«Nos lo tenemos que creer»

Las representantes de Irun Aloja confirman esa tendencia positiva en cuanto a datos de ocupación hotelera: «están al alza», afirmó María Fernández de Valderrama. Además, añadía, esto «no sólo es positivo para nosotros sino para todo el mundo». A hoteles como el Atalaia están llegando turistas del entorno más cercano: «viene mucha gente de Pamplona, Bizkaia, de la zona de Gasteiz...». Es un turismo que «gasta e invierte en la ciudad», aseguraba María Fernández de Valderrama, que apostó por fomentar porque «nuestros clientes consuman en los establecimientos de la zona». Y para eso, señalaba, es indispensable que los propios ciudadanos utilicen los recursos que existen en Irun: «nos lo tenemos que creer, porque creyéndotelo lo expresas mejor».

Susana Sáenz de Urturi añadía que Irun no es sólo «una ciudad de paso» sino que «tiene personalidad propia y recursos para que los visitantes tengan actividades que realizar en ellas». Además de los propios turistas, recordó que por los hoteles de Irun pasan también muchos peregrinos que inician aquí el Camino de Santiago y que optan por alojarse en hoteles.