Entrevista

Oyarzabal: «No me siento extraño en un mundo de estrellas; al final es gente normal»

Mikel Oyarzabal, delantero de la selección española. /Virginia Carrasco.
Mikel Oyarzabal, delantero de la selección española. / Virginia Carrasco.

«Esta selección todavía tiene mucho margen de mejora», asegura el referente de la Real Sociedad, cada día más consolidado en el combinado de Robert Moreno

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKOOslo

Mikel Oyarzabal (Eibar, 1997) experimenta una progresión geométrica como futbolista pero se mantiene humilde, tímido. Graduado en Administración y Dirección de Empresas (ADE), referente en la Real Sociedad, campeón de Europa sub-21 y cada día más asentado en la selección española absoluta, pisa en tierra firme con ese 47 de pie que Dios, y los genes, le han dado. Compartió piso de estudiante con sus compañeros de cuadrilla en el barrio donostiarra de Amara, no luce tatuajes y sigue representado por sus 'aitas' (padres), alejado del mundillo de agentes y representantes.

Un 'rara avis' que debutó con Vicente del Bosque, en un amistoso ante Bosnia-Herzegovina previo a la Eurocopa de 2016, con solo 19 años, pero no volvió a la absoluta hasta la etapa de Robert Moreno en el banquillo, primero como interino y en las dos últimas listas, ya de seleccionador titular. Jugó unos minutos ante Suecia en el Bernabéu, donde marcó, también en Rumanía, y fue titular en el último choque ante Islas Feroe, en El Molinón. Ante Noruega puede jugar su quinto partido con la absoluta y medirse a Martin Odegaard, con quien forma una sociedad letal.

¿Se siente un poco extraño un tipo campechano en este mundillo de estrellas?

No, para nada. Por mucho que los que están aquí, en la selección, parezcan estrellas, como dices, al final cuando conoces a todos y convives con ellos, ves que son gente normal, igual que tú. No hay más que eso.

Ha marcado cuatro goles en este inicio de curso con la Real Sociedad y se encuentra entre los elegidos para la selección. ¿Se puede pedir algo más?

Personalmente estoy contento porque puedo ayudar al equipo en lo que toca y estoy aquí, con la selección. Colectivamente nos hubiera gustado haber hecho de otra forma los dos últimos partidos con la Real, frente al Sevilla y el Getafe, pero toca mirar hacia adelante y seguir.

¿Le viene bien para la selección el juego rápido y vertical de la Real? ¿Observa diferencias importantes entre sus técnicos Imanol Alguacil y Robert Moreno?

Al final, el concepto de juego es parecido. A todo el mundo le gusta tener el balón, pero con la mentalidad siempre de atacar, de hacer daño al rival. Tienen sus diferencias pero un estilo similar al que hay que acomodarse.

¿Es polifuncional, como se exige en el fútbol moderno, pero se ve mejor en la banda o por el centro del ataque?

Donde el entrenador prefiera, aunque últimamente juego más por la izquierda pero con libertad para ir hacia adentro también. Dependerá de cada partido, de lo que se quiera en cada momento.

Mikel Oyarzabal. / Virginia Carrasco

Dani Ceballos, Fabián Ruiz, Mikel Oyarzabal...¿Pisán fuerte los campeones continentales sub-21 en la absoluta?

Es un motivo para que la selección se sienta orgullosa. La gente de abajo viene haciéndolo bien, pisando fuerte, así que está asegurado el relevo de todo lo que hay ahora.

Desde el minuto uno, Robert Moreno ha dicho que priman los estados de forma sobre los historiales en sus convocatorias. ¿Ha calado este mensaje del seleccionador entre los jugadores?

Nos ha repetido muchas veces que vamos a estar aquí por lo que hacemos, así que hay que estar bien en nuestro club, y dar el nivel y demostrar por qué has sido seleccionado durante la semana de concentración.

«Un club con la historia de la Real no se le puede quedar pequeño a nadie» mikel oyarzabal

¿Le ha dicho algo especial el seleccionador de cara al futuro, a la Eurocopa?

No he hablado con él de eso y tampoco valdría para nada. Hay que centrarse en los dos partidos que tenemos por delante en Noruega y Suecia, importantísimos para la clasificación. Veo al equipo bien, centrado y con ganas.

¿Puede venir bien que esta selección sea poco mediática? ¿Les quitará presión para los grandes campeonatos no ser favoritos?

Obviamente, las características de los jugadores van cambiando, no todos los años van a ser los mismos. Hay gente que viene bien desde abajo, que es importante para la absoluta. Hay que tratar de hacerlo siempre lo mejor posible y dejar a España en lo más alto.

Grupo joven

¿Al ser un grupo joven, considera que hay mucho potencial para crecer?

Sí. Todavía tenemos mucho margen de mejora. Hay que hacerlo bien en el club y aquí cuando vengamos, sin pensar más allá.

¿En el plano personal, que objetivos se marca a medio y largo plazo?

No me marco ninguno en concreto. Ojalá que no me lesione, que es lo peor que le puede pasar a un futbolista, y seguir creciendo y mejorando.

¿Cómo lleva ser un referente en su club, un jugador de esos que se besa el escudo cuando marca?

Soy el mismo que era cuando llegué. Por 'A' o por 'B' me me ha tocado coger ese papel y lo he intentado hacer de la mejor forma que sé, pero siendo como soy, a mi manera. Hay distintas personas y personalidades, pero cada uno debe ser como es.

¿Cuál es el techo de esta Real?

Es un año ilusionante en el que hemos tenido un buen comienzo. Las sensaciones son positivas, pese a las dos últimas derrotas. Tenemos muchas esperanzas puestas en todo y la gente en nosotros, así que ojalá disfrutemos de un año bonito para todos.

Aquella Real bicampeona

Los veteranos de mi generación, vimos a la mejor Real de la historia, con dos títulos de Liga consecutivos en el 81 y 82 y figuras como Arconada, Zamora, Satrustegui, López Ufarte... ¿Es posible repetir algo así en el fútbol moderno?

Hay muchas diferencias económicas pero cada vez el fútbol está más igualado y lo que vale es lo que se pone sobre el campo. Estamos viendo que cualquiera le puede ganar a cualquiera y ojalá pueda darse una situación así. Vamos a pelear por ello. El nuevo campo nos ayuda, se crea un ambiente muy bueno para todos.

¿Se le puede quedar pequeña la Real?

Un club con la historia de la Real no se le puede quedar pequeño a nadie sino todo lo contrario. Quiero escribir mi historia en la Real, ser un poquito más del club. Estoy encantado de disfrutar del fútbol allí, donde soy feliz y siempre me han tratado muy bien.

¿Entonces, ni se plantea salir de la Real?

No.

¿Cómo es que no tiene representantes estando en la élite?

Quiénes mejor que mis padres para intentar buscar lo mejor para mí. Cuando empecé en el fútbol no tuve ninguna duda de que ellos iban a ser los que mejor que aconsejarían y así lo han hecho.

«Hay muchas diferencias económicas entre los clubes pero el fútbol cada vez está más igualado sobre el campo» Mikel Oyarzabal

¿Que les aconsejaría a esos miles de padres que llevan a los chavales a entrenar con el peligroso objetivo de que algún día les saquen de pobres?

Que lo lleven con naturalidad. No hay que darle más vueltas de lo que se merecen las cosas. El fútbol está hecho para disfrutar, aunque luego puedas tener la suerte de llegar al primer nivel. Es un juego colectivo para disfrutar de un buen rato con amigos, con gente conocida, y los padres deben ayudar a que el chaval sea feliz, no focalizar en que todo el mundo quiera ser jugador de fútbol.

«Tenemos que marcar bien a Odegaard»

Mikel Oyarzabal se enfrentará el sábado, en el estadio Ullevaall de Oslo, a Martin Odegaard, su socio de moda en la Real Sociedad y la figura de Noruega.

¿Una sensación extraña?

«Son cosas del fútbol, es lo que toca y ya está. Es un lujo poder tenerle de compañero en la Real, toca disfrutarle lo que esté con nosotros. Es un gran jugador y una gran persona».

¿Cómo le definiría?

Lo que la gente ve. Quiere la pelota, tener protagonismo con el balón, asociarse, y eso es importante para el juego que queremos. Es uno de los rivales difíciles que tenemos que marcar bien el sábado y esperemos que no sea su mejor día.