«Hay otras formas de resolver el problema sin necesidad de huelga», afirma el Gobierno

Fermín Apezteguia
FERMÍN APEZTEGUIA

La directora de Planificación, Ordenación y Evaluación Sanitaria de Osakidetza, Nekane Murga, admite la existencia de carencias en la red de Atención Primaria que se irán supliendo paulatinamente con el plan que se dará a conocer en los próximos días. Pese a este reconocimiento, Murga se muestra más reticente con la convocatoria de paros anunciadas por Lehen Arreta Arnasberritzen. «Hay otras formas de resolver los problemas sin necesidad de una huelga», sentencia.

Según su análisis, que en buena medida coincide con el que realizan los profesionales de la red, los centros de salud de Euskadi, «como los del resto del Estado», han comenzado a sufrir «un problema estructural» provocado por el natural recambio generacional que se está dando en la Atención Primaria. A esa circunstancia se unen el envejecimiento de la población, la necesidad de atender cada vez más enfermedades crónicas y la «mayor medicalización de la sociedad», que con frecuencia acude al médico con problemas que podría resolver en casa.

Murga asegura, además, que Osakidetza se ha encontrado con serias dificultades en los últimos años para suplir las bajas de médicos, por jubilación o enfermedad (cada vez más por estrés), debido a la falta de profesionales. «No hay nadie en el paro», sostiene, en contra del criterio de los médicos, que argumentan que hasta 3.000 médicos de cabecera optan cada año por trabajar en el extranjero u ocupar plazas hospitalarias, dadas las condiciones laborales de los centros de salud.

«La transformación que requiere la Atención Primaria -añade Murga- no es tan fácil como para completarla inmediatamente». «El modelo que tenemos hoy da muy buena respuesta asistencial y prueba de ello es que los datos de salud de la población resultan ejemplares».