«Ver a tanta gente nos refuerza y hace que nos sintamos apoyados»

Imagen de la concentración de este lunes./Morquecho
Imagen de la concentración de este lunes. / Morquecho

Cientos de vecinos de Elgoibar mostraron su repulsa por la muerte de Pablo Acuña, en una concentración a la que acudieron sus hermanas

AITOR ZABALA

Cientos de elgoibartarras se concentraron este lunes en la Kalegoen para mostrar su repulsa por el asesinato de Pablo Acuña Albir la madrugada del sábado. Familiares y amigos de la víctima se vieron arropados por sus convecinos como respuesta al llamamiento de la Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Elgoibar para concentrarse en esta céntrica plaza para denunciar su muerte y «reivindicar la apuesta por una sociedad libre de todo tipo de violencias».

Minutos antes de las 19.00 horas, la gente se fue agolpando en la plaza. En los arcos de la casa consistorial un pequeño altar presidido por la fotografía de un sonriente Pablo Acuña y un texto escrito sobre una tela en la que se podía leer 'Ayúdame a volver a mi país. Pablo Albir', apelaba a la solidaridad de la gente para poder repatriar el cuerpo a su Nicaragua natal . «Es un coste muy importante. Hacen falta alrededor de 8.000 euros para poder llevar a Pablo a su país. Hemos colocado unas pequeñas huchas en distintos establecimientos para ver si con el apoyo de la gente lo podemos conseguir», manifestó uno de los amigos de la familia del nicaragüense fallecido tras la agresión de su compatriota.

Morquecho

El tañido de una campana de la parroquia de San Bartolomé anunció la llegada de las 19.00. Las personas presentes en la plaza se concentraron formando un círculo en un solemne silencio, solo roto por los niños que se divertían en el frontón, ajenos a lo que se estaba viviendo a pocos metros de donde ellos jugaban. Las dos hermanas de Pablo asistieron al acto arropadas por familiares y amigos que les dieron consuelo en todo momento. Cerca de ellas, representantes de la corporación municipal mostraban de manera silenciosa su solidaridad con la familia así como la repulsa de este acto de violencia junto a cientos de vecinos de Elgoibar.

La familia ha iniciado una campaña de recogida de fondos para repatriar el cuerpo a Nicaragua

«Sentí que tenía que venir para pedir justicia y también para que no se cometan más atrocidades»

Al igual que anunció el inicio de la concentración, el tañido de una campana marcó su final, junto con el aplauso de los concentrados. Un grupo de jóvenes encendió unas velas como homenaje, mientras el resto de la concentración se disolvía. Entre los concentrados había muchos compatriota de Pablo Acuña, como William. «Sentí que tenía que venir para pedir justicia, y también para que no se cometan más atrocidades de este tipo. Hemos venido a trabajar, a buscar lo mejor para nuestras familias. Este país nos ha acogido y ver la respuesta de la gente que ha acudido a la concentración hace que nos sintamos bien, porque vemos que tenemos apoyo». A su lado, Elisabeth agradecía también la respuesta de los elgoibartarras al asesinato de Pablo, al que ella llamaba Pablito y del que todavía hablaba en presente, como si no se hubiera ido. «Conozco a Pablito de toda la vida. Somos vecinos del pueblo y del barrio. Hemos vivido una situación muy triste, pero nos vamos de la concentración más apoyados. Ver a tanta gente nos refuerza y hace que no nos sintamos tan solos».

Más