¿Y si Halloween no es 'sabor barbacoa'?

Una sábana, dos agujeros, una cuerda. Lo mínimo para participar no es demasiada infraestructura. / FOTOS FÉLIX MORQUECHO
Una sábana, dos agujeros, una cuerda. Lo mínimo para participar no es demasiada infraestructura. / FOTOS FÉLIX MORQUECHO

La creciente celebración de la noche de ánimas se completó ayer con salidas espontáneas | Una convocatoria reunió a escolares y sus familias en el parque de Jazinto Olabe

Félix Morquecho
FÉLIX MORQUECHO EIBAR.

La opinión general sobre las celebraciones de la noche del 31 de octubre varía en función de la edad. Muchos adultos se hacen los suecos recordando que lo único que han vivido de niños en esa fecha era que al día siguiente tocaba visitar el cementerio. Por contra, los más pequeños solo ven calabazas, disfraces y chucherías, un cien por cien de atractivos. Sin embargo, la creencia de que se trata de una tradición llegada desde Estados Unidos se topa con los recuerdos de los más mayores, entre los que algunos recuerdan que hace casi un siglo se podían encontrar nabos o calabazas vacíos con una vela dentro en algún recodo del camino. ¿Y si halloween se desviste de ese acento norteamericano? ¿Y si no es 'sabor barbacoa'?

No son pocas las iniciativas que se desarrollan en distintos puntos de la geografía vasca para ofrecer una 'noche de ánimas' que no siga el estereotipo estadounidense. Eibar es un ejemplo, ya que en los últimos tiempos se han dado pasos en ese sentido. El carácter rural de esta fiesta se remarcó el año pasado con la salida de un grupo por algunos caseríos de la localidad. Ayer, este juego llegaba hasta el centro, con una sencilla convocatoria que animaba a acudir al parque de Jazinto Olabe disfrazado con trapos o telas viejas.

La cita animaba a aprender una canción, algo que podrá consolidarse o no con el paso de los años. Frente a las propuestas más comerciales se animaba a disfrazarse con cosas de casa, sábanas, trapos o telas viejas. Tanto este grupo como muchos otras cuadrillas se repartieron en la tarde-noche de ayer por todo Eibar, acercándose sobre todo a establecimientos para pedir chucherías. El paso de los años definirá qué se impone en esta celebración, si el gusto por el producto kilómetro cero o el 'sabor barbacoa'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos