre que las aplicaciones tengan una perspectiva ética y legal», señalaba para añadir que la UE está garantizando que se cumplan estas premisas, para lo cual es necesario compartir recursos y proyectos sobre IA entre todos los Estados miembros .

Gracias a estas tecnologías las empresas también pueden analizar mejor los currículum vitae. Es la Inteligencia Artificial la que se encarga de segregar los candidatos para definir perfiles. Y dado que el algoritmo es neutro e independiente del género, este tipo de herramientas hacen que no se necesiten los denominados currículos 'ciegos', en los que no aparece la información identificativa (como sexo o edad) del candidato.

Cómo preparar mejor a los trabajadores y atraer talento femenino

La Comisión Europea ha duplicado sus inversiones en Inteligencia Artificial (IA) en el programa Horizonte 2020. De hecho, sus números pasan por invertir cada año 1.000 millones de euros de las iniciativas Horizonte Europa y del programa Europa Digital para destinarlos a áreas como salud, transporte y fabricación, así como grandes instalaciones de experimentación, como hospitales inteligentes e infraestructuras para vehículos automatizados, y una agenda de investigación estratégica.

Para hacer frente a este cambio tecnológico, el Gobierno quiere abordar la IA y todas sus repercusiones desde varios ministerios, aunque también reclama la implicación del sector privado.

Así, el reto de las empresas no está solo en contratar a expertos cualificados en esta tecnología, sino que también deben preparar y formar a sus empleados actuales para esta revolución. «No solo hay que convencerles de las bondades de la tecnología, sino capacitarles para que puedan usarla», defendió hace pocas fechas la titular de Industria, Reyes Maroto, quien admite que «hay mucho trabajo por hacer en capacitación digital».

Por ejemplo, en el sector de los jamones ibéricos se están utilizando sistemas de 'blockchain' para la trazabilidad y evitar falsificaciones. «Faltan habilidades –insistió– para aprovechar todo el potencial y ahora tenemos una gran oportunidad para formar a los trabajadores, de manera que no se queden atrás».

El reto del Ejecutivo es también ir eliminando las dificultades con que se topan las mujeres para formar parte de las STEAM (ciencias, tecnología, ingenierías, artes y matemáticas, por sus siglas en inglés). A tal fin se promoverán más lazos entre el ámbito educativo y el de la empresa.