El papel, una marca de calidad

Retratados. Los premiados en las distintas secciones, juntos al final de la entrega de premios./
Retratados. Los premiados en las distintas secciones, juntos al final de la entrega de premios.

Portalea acoge ya la exposición de fotos participantes en el Indalecio Ojanguren | El irunés Andrés Indurain ganó el premio de honor de esta edición con unos duetos de fotografías musicales

Félix Morquecho
FÉLIX MORQUECHO EIBAR.

Las paredes de la casa de cultura Portalea acogen ya las imágenes de la edición número 31 del Certamen Indalecio Ojanguren de fotografía. La entrega de premios dio el pistoletazo de salida a una muestra con presencia importante de autores locales, pero con muchas otras fotos llegadas desde distintos puntos de la geografía española. Las imágenes imprimidas en papel viajaron hasta Eibar, y precisamente ese material es el que marca una diferencia.

El concurso eibarrés no ve un crecimiento importante en el número de participantes, y será difícil que lo haga por un motivo. Es uno de los pocos que se aferran al requisito de enviar las fotografías en papel, cuando muchos otros recurren al formato digital. Esas fotos virtuales ofrecen una gran facilidad a los concursantes, que pueden enviar sus fotos a través de la red. «Pero el proceso de la foto acaba cuando vemos una copia en papel. Ahí es donde se aprecian las texturas y los tonos finales» señalan desde la organización. «Imprimir es una técnica muy complicada», y ahí es donde la calidad se impone sobre la cantidad. Esta edición del concurso contó con 46 participantes. Muchos de ellos presentaron dos colecciones de fotografías, una en color y otra en blanco y negro, el máximo permitido en las bases. «Y en la primera vuelta se descartaron muy pocas fotos porque la calidad, en general, ha sido muy alta».

Eukene Olague Fullaondo, Benito Cantero Capez e Iñaki Marcaida Astoreca fueron los encargados de juzgar las fotografías y al final eligieron como ganadora la colección 'Imaginando' de Andrés Indurain. El fotógrafo de Irun ya ganó en 2014 y en esta ocasión concursaba con unas composiciones de dos tomas, una de partituras y otra de intérpretes. «Creí que las dos imágenes se complementaban bien» apunta el autor. Como miembro de una generación formada en la fotografía analógica Indurain se reconoce en una toma tranquila, «una fotografía lenta». Recibir el premio le deja un gran sabor de boca aunque relativiza. «Ganar o no es algo incontrolable, pero estar dentro de los finalistas es importante, porque en este concurso hay fotografías muy buenas».

Portalea acoge una exposición con las fotografías premiadas y una selección de las participantes, que se puede visitar hasta el 18 de noviembre en horario de 18.30 a 20.30 horas de martes a domingo. Están las obras premiadas del eibarrés Juan Antonio Palacios, el alicantino José López Giménez, el malagueño Juan Miguel Cervera y el irunés Oskar Gascón, además de las de Aitor Arana (Gernika), Carlos Romero (Ondarroa), Oscar Manso (Vitoria), y los locales Jesús Mari García Nieto, Markel Ruiz Aranceta y Pedro Arriola.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos