Sare destaca la «respuesta» de algunas asociaciones de víctimas ante las críticas del PP al Gobierno

Joseba Azkarraga/Lobo Altuna
Joseba Azkarraga / Lobo Altuna

Azkarraga advierte al Gobierno de Sánchez que «el PP no puede dictar la política penitenciaria» y le insta a «acabar con el alejamiento» de los presos de ETA

Miguel Villameriel
MIGUEL VILLAMERIEL

Sare, la red de apoyo a presos de ETA, ha destacado este viernes la «respuesta» ofrecida por varias asociaciones de víctimas del terrorismo a las críticas del PP ante el traslado de dos presos de ETA a la cárcel de Basauri, y ha recordado que el Gobierno del PP acercó a cerca de 200 reclusos de la organización armada a prisiones próximas a Euskadi entre 1996 y 2000, bajo el mandato de Jose María Aznar. El portavoz de Sare, Joseba Azkarraga, también ha advertido al Gobierno de Pedro Sánchez que «el PP no puede dictar la política penitenciaria«, por lo que le ha animado a no echarse atrás en su intención de abordar el acercamiento de presos de ETA.

Joseba Azkarraha se ha referido este viernes en Vitoria a la decisión del Ejecutivo central de trasladar a la prisión de Basauri a los presos Olga Sanz y Javier Moreno, dos reclusos encarcelados en Villabona (Asturias), desvinculados de ETA y que han expresado su arrepentimiento por sus crímenes. El portavoz de Sare, que ha recordado que el hecho de que un preso cumpla su condena en una cárcel cercana a su lugar de origen no es un beneficio penitenciario, sino el mero «cumplimiento de la normativa», ha lamentado las «contradicciones» y la «ceremonia de la confusión» creada en torno al traslado de estos dos presos a Basauri.

El portavoz de la red de apoyo a los presos de ETA ha recordado que el ministro de Interior y juez en excedencia, Fernando Grande-Marlaska, constató recientemente que acercar a los presos de ETA a prisiones próximas a sus lugares de origen, tal y como se hace con el resto de los reclusos, «no supone un beneficio penitenciario». Por tanto, ha reprochado que el delegado del Gobierno en el País Vasco, Jesús Loza, pida «algo tan rocambolesco» a los presos como que «rompan con ETA», cuando la «inexistencia» de la banda, que ya se ha disuelto, despoja a tal requisito de todo «sentido».

Joseba Azkarraga ha expresado su «preocupación» por estas «contradicciones», y ha reclamado al Gobierno central que adopte medidas «para acabar ya con la política de alejamiento» aplicada a los reclusos de ETA, algo que «se comprometió» a hacer el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez. «Hay que hablar menos y trabajar más, y desgraciadamente el Gobierno central no lo está haciendo», ha manifestado. Además, tal y como viene haciendo en los últimos meses, ha recordado que el fin de la política de alejamiento «no puede estar sujeto a ninguna contrapartida no recogida en las leyes ni en los reglamentos penitenciarios», ya que lo contrario supondría «un incumplimiento de la propia legislación».

El representante de Sare ha asegurado que «comparte» la decisión del Gobierno central de informar a las asociaciones de víctimas del terrorismo sobre los traslados de Olga Sanz y Javier Moreno. No obstante, ha alertado de que no se debe «caer en el error» de asumir que la política penitenciaria «la tienen que dictar las asociaciones de víctimas, y mucho menos el PP«. En este punto, ha expresado su »reconocimiento« a la »respuesta« dada por algunos colectivos de víctimas a las críticas del presidente del PP, Pablo Casado, al traslado de Sanz y Moreno.

Tanto la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) como Covite han reconocido que estos traslados «se ajustan a la ley», y han rechazado que se trate de utilizar políticamente esta cuestión. Covite incluso ha reprochado a Casado que critique esta decisión, cuando «el primero que tenía pactado el acercamiento era el PP», y cuando bajo el mandato de Aznar se trasladaron 200 presos de ETA.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos