«Trasladar Emergencias a Bilbao va a empeorar la atención a los pacientes de Gipuzkoa»

Aitor Azkunaga, Julia de Jesús, Juncal Fernández, Pedro del Río, José Manuel Goikoetxea y Belén Pagaldai, trabajadores del Centro de Emergencias de Gipuzkoa, en una de las terrazas del Hotel de Londres./MIKEL FRAILE
Aitor Azkunaga, Julia de Jesús, Juncal Fernández, Pedro del Río, José Manuel Goikoetxea y Belén Pagaldai, trabajadores del Centro de Emergencias de Gipuzkoa, en una de las terrazas del Hotel de Londres. / MIKEL FRAILE

Profesionales del Centro de Coordinación de Osakidetza «rechazan» la posible unificación de este servicio | Muestran su malestar con el Departamento de Salud por la «falta de información» de un cambio que afectará a la «calidad» del servicio

Iker Marín
IKER MARÍNSAN SEBASTIÁN.

Ninguneados. Así se sienten los trabajadores del Centro de Coordinación de Emergencias de Gipuzkoa ante su más que posible traslado al centro unificado que el Departamento de Salud quiere poner en marcha el año que viene en el barrio bilbaíno de Txurdinaga con los profesionales que operan en las sedes de los tres territorios vascos. Son los propios trabajadores del centro guipuzcoano (médicos, enfermeras y operadores), situado en el barrio de Ondarreta de Donostia, los que relatan a DVlas consecuencias que supondría para la atención de los pacientes si finalmente se concreta el traslado. «Se perdería calidad humana, cercanía y rapidez», advierten los profesionales, que recuerdan el conocimiento que tienen de muchos pacientes ya 'etiquetados' a los que atienden por teléfono. «En muchos casos, en cuanto llaman, ya sabemos que hay que mandar una ambulancia». Por no hablar del conocimiento de la «compleja orografía de Gipuzkoa», a la hora de mandar el recurso.

Los profesionales hablan siempre en condicional ya que nadie les ha comunicado «oficialmente» su marcha a Bizkaia. No obstante, tienen varias certezas de que esa reagrupación territorial de las Emergencias de Osakidetza se va a producir más pronto que tarde.

50
profesionales, entre médicos, enfermeros y operadores, trabajan de manera habitual en el Centro de Coordinación de Emergencias de Gipuzkoa que está situado en Ondarreta.
50
Datos de 2017
Llamadas
Se recibieron 400.000 en Euskadi, 120.000 en Gipuzkoa. Cerca de un tercio se resolvieron por teléfono.
Salidas
Se movilizaron en toda la CAV 15.000 ambulancias medicalizadas y cerca de 19.000 vehículos con enfermeros y técnicos.
Teléfonos de contacto
112 y 943 461111.

La principal tiene que ver con la dimisión del que hasta hace dos semanas era el director de Emergencias del departamento, Txema Unanue. «Presentó su dimisión al no estar de acuerdo con este planteamiento y se la aceptaron. Más claro, agua», explican los trabajadores guipuzcoanos que dan la cara para mostrar su rechazo a este proyecto del Departamento de Salud. Un plan que, más allá de repercutirles en su proyecto laboral y personal - «que también»-, va a ser «muy perjudicial para Gipuzkoa», señalan.

«Se perdería calidad humana, cercanía y rapidez»

Hasta el momento, Osakidetza ni confirma ni desmiente su proyecto. Sus responsables solo señalan que «ninguna decisión está tomada hasta el momento». Se trata, dicen, «de un estudio de posibilidades enmarcado en el trabajo normal de planificación y búsqueda de eficiencia que todas las organizaciones de Osakidetza mantienen permanentemente abierto».

Esta nueva polémica surgida en el seno del departamento que dirige el consejero Jon Darpón se ha desarrollado en varios capítulos. Y en ellos también tienen cabida los trabajadores del Departamento vasco de Seguridad que atienden las llamadas del 112, de SOS Deiak, y que en Donostia comparten oficina con los profesionales de Emergencias. «Desde hace meses se rumoreaba que ellos se iban a Txurdinaga el 1 de enero. Parece que su traslado es inminente aunque se ha retraso algo por las obras de acondicionamiento que tienen que hacer en la sede bilbaína», señalan los trabajadores de Emergencias. Su temor es que se trate de un movimiento conjunto, aunque «lo sospechamos, pero no tenemos certezas de nada». De esa falta de información se queja Belén Pagaldai, médico del centro de Ondarreta: «Es algo que echamos en falta. No nos han contado ni el proyecto, ni los motivos, ni las causas, ni las ventajas del traslado, nada de nada».

Ante esos rumores que les indicaban que SOS Deiak partirá para Bilbao al inicio del año, -«es una gran pérdida para nosotros porque nos ayudan mucho con las emergencias»-, tuvieron una reunión con la dirección de Emergencias de Osakidetza hace unos meses. «Y nos trasmitieron tranquilidad. Que el traslado del 112 no tenía nada que ver con nosotros y que no pensaban desmembrar los centros coordinadores de cada territorio, que eran necesarios», recuerdan. Pero en octubre empezó el segundo capítulo de este caso. «Ya empezamos a oír cosas diferentes», señalan. Hasta que se reunieron el día 25 con Txema Unanue en Ondarreta y les explicó que «el proyecto de unificación de los centros parecía que iba para adelante y que había que clarificar tres puntos importantes: el futuro del personal, si el centro de Txurdinaga era el adecuado para todos y que era necesario un plan B por si la sede bilbaína dejara de funcionar». Fue ese mismo día cuando sonó el móvil de Unanue y «le comunicaron desde la consejería que aceptaban la dimisión que había presentado». Fin al segundo capítulo.

El tercero se está escribiendo en estos momentos, pero no tiene final por el momento. Hay un nuevo director provisional de Emergencias que llega desde el centro de Araba y «no tenemos mucha más información. Sabemos que el director de Recursos Humanos de Osakidetza dijo el lunes que tienen que pensar en el tema y que hay que hacer un plan de viabilidad, pero pensamos que nos están dando largas. Creemos que la posición encontrada contra esta unificación en Gipuzkoa y Araba les ha hecho repensar el proyecto», sospecha Pagaldai. Sobre futuras reuniones o comunicaciones, «no tenemos noticia alguna».

Deslocalización

La preocupación que tienen los médicos, enfermeros y operadores del Centro de Coordinación de Emergencias de Gipuzkoa tiene que ver, en un porcentaje altísimo, con la «pérdida de calidad» que supondría para los guipuzcoanos que el servicio se centralizase en Bilbao. José Manuel Goikoetxea, jefe de grupo del centro, es claro y conciso: «El nuestro es el mejor centro de coordinación de Euskadi y uno de los mejores del Estado. Y esa excelencia revierte en el servicio que damos a los ciudadanos. Nadie nos asegura que ese servicio se vaya a igualar ni superar en Bilbao». Para este veterano del servicio hay otro tema vital: la deslocalización. «¿Qué gente de Gipuzkoa va a querer ir a hacer sustituciones a Bizkaia? ¿Qué residentes de la UVI van a querer trabajar en el centro coordinador? En unos pocos años ese servicio estará copado por vizcaínos y el servicio en Gipuzkoa y Araba va a empeorar, seguro». Tanto Goikoetxea como sus compañeros tienen claro que unificando el servicio en Txurdinaga los guipuzcoanos van a perder «calidad, cercanía, rapidez y calidez humana».

Sus temores van desde el poco «conocimiento» que pueden tener los operadores vizcaínos de la compleja «orografía» guipuzcoana a la hora de mandar ambulancias y el tiempo que se puede perder en descubrir por dónde subir a un caserío de Tolosaldea o el Alto Deba, hasta la pérdida de un componente vital en operaciones de urgencia, «el factor humano», advierte Goikoetxea. Explica que «en Gipuzkoa los que trabajamos en Emergencias conocemos por nombre y apellido a los compañeros de hemodinámica o cirugía del hospital por haber estudiado con ellos, por la residencia o por horas de urgencias. Y ese valor humano, cuenta mucho. Por todo ello, el que nos trasladen a Bizkaia no va a suponer ninguna mejora para los pacientes guipuzcoanos».

Algo más que Emergencias

Juncal Fernández es también médico del centro de Ondarreta. Al rechazo que muestran para marcharse, le añade otro ingrediente más: «Somos más que un servicio de Emergencia». Es decir, y en contra de lo que puede pensar la mayor parte de la sociedad, «hacemos muchas más cosas que cubrir urgencias». Desarrolla esta idea. «Nosotros hacemos un trabajo de atención continuada las 24 horas del día. Menos auscultar al paciente en el sitio, que para eso mandamos a la ambulancia, hacemos de todo. Y más allá de emergencias, hacemos trabajos de atención primaria, especialidades y pediatría». Todo ello, porque a partir de las 20.00 horas, cuando cierran los ambulatorios, las opciones de recibir tratamiento de urgencia se circunscriben a urgencias del Hospital Universitario Donostia y los hospitales comarcales y los Puntos de Atención Continuada (PAC) repartidos en varios municipios del territorio. «El problema es que a todos estos lugares hay que acudir y mucha gente no puede salir de casa», dicen. Por lo que la opción de llamar a los teléfonos de Emergencias es muchas veces la elegida. Así, desde el centro donostiarra atienden a pacientes que están en casa «con dolores tras una operación o también a pacientes terminales. Y tenemos que decidir si le subimos la dosis de la medicación que les han recetado, por ejemplo. Y en dos horas le llamamos para ver cómo están, todo en base a su historia clínica a la que tenemos acceso y a la confianza que hay porque conocemos al paciente». El control de los enfermos es tal que dentro del programa 'Bizi' tienen «etiquetados» a muchos de ellos por dolencias graves «y en cuanto llaman ya sabemos que hay que mandar una ambulancia medicalizada rápido».

«Estamos las 24 horas y, menos auscultar al paciente en el sitio, hacemos de todo»

Si bien la gran preocupación de los profesionales de este centro es conseguir que se mantengan el nivel actual del servicio que se ofrece a los ciudadanos, no es menos cierto que el traslado del centro de trabajo a Bilbao puede suponer para muchos un grave problema laboral. De hecho, algunos de los afectados tienen claro que si se confirma la unificación «los que tenemos nuestra plaza en otro lugar de la administración seguramente no nos trasladaríamos y se perdería la experiencia acumulada durante estos años en el servicio». Además de pensar que la unificación causará un perjuicio en el servicio que se ofrece hasta la fecha, consideran que es inviable ir y venir a Txurdinaga con los turnos que actualmente cumplen. El médico Pedro del Río explica que tienen «un turno que abarca los viernes de día y sábado y domingo de noche. Yo vivo en Oarsoaldea. Coge el coche, vete hasta Bilbao, haz 12 horas de guardia y vuelve a casa para descansar. Duermes y te vuelves a hacer la guardia de noche en Bilbao. Y al día siguiente lo mismo. Aguantas dos meses. No más».

Por último, otra duda asalta a estos trabajadores: «¿Está Txurdinaga preparado para acoger a los profesionales de los centros de Gipuzkoa y Araba?». Ellos mismos se responden: «A día de hoy no. Nuestros compañeros del centro bilbaíno están asustados por nuestra posible llegada, no entienden como nos pueden llevar allí».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos