Aitor Buendía (Periodista): «Cada consumidor está tomando decisiones que son importantes»

Aitor Buendía en una de sus frecuentes visitas a Eibar./FÉLIX MORQUECHO
Aitor Buendía en una de sus frecuentes visitas a Eibar. / FÉLIX MORQUECHO

El eibarrés fue reconocido con el Premio Euskadi de gastronomía a la mejor labor periodística

Félix Morquecho
FÉLIX MORQUECHOEIBAR.

No es difícil verle cerca de los fogones o incluso de las huertas, pero Aitor Buendía (Eibar, 1969) sigue considerándose periodista deportivo. Sin embargo, su labor de difusión del producto de cercanía y de temporada al frente del programa 'La ruta slow', primero en Radio Vitoria y después en Radio Euskadi, le ha hecho merecedor del Premio Euskadi de gastronomía a la mejor labor periodística, un reconocimiento que otorga el Gobierno Vasco a propuesta de la Academia Vasca de Gastronomía.

-Ha recibido un reconocimiento a una labor periodística en un terreno muy concreto como la gastronomía, pero antes de todo eso...

-Hay que ser sincero, antes de todo eso siempre he sido y todavía me considero periodista deportivo. Creo que los periodistas deportivos tenemos la capacidad de hacer de todo. Si pones a un periodista de política o de gastronomía a cubrir algo distinto le costará, pero uno de deportes tiene un toque diferente. Pero además hay algo que a mí me ha marcado mucho y me ha ayudado en este camino, que es haber mamado el ambiente del bar Ibai Ondo de Eibar. Con mis padres Mari Luz y Antonio, mi hermana Amaia y yo hemos vivido esa psicología que te da estar en la barra, pochando la cebolla, la tortilla de patata, los cafés... Ese ambiente de hostelería lo llevo grabado a fuego y eso me ha permitido ser lo que soy desde el punto de vista periodístico.

«Ese ambiente de hostelería en el bar Ibai Ondo lo llevo grabado a fuego»«Me siento orgulloso de ser de Eibar, porque es algo que va asociado a unos valores»

-Porque sus inicios no estaban ligados al periodismo gastronómico.

-Yo empecé en 1989 haciendo las regatas de San Sebastián para Radio Miramar, y a la vez fui corresponsal con temas de Eibar para Radio Popular de Loiola. En segundo de carrera un amigo me recomendó hacer prácticas y empecé en El Diario Vasco. Mis primeras crónicas fueron los resultados del torneo de fútbol aficionado de Eibar, dentro del artículo deportivo que escribía Tomás Zubizarreta. Recuerdo que mi primer día de trabajo en El Diario Vasco fue el 14 de enero de 1989.

-¡Buena memoria!

-Es que yo cumplía 20 años. Y tengo otra anécdota. El 5 de julio de ese año vinimos a la plaza de Unzaga Javier Aguirre y yo a hacer unas entrevistas sobre la situación del mercadillo, y una de las personas elegidas fue Isabel Lecumberri, que sería después mi mujer.

-Deportes, información local... ¿cómo llega su contacto como periodista con la gastronomía?

-He tenido diferentes facetas en el terreno de la comunicación, y también en el plano político siendo asesor de prensa del que era en su día alcalde de Vitoria-Gasteiz Patxi Lazcoz. Después de ese periodo, en el año 2011 me quedo un poco en standby. Entonces me surge la oportunidad de coordinar el centenario de Armeria Eskola. Me hago autónomo y a partir de ahí, sin darme cuenta, empiezo a fabricar mi nuevo perfil vinculado al mundo de la Formación Profesional. En 2012 llego a un acuerdo con EITB para hacer un programa sobre gastronomía en Radio Vitoria, 'La ruta slow', que luego se empezaría a emitir en Radio Euskadi.

-¿Ese acercamiento a la gastronomía le sirvió para conectar con su origen?

-Sí, recuerdo gratamente aquellos años en los que íbamos con mi padre a la plaza del mercado (por cierto, a ver cuándo se pone en marcha porque es una pena verla cómo está). Ese olor del pescado me trae un buen recuerdo, y la conversación con las pescaderas sobre lo que ha entrado, lo que no, luego ir a casa y cocinarlo... Son recuerdos entrañables.

-¿Qué ha encontrado en la gastronomía y el 'slow food'?

-Lo fundamental es que me ha permitido darme cuenta de la suerte que tenemos de vivir en esta parte del mundo. Todos hemos nacido aquí fruto de la casualidad, y es una suerte encontrar que a nuestro alrededor tenemos pequeños productores. Ahora te das cuenta de la labor que hacen. Si vemos nuestros prados verdes y bien cuidados es fruto de la labor que hacen los animales y del pastoreo de nuestros baserritarras. Esa idea de 'slow food' va hacia la pequeña producción, esas personas que están con sus lechugas, con sus hortalizas, con sus frutas, en un trabajo de 365 días al año que nos trae salud. Me gustaría que nuestros baserritarras fueran en la línea de lo sostenible, no arrasemos nuestros prados, cuidemos la tierra que nos va a dar buenos productos.

-Su programa tiene una filosofía muy marcada.

-Sí, existen programas de recetas, de chefs... Pero si no hay una buena materia prima es lo mismo comer en un sitio que en otro. Lo que trato de abanderar es lo que hizo en su día Carlo Petrini. En los años 80 detectó que en Italia se estaban cerrando los restaurantes de toda la vida porque se estaban abriendo cadenas de comida rápida. Se dio cuenta de que frente a ese 'fast food' está el 'slow food'. Está en nuestra mano ayudar a esa soberanía alimentaria.

-¿Recuerda cuándo empezó e interesarse por la idea de 'slow food'?

-Pues cuando me convertí en padre, tanto mi mujer como yo apostamos por dar lo mejor para nuestros hijos, y lo mejor no es ninguna cosa rara, es lo que tenemos más cerca de nosotros. Es la gran suerte de tener una agricultura como la que tenemos en nuestro entorno. El hecho de que compartan nuestra comida cuando salimos fuera de casa y no buscar algo para txikis es algo que ha reforzado ese camino.

-Su programa, en lugar de en las cocinas arranca en las huertas.

-Muchas veces caemos en decir «qué bien hemos comido», pero sin volvernos tarumba tenemos que interesarnos por lo que hemos comido. Hay que poner nombre y apellidos a los productos, de donde viene la carne, las lechugas, el queso o el pan. Es importante, en la medida de lo posible, saber de dónde viene el producto.

-Lleva años afincado en Vitoria pero no deja de ejercer como eibarrés.

-¡Soy presidente de la peña Eibar-Gasteiz!

-Y cofrade...

-Cofrade de mérito de la Cofradía del Bacalao de Eibar. Como decía aquel lema, Eibar es punto y aparte (ríe). El carácter de las eibarresas y los eibarreses no lo encuentro en ningún otro lado. Yo llevo más de veinte años viviendo en Vitoria, mi mujer es eibarresa y mis hijos son vitorianos, y nos sentimos muy bien acogidos. Vitoria es una ciudad magnífica y estoy encantado. Pero me siento muy orgulloso de ser de Eibar y no lo oculto, porque va asociado a unos valores. En el tiempo que estuve ligado a Armeria Eskola una persona que me influyó mucho es Joxe Mari Ulazia Ibarzabal, con ese énfasis en cumplir, con el respeto a la palabra dada, 'ondo egindako lana', el trabajo bien hecho, la disciplina, la responsabilidad, ser gente abierta, solidaria... En ese sentido Eibar es un ejemplo, basta ver cómo se ha abierto a las personas refugiadas. ¡Cómo no te vas a sentir orgulloso! Recordar que aquí el patrón y el trabajador han ido juntos a tomar chiquitos es importante. Son cosas que he mamado y se lo intento inculcar a los hijos, uno ha salido del Eibar y otra del Alavés, ¡perfecto!

-¿Qué sensaciones le produjo el premio?

-Lo primero fue sorpresa. Después vino un sentimiento de respeto, es un premio importante y pensaba, ¿no habrá compañeras y compañeros que lo estarán haciendo tan bien o mejor? Pero después mi mujer me recordó que ya voy para los cincuenta, y es verdad que llevo años en esto. Por eso me invadió una sensación de orgullo, de agradecimiento al Gobierno Vasco y a la Academia Vasca de Gastronomía, y me fijo en la familia, que es la que se ve afectada por tener que ir de un lado a otro. Y en segundo lugar destaco a los baserritarras, a los arrantzales, a quienes se preocupan de que tengamos buenos alimentos en la mesa. Y más allá de marcas como 'slow food' y otras, cada persona tiene en su mano poder cambiar las cosas en este mundo. No preguntemos qué pueden hacer los grandes políticos. Cada uno de nosotros como consumidor está tomando decisiones que son importantes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos