Presentación

El Disneyland de Odriozola

Odriozola besa el escudo del Real Madrid. / Foto: Rodrigo Jiménez (Efe) | Vídeo: Atlas

El donostiarra promete «trabajo, humildad y sacrificio» para ganarse un sitio en el once del Real Madrid a las órdenes de Lopetegui, gran valedor de su fichaje

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

«El Madrid es el club más grande del mundo y de la historia, por lo que no se le puede decir que no. Es como cuando de niño te dice tu padre si quieres ir a Disney». Así explicaba Álvaro Odriozola los motivos que le llevaron a escoger el club de Concha Espina como nuevo destino profesional. Allí aspira a «crecer como jugador y como persona», optando a ganar «todos los títulos posibles» para cumplir «el sueño de todo futbolista» que es, dijo, «triunfar en el Real Madrid».

El donostiarra inició este miércoles la andadura en pos de ese sueño al ser presentado en el palco de honor del Santiago Bernabéu como nuevo integrante de la plantilla del trece veces campeón de Europa, escenario en el que reconoció que el último año y medio ha sido para él como «un guión de película». Hace diecinueve meses se fajaba en los campos de Segunda B con el 'Sanse' y ahora pisa el césped del coliseo de Chamartín, donde defenderá la elástica blanca con el dorsal '19', el mismo que llevaba en la Real Sociedad y que hereda del internacional marroquí Achraf Hakimi, que jugará las dos próximas campañas en el Borussia Dortmund en calidad de cedido, dejando un hueco en el plantel que cubrirá el canterano 'txuri-urdin' para pelear por el puesto de titular con Dani Carvajal.

Una competencia con quien ya fue su compañero de concentración durante el Mundial de Rusia que no atemoriza al precoz guipuzcoano, al que Florentino Pérez describió como «una de las revelaciones más importantes del fútbol español y europeo». «El mayor reto es triunfar en el Madrid. Vengo a cumplir ese reto y dar el cien por cien», apuntó en la rueda de prensa que ofreció tras su presentación, en la que prometió «trabajo, humildad y sacrificio» para que su trayecto y el del Real Madrid «sean un camino de éxitos». «Cuando uno viene al Real Madrid sabe que se enfrenta a la mayor de las competencias», enfatizó el vasco, que remarcó que Carvajal es «un referente» para él pero que avisó de que llega para «pelear por el puesto».

Más información

A sus 22 años, el internacional español es plenamente consciente de las exigencias que tendrá que afrontar, dimanantes del club al que pertenece y por el que se ha comprometido durante las seis próximas temporadas. «Sé que al vestir esta camiseta lo único que vale es ganar», proclamó bajo la atenta mirada de su familia, que quiso acompañarle en uno de los días más importantes de su vida. «No voy a dejar pasar esta oportunidad», auguró un futbolista al que, como recordó Florentino Pérez, quisieron «clubes muy importantes» pero que «tenía muy claro dónde quería jugar». Odriozola se decantó, enfatizó el dirigente, por el «club más exigente», lo que demuestra su «ambición» y «gen ganador».

El lateral dio por buenas las palabras del presidente del Real Madrid en la rueda de prensa, en la que no estuvo escoltado, como suele ser habitual en estos casos, por Emilio Butragueño, director de Relaciones Institucionales de la entidad, sino por Álvaro Arbeloa, embajador de la misma. «Me considero una persona muy ambiciosa y este es el mayor reto posible», dijo en presencia de quien ocupase su misma demarcación.

Hombre de confianza de Lopetegui

Odriozola llega al Real Madrid tras disputar 57 partidos con la Real Sociedad. Debutó en Primera con el conjunto 'txuri-urdin' el 16 de enero de 2017, en un choque ante el Málaga. Pero fue en la campaña 2017-2018 cuando se consagró, repartiendo cuatro asistencias y siendo fundamental en los planes tanto de Eusebio Sacristán como de Imanol Alguacil, que sustituyó al vallisoletano en marzo. Unas actuaciones que le ayudaron a derribar la puerta de la selección española.

El lateral diestro, que había debutado con la sub-21 en marzo de 2017, convenció a Julen Lopetegui para que le diese la alternativa con los 'mayores' en octubre de ese mismo año. El técnico de Asteasu le reclutó para el partido ante Albania, en el que la victoria de la selección española, sumada al empate cosechado por Macedonia ante Italia, certificó la clasificación de La Roja para el Mundial de Rusia. Odriozola partió como titular en aquel duelo disputado en el Rico Pérez de Alicante y dejó su sello con una asistencia a Thiago que permitió al futbolista del Bayern de Múnich poner el definitivo 3-0 en el marcador. Desde entonces, el carrilero contabiliza cuatro internacionalidades con la absoluta, con la que se estrenó como goleador en el amistoso ante Suiza que constituyó el penúltimo ensayo para la Copa del Mundo, batiendo con un latigazo desde la frontal del área a Sommer en el minuto 29.

Lopetegui, con el que se reencuentra en el Real Madrid, le incluyó en la lista para el Mundial, en el que no pudo estrenarse, ya a las órdenes de Fernando Hierro. La tempestuosa salida del preparador guipuzcoano de la selección acabó siendo definitiva para su fichaje por el campeón de Europa, que llevaba meses siguiendo sus evoluciones. Precisado de un relevo de garantías para Carvajal, Lopetegui dio el empujón final para la incorporación, amarrada el pasado 5 de julio, del lateral, un puñal por la banda derecha que hace honor con sus fulgurantes subidas a los velocistas que creció admirando y que dejó con su salida unos 30 millones de euros, más cinco en objetivos, en las arcas de la Real Sociedad.

«Le estoy eternamente agradecido por darme la oportunidad de jugar un Mundial y estoy muy contento de que sea mi entrenador. He estado con él esta mañana y me ha transmitido que voy a tener toda la confianza del mundo, que tengo que dar el máximo y que es un club grande, con una exigencia brutal, por lo que no valen las medias tintas. Es un especialista en transmitir al grupo su mensaje», indicó Odriozola sobre quien volverá a tutelarle desde el banquillo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos