Pelota

Urrutikoetxea: «Duele perder una final por dos tantos, pero hay que seguir adelante»

Mikel Urrutikoetxea se muestra apenado por no poder ganar la txapelay admite que la finalse decidió por detalles

Enrique Echavarren
ENRIQUE ECHAVARREN

Mikel Urrutikoetxea era la otra cara de la moneda. «Estoy triste, cómo quieres que esté...», declaró el delantero de Zaratamo cuando le cuestionaron por su estado de ánimo. «Tengo pena por haber perdido, pero me he quedado a gusto por haber llegado a la final. Se me ha ido la txapela por pequeños detalles. Al menos la gente ha gozado y se ha divertido, que esto también es importante. Es de agradecer todo su apoyo».

Reconoció el pelotari vizcaíno que «al principio ambos hemos cometido errores, pero jugando a un ritmo tan alto y a esa velocidad es normal que se produzcan». A continuación añadió que «cada uno ha hecho su juego, el partido ha sido igualado, pero Iker ha ganado a base de jugar bien a pelota. Uno tenía que hacerlo y le ha tocado a él en esta ocasión».

Cuando se le preguntó por esos detalles a los que se refería al inicio de su comparecencia ante los periodistas, citó «al 18-18, en ese tanto y en otros dos he cometido errores claves y él ha recuperado el mando del partido. Eso me ha cortado a la hora de seguir peleando hasta el último minuto. Iker ha acertado más en el tramo final y yo he fallado».

Pero antes llegó a contar con rentas considerables -12-7 y 15-10- que no supo o no pudo mantener. «En esos momentos me sentía a gusto en la cancha, pero en el mano a mano suelen darse vueltas. No es la primera vez que ocurre. El partido lo había estudiado y no estaba obsesionado con el juego de Irribarria, ni con buscarle la derecha todo el rato. Lo he hecho cuando se ha planteado la oportunidad».

También dio su versión sobre un par de encontronazos que tuvieron lugar durante el transcurso del partido. «Son momentos y jugando tanto de aire es normal que te estorbes uno a otro». Y del saque, jugada con la que ambos se hicieron daño. «El saque ha sido importante, pero la final no solo ha estado ahí, cada uno ha tratado de imponer su estilo».

Su mano izquierda, motivo por el cual solicitó el aplazamiento, acabó en buenas condiciones. «Ya dije en su día que si perdía la mano no sería excusa. Me ha respondido bien, tanto defendiendo como atacando».

A pesar de todo, Urrutikoetxea estaba más que satisfecho por el trabajo realizdo a lo largo del campeonato. «Lo he pasado muy mal con lo de la mononucleosis, no sabía cuándo iba a volver a jugar a pelota. Volver a vestirte de blanco y plantarte de nuevo en una final de mano a mano es algo muy especial para mí. Hay que seguir hacia adelante para intentar estar entre los mejores».