Atletismo | Europeo de selecciones

España salva la primera jornada tirando de 'ADN competitivo'

España salva la primera jornada tirando de 'ADN competitivo'

Todos los velocistas menos Salma Paralluelo y Bokesa se meten en la final y el navarro Manu Quijera logra un muy meritorio cuarto puesto en jabalina

MIGUEL OLMEDA

Si la salud deportiva de un país se mide en los campeonatos, el atletismo español puede volver de Bydgoszcz como un roble. En la primera jornada del Europeo de selecciones (la antigua Copa de Europa), disputada este viernes, los velocistas nacionales superaron con nota una criba en la que algunos de ellos, sobre el papel, no tenían plaza. Tampoco falló Orlando Ortega, la gran baza del combinado dirigido por Pepé Peiró, que lucha por mantener la histórica quinta plaza de Lille 2017.

Con 'ADN competitivo' se nace, es una cualidad difícil de entrenar. La nueva hornada del atletismo español, cargada de talento, se instala entre los mayores con desparpajo en las grandes citas. El Europeo de selecciones sirve de 'sparring' para el Mundial de Doha y la mayoría de los chavales ya ha cumplido con nota a las primeras de cambio.

Jaël Bestué (18 años) igualó su marca personal de 11.43 en el hectómetro para ser tercera de su serie, mientras que Paula Sevilla (22) pasó por tiempos en el 200. A ninguna de las dos, con sus registros previos delante, se las esperaba en la final.

Como tampoco se contaba con el capitán Ángel David Rodríguez, reclutado a última hora por la baja de Javier Marín. El veterano mostoleño, otro ejemplo de ese gen peleón, superó en su serie a tres atletas con mejor crono que él, asegurando al menos cinco puntos más para España en su decimotercer Europeo por equipos.

También superaron la criba con buenas sensaciones Caridad Jerez en 100 vallas, Óscar Husillos en 400 (arañando unas centésimas a su marca del año), Samuel García en 200, Sergio Fernández en 400 vallas y Orlando Ortega en 110 vallas. El habanero, que esta primavera se trasladó a Chipre cambiando de entrenador, es la gran baza de la selección tanto en Polonia como en Doha y ocupa el tercer puesto del ranking mundial del año.

Únicamente Salma Paralluelo en 400 y Auri Lorena Bokesa en los lisos evitaron un pleno de finalistas en la velocidad española. La aragonesa, de 15 años, empieza a acusar una larguísima temporada compaginando atletismo y fútbol a nivel de élite. La cuatrocentista, por su parte, no tuvo una buena actuación, quedándose a segundo y medio de su marca de la temporada. En los cálculos de España para amarrar la quinta plaza, en todo caso, no entraban ninguna de las dos como finalistas.

En las dos únicas finales directas del día, Manu Quijera y June Kintana protagonizaron la cara y la cruz. El jabalinista navarro llegaba con la novena mejor marca, pero su primer lanzamiento, de 75.64 metros, le aupó a una cuarta plaza (nueve puntos) que sabe a gloria. La discóbola navarra, por su parte, no pudo lanzar más de 50.63 metros que la sitúan en la undécima posición, exactamente la que proyectaba.

Récord sin premio

En el relevo 4x400 mixto, novedad en el Mundial de Doha, España tuvo una actuación agridulce. La prueba no puntuaba para el Europeo de selecciones, pero presentaba una buena oportunidad para lograr el billete al Mundial. El jovencísimo cuarteto formado por Andrea Jiménez, Darwin Echeverry, Carmen Avilés y Bernat Erta logró un nuevo récord nacional de 3:20.47, insuficiente para colarse entre los cuatro mejores del ranking mundial que estarán en Doha.