«Un hombre claro, gustase o no»

Olano y Setién, en una imagen e 2011. /DV
Olano y Setién, en una imagen e 2011. / DV

Igual que en vida, a su muerte la figura de Setién ha sido ensalzada por autoridades vascas y criticada por víctimas de ETA

XABIER GARATE

La catarata de reacciones, y la lectura contrapuesta que han realizado este martes autoridades y algunas víctimas del terrorismo tras conocerse el fallecimiento de Jose María Setién evidencian la trascendencia de su figura, ensalzada por algunos y criticada por otros en vida y también a su muerte. Un retrato, en cualquier caso, dibujado casi sin excepción en clave política, del que ha querido alejarse este martes el vicario de Pastoral Social y de Misiones de Gipuzkoa, Xabier Andonegi, estrecho colaborador durante años del obispo emérito. Andonegi cree que se ha trasladado una imagen pública «muy injusta» de Setién como un prelado «demasiado político», porque «si algo no era él, es político. Además, muy conscientemente», aunque sí era «un hombre que creía que había que aplicar los derechos humanos tanto a la política, como a la economía y a la sociedad en general y que la Iglesia no tenía que quedarse en dar misas, ni mucho menos», ha indicado en declaraciones a Efe.

Su aportación abarcó por ejemplo el trabajo con la juventud. Fundó en España Proyecto Hombre, que trajo desde Roma para implantarlo en Donostia, para ayudar a drogodependientes y sus familias, ha recordado Andonegi.

Horas antes de acudir a la capilla ardiente instalada en la catedral donostiarra del Buen Pastor, el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha mostrado su pesar por el fallecimiento del prelado, al que ha definido como «una buena persona con una educación profunda y una gran vocación». «Él siempre mostró un compromiso sincero y sincero en la vida. Su cercanía y generosidad han sido un ejemplo en la Iglesia y en nuestro país», ha destacado Urkullu.

A través de su cuenta de Twitter, el lehendakari ha aseverado que Setién «Sembró la convivencia entre nosotros y seguiremos cuidando y fortaleciendo esa semilla».

Asimismo, el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, ha destacado su «incuestionable altura intelectual, su compromiso ético profundo y su vocación social». «No era una persona que desarrollaba y circunscribía su actividad a los límites de la Iglesia sino que asumía un compromiso social realmente efectivo», ha subrayado.

Olano: «Un trabajo incansable por la convivencia y una sociedad más justa»

El diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, ha lamentado el fallecimiento de Setién. «Se ha ido un líder social y espiritual; José María Setién deja una profunda huella en nuestro pueblo». Olano ha destacado a su vez el «trabajo incansable» realizado por el obispo «en favor de la convivencia y de una sociedad más justa». «En su actividad vital, hizo suyas las preocupaciones, los problemas y la realidad de la sociedad de Gipuzkoa y de Euskadi, y como máximo representante de una Iglesia que es parte del pueblo, mostró su cercanía hacia las heridas y el dolor de éste toda su vida. Dedicó su trabajo, su capacidad de reflexión y su acción a ayudar a hacer frente a esos problemas», ha recordado Olano. «Su elección fue posicionarse cerca de las inquietudes sociales, económicas, políticas y culturales de la sociedad», ha añadido.

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha opinado que el prelado fallecido «sufría por la incomprensión que a veces generaban sus palabras o posicionamientos pastorales». «Monseñor Setién ha sido un hombre de su tiempo, un tiempo duro y lleno de cambios frente a los que él siempre tuvo una posición clara -gustase o no- desde sus convicciones religiosas y éticas», ha dicho Ortuzar.

«Figura histórica»

Tras expresar su pésame por el fallecimiento del prelado, el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, ha recordado que fue «una figura histórica que marcó una etapa» por su posición ante ETA. «No es el día de incidir en las críticas, pero en mi opinión le faltó comprensión hacia las víctimas del terrorismo», ha dicho en una entrevista en Radio Euskadi. Alonso, no obstante, ha puesto en valor el esfuerzo de Setién por «mantener viva la Iglesia en Euskadi».

Obispo de Bilbao: «Dio mucho fruto en la tarea misionera»

El obispo de Bilbao, Mario Iceta, ha trasladado su condolencia a la familia de José María Setién, así como a la diócesis de San Sebastián, y ha reconocido la «tarea misionera» del obispo emérito donostiarra. Según ha informado el Obispado Bilbao, Iceta ha recordado que, cuando llegó, como obispo auxiliar a la Diócesis de Bilbao, Setién «ya estaba jubilado», por lo que asegura que no ha tenido «oportunidad de compartir con él reuniones o preocupaciones pastorales».

Sin embargo, ha reconocido la labor de Setién, «que dio mucho fruto en la tarea misionera de tantos hermanos que partieron, tanto a Ecuador como a las diócesis africanas». El obispo de Bilbao concelebrará este miércoles al mediodía la Misa funeral que se celebrará en San Sebastián.

Más crítico se ha mostrado su compañero de partido Borja Sémper, quien ha presentado en su cuenta de Twitter sus respetos a la familia de José María Setién, al que ha deseado que «descanse en paz». «Ha fallecido José María Setién, quien demostró que se puede ser obispo sin creer en Dios. En todo caso DEP y mis respetos a su familia», reza el tuit de Sémper.

Por su parte, la portavoz de EH Bildu en el Parlamento Vasco, Maddalen Iriarte, ha destacado que José María Setién «siempre abogó por el diálogo y la paz» y que «logró concitar el apoyo» de los feligreses guipuzcoanos.

En la misma emisora, Iriarte ha calificado a Setien como «un hombre amable y afable» al que «le tocó vivir un momento en la Iglesia española que no fue fácil para él».

«Pensamiento muy profundo»

El alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, ha mostrado su pesar por la muerte Setién, a quien ha definido como «una persona de pensamiento muy profundo y muy implicada con la realidad» vasca y que fue «injustamente» objeto de polémicas. En la rueda de prensa semanal sobre asuntos municipales, ha destacado que ha recibido «con pena» la noticia del fallecimiento de Setién, de quien ha reconocido «una larga trayectoria en la Iglesia guipuzcoana y vasca, e incluso en la sociedad».

El exdiputado del PSOE Eduardo Madina, quien en el año 2002 sufrió la amputación de una pierna en un atentado perpetrado por ETA, ha publicado en Twitter: «Ha muerto José María Setién, obispo de San Sebastián. Creía que la religión era política y que la política era religión. Descanse en paz».

También en Twitter, Consuelo Ordóñez, hermana del teniente alcalde de San Sebastián asesinado por ETA Gregorio Ordóñez, ha recordado que la primera entrevista que hizo su hermano para un periódico, recién terminada su carrera, fue al obispo Setién y duró «un minuto». «Su primera pregunta fue: ¿Cree usted en Dios? Le señaló la puerta», describe el tuit de Ordóñez.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos