Sistema de cupos en las promociones públicas para «garantizar la mezcla»

Vivienda ultima el nuevo decreto que revisa los criterios de baremación para evitar 'guetos' y buscar la cohesión social

A. C. SAN SEBASTIÁN.

Aún se desconocen los cambios concretos que se establecerán en el sistema de puntuación, o baremación, para ser beneficiario de una vivienda protegida. Pero el Departamento de Vivienda tiene claro el objetivo: «garantizar la mezcla» entre personas y familias de diferente perfil. Y con ello, promover la «cohesión social y el equilibrio» en unas promociones públicas, que en algunos casos no solo conforman comunidades de vecinos puntuales sino barrios enteros que se han ido incorporando a los municipios.

Vivienda cree que el sistema de baremación implantado en 2012 favoreció la adjudicación de VPO a los colectivos con más dificultades para acceder a una vivienda. Pero tras analizar la evolución seis años después, aprecian lagunas, como la del acceso de las personas jóvenes o la concentración en una misma promoción de pisos de población inmigrante, dadas sus condiciones similares de renta o familia a la hora de acceder a alquileres sociales, por ejemplo. Para corregirlo, el nuevo decreto de acceso a la vivienda protegida que ultima el Departamento de Iñaki Arriola, establecerá cupos en cada promoción, destinados a favorecer por un lado el acceso de los menores de 35 años, y por otro los demandantes que tengan reconocido el derecho subjetivo a la vivienda.

Además, se prevé fijar cupos también para otros colectivos como el de personas mayores, familias monoparentales... «Los cupos van a tender a que el equilibrio y la cohesión social se garantice», indican desde el Departamento, donde pulen la nueva baremación y criterios para evitar situaciones de adjudicación injustas o, como ha ocurrido sobre todo en algunas promociones en Araba, todos o casi todos sus inquilinos sean de origen extranjero. En Vivienda no les gusta hablar de «guetos», pero asumen que esas concentraciones pueden generar «autoexclusión» y situaciones de riesgo. «Hay que evitarlo, hay que mezclar» inquilinos de diferente perfil social, defienden.

Esos cupos se combinarán con una baremación actualizada, de la que aún se desconoce cómo se modificarán los requisitos o la puntuación otorgada a los solicitantes. Ahora, el sistema valora la antigüedad en el registro en Etxebide, el nivel de ingresos, el número de integrantes de la unidad convivencial y la pertenencia a algunos de colectivos con más dificultad para acceder al mercado libre.

 

Fotos

Vídeos